Ir a contenido

Abatido a tiros en pleno Beirut el ministro cristiano antisirio Gemayel

El Ejecutivo de Siniora y el hijo de Hariri, el primer ministro asesinado el año pasado, culpan a Siria

Damasco y Hizbulá condenan el ataque, y la ONU aprueba la creación de un tribunal internacional

JOAN CAÑETE BAYLE / JERUSALEM

En un momento político clave, un asesinato. El Líbano sigue fiel a su trágica tradición y ayer volvió a instalarse al borde del precipicio con el asesinato de Pierre Gemayel, ministro de Industria, líder cristiano y significado político antisirio. De nada le sirvió a Damasco condenar el atentado, ya que el Gobierno libanés y los políticos antisirios acusaron directamente al régimen de Bashar al Asad en un momento en el que el Ejecutivo de Fuad Siniora vive una grave crisis tras la dimisión de los seis ministros chiís. El trasfondo del conflicto es la constitución de un tribunal internacional para investigar el asesinato, el pasado año, del exprimer ministro Rafic Hariri, que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó anoche (hora española).

Gemayel, de 34 años, hijo del expresidente Amin Gemayel y nieto del fundador de la Falange Cristiana, fue asesinado cuando varios encapuchados dispararon contra el coche en el que circulaba por el barrio cristiano de Sin al Fil, en Beirut. El entierro será hoy y han declarado tres días de luto oficial. "La mano de Siria está en todas partes en este asesinato", acusó Saad Hariri, hijo del asesinado exprimer ministro y cara visible del movimiento antisirio, afirmación que apoyó el ministro de Interior, Ahmed Fatfat. Amin Gemayel llamó a mantener la calma y Siria emitió un comunicado condenando "rotundamente" el asesinato.

CONDENA MUNDIAL

La misma condena se produjo en Occidente y los países árabes, desde Francia --"odioso atentado"-- hasta EEUU --"un acto terrorista e intimidatorio"--, pasando por la UE --"el Líbano paga de nuevo un alto precio por su voluntad de vivir en paz"--, Jordania y Egipto. La milicia chií Hizbulá también condenó el asesinato, dijo que el atentado "empuja al Líbano hacia una guerra civil" y acusó de haberlo cometido a aquellos que quieren dañar el futuro del país.

En la condena de Hizbulá están de acuerdo todos los actores de la política libanesa. Pero la milicia chií sostiene que quien quiere "dañar el futuro del Líbano" son EEUU e Israel a través del Gobierno de Siniora y de los dirigentes antisirios, y estos últimos acusan de lo mismo a Siria y a su principal valedor en el Líbano, Hizbulá. Con este reparto de cartas, el asesinato de Gemayel pone en el disparadero a Siria, cuyos servicios secretos son los principales sospechosos del asesinato de Hariri.

SEIS DIMISIONES

Este asesinato sucede en un delicado contexto. Hace dos semanas, los ministros chiís del Ejecutivo de Siniora dimitieron a causa del desacuerdo sobre un Gobierno de unidad nacional en el que Hizbulá exigía derecho a veto. Más allá, subyacía que Siniora había recibido el borrador de la propuesta de la ONU para constituir el tribunal internacional encargado de juzgar a los asesinos de Hariri. Con la dimisión de los ministros chiís, el Gobierno aprobó sin cambios el texto, inadmisible para Damasco, y que curiosamente superó ayer el trámite en el Consejo de Seguridad.

Para Hizbulá, el presidente libanés, Emile Lahud, y el resto de prosirios, un Gobierno sin presencia chií es ilegal e ilegítimo. Por ello, el líder de Hizbulá, Hasán Nasralá, ha exigido la dimisión del resto del Ejecutivo y la constitución de uno nuevo, y para lograrlo ha amenazado con manifestaciones. Siniora dice que su Gobierno es legal y está capacitado para seguir gobernando y, por tanto, para votar y aprobar textos como el borrador de la ONU. Con el asesinato de Gemayel, la dimisión o muerte --en el Líbano, nunca se sabe-- de dos ministros más inhabilitaría sin ninguna duda al Gobierno.

Por eso, en su condena del asesinato de Gemayel, Siniora añadió: "Este ataque contra un símbolo de la libertad en el Líbano nos hace tener más determinación para establecer un tribunal internacional, el único medio para detener a los criminales y proteger a los libaneses". El embajador de EEUU en la ONU, John Bolton, no pudo estar más de acuerdo: "El asesinato prueba la necesidad de lograr un acuerdo rápido para la creación del tribunal". En la mente de ambos estaba Siria y el objetivo se logró apenas unas horas después.

Temas: Beirut

0 Comentarios
cargando