Ir a contenido

Alemania se abstendrá en la votación de la ONU sobre Palestina

La inesperada posición de Berlín constituye otro triunfo diplomático para Abbás

Alemania se abstendrá hoy en la votación de la Asamblea General de la ONU sobre el reconocimiento de Palestina como Estado observador no miembro. La posición alemana, anunciada esta mañana por el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, ha causado cierta sorpresa y constituye un importante triunfo para el presidente palestino, Mahmud Abbás. Berlín, firme aliado de Israel y siempre reacio, por razones históricas obvias, a hacer nada que pueda interpretarse en detrimento del Estado judío, había dado a entender anteriormente que votaría en contra.

"No hemos tomado esta decisión a la ligera. Alemania comparte el objetivo de un Estado palestino, pero los pasos decisivos hacia la estatalidad real solo pueden ser el resultado de las negociaciones entre israelís y palestinos", ha afirmado Westerwelle.

Con la abstención alemana, es posible que la República Checa, de quien también se esperaba un voto contrario, adopte la misma posición y que, al final, ninguno o prácticamente ningún país de la Unión Europea vote en contra. La gran incógnita es aún si el Reino Unido votará a favor o se abstendrá. Para emitir un voto favorable, Londres pide a los dirigentes palestinos un compromiso firme de regresar inmediatamente después a la mesa de negociaciones con Israel sin precondiciones (es decir, la renuncia a pedir la congelación de la construcción en los asentamientos como condición previa para negociar) y el compromiso de que presentarán demandas contra cargos israelís en el Tribunal Penal Internacional de La Haya. 

Israel tiene solo garantizado que votarán en contra, además de él mismo, EEUU, Canadá, las islas Marshal y Micronesia. Los cálculos indican que Palestina obtendrá unos 150 votos favorables de los 194 miembros de la ONU.

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, ha reiterado esta mañana que "la decisión de la ONU no cambiará nada sobre el terreno". "No adelantará la creación de un Estado palestino, la alejará. Nuestra mano (...) siempre estará tendida a la paz, pero no se levantará un Estado palestino sin que Israel sea reconocido como el Estado del pueblo judío", ha añadido.