Ir a contenido

PROYECTO ELECTORAL EN ORIENTE PRÓXIMO

Las palestinas del cambio

Once vecinas de Hebrón forman un partido solo de mujeres para las municipales

ANA ALBA
HEBRÓN

«El 80% de los estudiantes universitarios de Hebrón son mujeres, pero muy pocas trabajan», afirma Maysoun Qawasmi, periodista de la agencia de noticias palestina Wafa y cabeza de la lista electoral de Participando, podemos, integrada por 11 mujeres y que luchará por hacerse con alguno de los 15 asientos del Consejo Municipal de Hebrón (Cisjordania) en las municipales del 20 de octubre. Las estadísticas revelan que solo trabaja el 10% de las mujeres en esta ciudad, considerada la más conservadora de Palestina, donde viven 250.000 palestinos y 800 colonos judíos.

«Muchos hombres ven bien que sus mujeres trabajen, pero en empleos considerados femeninos, como la enseñanza. Se trata de ir más allá, de que las mujeres trabajen como los hombres en todos los puestos», dice Qawasmi, musulmana, «feminista y secular», aunque se cubre la cabeza desde la segunda intifada «por respeto a los muertos».

Qawasmi recibió el lunes en casa a sus compañeras de lista, entre las cuales hay una ingeniera, una empresaria, una periodista -la más joven, de 26 años- y una maestra para tratar sobre su programa y la estrategia electoral. «No tenemos financiación de ningún tipo, así que no podemos ni editar carteles. Hacemos una campaña de puerta a puerta, intentando convencer, en primer lugar, a las mujeres de que nos voten», explica Qawasmi, hija de refugiados palestinos de Jaffa, nacida en Jordania hace 43 años. «Estudié en Beirut y vivo en Hebrón desde hace 21 años. Llegué en la primera intifada porque mi sueño era volver a Palestina».

Las 11 integrantes de la lista, la única exclusivamente femenina en el mundo árabe, quieren convencer a los vecinos de Hebrón y a su sociedad, patriarcal y machista, de que están tan capacitadas como los hombres para dirigir la ciudad. Aseguran que sus maridos las apoyan y confían en que conseguirán «muchos votos masculinos», subraya Amal Ollama Hosam, trabajadora social de 40 años cuyo marido «está orgulloso» de que se presente a los comicios, que se celebrarán por primera vez en 36 años. «Muchos hombres están con nosotras, especialmente los jóvenes, quieren que las cosas cambien pero no se deciden y creen que podemos lograrlo nosotras», dice Qawasmi.

Sorpresa de Abás

Las últimas elecciones municipales fueron en 1976 y las ganó el suegro de Qawasmi, Fahd Qawasmi. «Fue el mejor alcalde de Hebrón y ahora me apoyaría», dice la aspirante a alcaldesa, madre de tres hijos. Qawasi estaría muy satisfecha si obtuviera el apoyo del presidente palestino, Mahmud Abás, a quien cree «sorprendido» por la iniciativa femenina de Hebrón, pero dice que los partidos las ven «como una amenaza». Ella defiende el hecho de concurrir en una lista independiente, «nada de partidos, te quitan libertad», asegura.

Las candidatas confían en obtener al menos tres asientos en el Consejo. «En todas las listas hay una cuota del 20% de mujeres, son 3 de 15, si además nosotras conseguimos 3 escaños, seríamos 6 mujeres y podríamos cambiar las cosas», señala. «Lograremos cambios si tenemos poder y conseguimos que no sea necesario hablar de hombres y mujeres sino de personas», sentencia Qawasmi.