Ir a contenido

GALARDÓN A LA LIBERTAD DE CONCIENCIA

Dos opositores iranís encarcelados reciben el Premio Sajarov

El Parlamento Europeo lanza un mensaje de crítica al régimen de Ahmadineyad

El Parlamento Europeo (PE) ha entregado el miércoles el premio Sajarov a la Libertad de Conciencia 2012 a los opositores iranís Nasrin Sotoudeh y Jafar Panahi, aunque no pudieron recogerlo ya que están encarcelados en Irán.

"Estos dos asientos vacíos simbolizan la represión del régimen iraní con sus ciudadanos", ha dicho la Premio Nobel de la Paz en 2003 Shirin Ebadi, al recibir el galardón en nombre de los dos activistas iraníes.

Junto a ella ha recogido el galardón el cineasta franco-griego Costa Gavras, así como el activista y abogado por los Derechos Humanos Karim Lahidji; la hija de Panahi, Solmaz, y el crítico de cine y director de la Filmoteca francesa, Serge Toubiana.

La premio Nobel leyó una carta de agradecimiento escrita por Sotoudeh, que ha terminado una huelga de hambre por la prohibición de movimiento aplicada recientemente a su hija de 12 años.

La ganadora ausente del Sájarov se ha comprometido en su misiva a dedicar el premio "a todos los presos políticos de Irán y del mundo" y ha lamentado que "no son suficientes los mecanismos de la sociedad internacional para los activistas por los derechos humanos en Irán". "La lucha por los derechos humanos no se acabará aunque nos lleven a la cárcel. La antorcha de libertad nunca se apagará", ha leido Ebadi del escrito de la activista.

El cineasta Costa Gavras ha pronunciado un discurso de agradecimiento enviado por el cineasta Panahi, quien dedicó el galardón a "todos los luchadores anónimos por la libertad, a todos los que luchan por la paz en el mundo entero".

El presidente del PE, Martin Schulz, ha señalado que la Eurocámara concedió el premio a los dos opositores "porque no es indiferente a la realidad en Irán". Schulz ha pedido al régimen iraní "que libere a Sotoudeh y Panahi sin condiciones y sin demora".


Tras los discursos, se depositaron los dos diplomas que acreditan el premio Sájarov sobre dos sillas vacías y, con el hemiciclo puesto en pie, sonó "la Oda a la alegría", el himno europeo, momento en que Ebadi no pudo retener las lágrimas por la emoción.