24 oct 2020

Ir a contenido

EL CAMBIO POLÍTICO EN FRANCIA

El nuevo Gobierno francés incorpora al barcelonés Manuel Valls en Interior

La responsable del Partido Socialista Martine Aubry no está en el Ejecutivo

ELIANNE ROS / París

El nuevo primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, ha anunciado esta tarde la composición del Gobierno del país, que incluye al exprimer ministro Laurent Fabius y al barcelonés Manuel Valls al frente, respectivamente, de Exteriores e Interior. El Ejecutivo incorpora también a Pierre Moscovici como ministro de Economía y Finanzas. El Gobierno contará con 34 miembros, entre ministros y secretarios de Estado, frente a los 32 del anterior Ejecutivo de François Fillon.

El nuevo Gabinete incluye también a otro hombre de la máxima confianza del presidente François Hollande, Michel Sapin, como ministro de Trabajo. Arnaud Montebourg, representante del ala más izquierdista del Partido Socialista, ocupará la cartera de Reindustrializacidón. En la lista no figura la máxima responsable del Partido Socialista (PS), Martine Aubry, quien había figurado en las quinielas como previsible primera ministra.

El primer ministro francés, el socialista Jean-Marc Ayrault, ha asegurado que el crecimiento económico es responsabilidad tanto de Francia como del resto de los dirigentes europeos, en sus primeras declaraciones tras conocerse la composición de su Gobierno. Durante una entrevista en la cadena France 2, Ayrault indicó al respecto que la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, "decía hoy que no se puede continuar sin crecimiento".

Los objetivos del Gobierno

El nuevo primer ministro francés, adelantó que el objetivo del nuevo Ejecutivo francés es "enderezar" las cuentas públicas sin romper el equilibrio, por lo que se buscará "un ahorro" para financiar cada medida que se proponga. Ayrault ha destacado que por primera vez en la historia de la política francesa el Gobierno refleja "el cambio que los franceses quieren" y ha adelantado que la primera medida que tomará será bajar su sueldo y el de los ministros un 30% y obligarles a que no tengan otra responsabilidad que no sea la del cargo que ocupan.

"Por mis orígenes populares, siempre he luchado contra las injusticias", ha agregado el jefe del Gobierno, quien ha asegurado que buscar el foco mediático no forma parte de su carácter y se definió como alguien que quiere "ser útil a los franceses" a través del "deber" y el "honor" del puesto que ocupa. Preguntado por la ausencia en el Ejecutivo de la líder de los socialistas franceses, Martine Aubry, que era uno de los nombres que sonaban para dirigir el gabinete, Ayrault ha aplaudido que, a pesar de la decisión favorable para él del presidente François Hollande, ella haya decidido "ponerse al servicio" del partido para hacer campaña de cara a las elecciones legislativas de junio.