01 jun 2020

Ir a contenido

Una fiesta de cumpleaños convocada en Facebook acaba con 4.000 asistentes, 34 detenidos y 29 heridos

Una chica de 16 años hizo en Holanda por error una invitación masiva a través de la red social

La policía tuvo que acordonar la vivienda y la familia tuvo que ausentarse de casa para evitar la avalancha de gente

Methe cumplía 16 años este viernes y quería hacer una fiesta de cumpleaños por todo lo alto. Con sus amigos, la familia, lo habitual. Pero se le ocurrío la idea de convocar a los asistentes a través de Facebook, con todos los datos para encontrar su casa, emplazada en el tranquilo pueblo de Haren, en Holanda. El resultado es que la invitación, no marcada como fiesta privada, terminó en una invitación a miles de personas, que empezaron a responder afirmativamente a la convocatoria.

A pesar de que la invitación y la fiesta fueron anuladas rápidamente, el pueblo holandés de Haren (norte del país) ha vivido una de las jornadas más movidas que se recuerdan, similar al que se describe en la película americana 'Project X', donde una fiesta multitudinaria convocada en las redes sociales acaba fuera de control.

Detenidos

La fiesta de Haren se ha saldado con 34 detenciones y 29 heridos leves, entre ellos tres policías, según los últimos datos ofrecidos por fuentes policiales. A la localidad acudieron en la noche del viernes entre 3.000 y 4.000 jóvenes en respuesta al invitación de Methe, que obviamente se marchó con su familia para evitar a la muchedumbre anónima. 

La concentración acabó en enfrentamientos entre la policía y los jóvenes, que tiraron bicicletas, botellas, piedras y petardos, a lo que las fuerzas policiales respondieron con gases lacrimógenos y bombas de humo. Sobre las 03.00 de la madrugada hora local (01.00 GMT) la policía consiguió disolver a los jóvenes, que además ocasionaron destrozos en escaparates y garajes de casas, desvalijaron un supermercado y destruyeron señales de tráfico y postes de la luz.

El alcalde de Haren, Rob Bats, calificó en una rueda de prensa de "chusma" a los causantes de los disturbios y afirmó que eran "muy violentos" y estaban "bien preparados". "Han ido a buscar la confrontación de una manera consciente. Incluso en el peor de los casos, no esperábamos esto", señaló, y lamentó que los habitantes y comerciantes de la zona hayan asumido "todo el destrozo y el susto". En su opinión, las autoridades no subestimaron la situación.

Investigación de los hechos

El Ayuntamiento de Haren (una localidad de unos 18.000 habitantes) ha invitado a través de su página de internet a los vecinos a que presenten denuncias y entreguen a la policía fotografías o vídeos para poder reclamar responsabilidades a los autores de los destrozos.

Por su parte, el comisario jefe de la localidad de Groningen, Oscar Dros, aseguró que "la violencia contra la policía fue extrema". "Al principio optamos por una actuación amistosa, pero nos sorprendió que un grupo empezase con ataques de manera brutal. En un momento cambió de golpe la situación, y la policía y agentes locales tuvieron que ser sustituidos por los antidisturbios", informó.

En total, se movilizaron 500 efectivos, entre agentes de la policía local y antidisturbios. La fiscalía ya ha anunciado que va a abrir una investigación, en la que van a participar 500 detectives.

Estado de alarma

Las autoridades locales habían decretado el estado de alarma para poder hacer frente a la situación, ya que unas 10.000 personas habían anunciado que acudirían a la fiesta en mensajes a Methe, a través de Facebook.

Así, se cerró la calle de la residencia de la adolescente, se advirtió en internet de que no iba a haber fiesta alguna, se cercó con policía la casa de la familia -que previamente había abandonado su domicilio-, y más tarde se tomaron medidas preventivas como el cierre de la salida de la autopista al pueblo para evitar que llegase más gente.

No es la primera vez que sucede algo semejante. El año pasado, 1.400 personas acudieron en Alemania a una fiesta de cumpleaños de una adolescente a la que se habían apuntado unos 10.000 jóvenes, y que finalmente transcurrió sin incidentes graves.