Ir a contenido

RIESGO SANITARIO Y ECOLÓGICO EN ITALIA

Las basuras amenazan de nuevo la salud en la región de Nápoles

Los clanes de la Camorra controlan un negocio anual de 6.000 millones de euros

ROSSEND DOMÈNECH
ROMA

Las mafias de las basuras y la irresponsabilidad ecológica de muchos ciudadanos y administradores han puesto en riesgo la salubridad de la región de Campania (Nápoles). La Unión Europea ha amenazado con sanciones al Gobierno de Roma por su ineficacia.

Día tras días, 8.000 toneladas de basura de todo tipo se acumulan en las calles, plazas, carreteras periféricas y recovecos de los caminos, hasta alcanzar los dos metros de altura, porque no existen vertederos disponibles y ningún municipio los quiere en su territorio. Hastiados, los vecinos les prenden fuego y con la combustión se producen dioxinas y otros venenos que viajan por el aire.

MANO DURA

Frente a una situación que de un momento a otro podría provocar una de las mayores catástrofes ecológicas del país, las autoridades centrales decidieron el miércoles aplicar mano dura contra quienes impidan la apertura de los vertederos, aunque la cuestión de fondo es que los que existen ya están repletos y los municipios no dejan abrir nuevos ni construir otro tipo de eliminación más moderna y menos agresiva con el medioambiente.

Avalado por algunos grupos ecologistas y políticos nacionales, la semana pasada se llegó al absurdo de prestar atención a la oferta de una empresa alemana que propuso eliminar toda la basura de Nápoles y cercanías transformándola en electricidad, como sucede en regiones del norte de Europa. El proyecto fue tomado en consideración el pasado verano por las autoridades. Ahora viajan a aquel país 2.000 toneladas diarias de basura (la mitad de las proyectadas), al astronómico precio de un millón de euros por día.

Después de la crisis del verano, la situación empeoró el pasado 31 de diciembre cuando el último vertedero cerró porque estaba repleto. Inmediatamente, la ciudad de Nápoles dejó de recoger su basura y lo mismo hicieron las otras capitales de la región, como Salerno, Avellino y Caserta, que por ley habrían tenido que abrir con anterioridad otros lugares idóneos.

MANIFESTACIÓN DE MADRES

Ante la acumulación de desechos, gente de algunos municipios, principalmente madres con sus hijos, se echaron a la calle para impedir que se reabrieran temporalmente vertederos ya saturados. La prensa y las autoridades dicen veladamente que los responsables de la situación son las mafias de las basuras, todas ellas de la Camorra.

Según fuentes oficiales, el negocio de la basura es gestionado por ocho clanes mafiosos, que con los años han creado 140 vertederos ilegales cuya facturación alcanza los 6.000 millones de euros anuales. El escritor Roberto Saviano, autor de Gomorra, explicó ayer que "los clanes controlan todo el ciclo de la basura" y que "durante 30 años, las regiones del norte del país, con el visto bueno de la Camorra, han vertido en Campania sus residuos, incluidos los más tóxicos". Desde que se declaró la primera emergencia en 1994, se han invertido 2.000 millones de euros, cifra equivalente a 15 plantas incineradoras no construidas.