Ir a contenido

Terremoto financiero

Crisis, derrota electoral y renuncias, la dura realidad del gobierno de Macri

Con la salida de Nicolás Dujovne como ministro de Hacienda, el gobierno de Argentina tiene la necesidad de retomar el rumbo económico ante la dura situación que enfrentan

El Periódico

El presidente argentino, Mauricio Macri.

El presidente argentino, Mauricio Macri. / JUAN MABROMATA (AFP)

El presidente argentino, Mauricio Macri, cerró la semana con cambios en el área económica de su gabinete para afrontar la crisis desatada tras su derrota electoral en las primarias del domingo pasado en las que se impuso con amplia ventaja el candidato presidencial peronista, Alberto Fernández.

Aunque a mediados de semana, Macri, quien aspira a la reelección en los comicios de octubre, descartó cambios en el gabinete, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó el sábado 17 de agosto su renuncia y será reemplazado por Hernán Lacunza, hasta ahora jefe de la cartera de Economía de la provincia de Buenos Aires.

En su cuenta de Twitter, Macri destacó la trayectoria de Lacunza, a quien calificó como “la persona indicada para esta nueva etapa”, al tiempo que valoró la “capacidad” y “honestidad” de Dujovne. El Gobierno argentino no informó todavía cuándo será la toma de posesión de Lacunza, quien es licenciado en Economía y, antes de dirigir la cartera bonaerense del área, fue gerente general del Banco Central y del Banco Ciudad.

El terremoto económico

Tras días de rumores sobre su salida del Gobierno, Dujovne presentó su renuncia en una carta después del terremoto financiero desatado la última semana en los mercados locales, en una reacción adversa de los inversores a la derrota del oficialismo en las primarias que alejan las posibilidades de reelección de Macri y colocan al peronismo a un paso de volver al poder.

En su misiva, Dujovne señaló que renunció convencido de que, en virtud de las circunstancias, la gestión que lidera Macri “necesita una renovación significativa en el área económica”. Una de las claves del resultado de las primarias del domingo pasado fue el voto de castigo al Gobierno por la crisis económica que atraviesa el país desde abril de 2018, con alta inflación y tasas de desempleo y pobreza en alza.

Los retos del sucesor

Lacunza, de 50 años, tendrá que hacer frente a enormes desafíos ante la devaluación del peso y la alta inflación con un alza acumulada en los primeros siete meses de este año del 25,1 %, y los expertos vaticinan que podría rondar el 50 % este año a partir de la inestabilidad desatada en los últimos días.

La bolsa acumula una caída del 30 por ciento, mientras que el valor del dólar escaló en cinco jornadas un 23,3 %. También el riesgo país de Argentina se disparó, hasta tocar el miércoles los 1.958 puntos básicos, su nivel más alto desde noviembre de 2008, para bajar luego hasta 1.644 unidades.

Otro de los desafíos de Lacunza será sostener el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Dujovne, que estuvo al frente de la cartera de Hacienda desde enero de 2017, negoció y selló con el FMI el año pasado un acuerdo a tres años para un auxilio financiero por 56.300 millones de dólares, bajo el compromiso de un fuerte ajuste fiscal.

Desde la oposición, el candidato a presidente por el Frente Despertar, José Luis Espert, le deseó lo mejor al nuevo ministro a través de un mensaje en su cuenta de Twitter en el que consideró que se trata de un buen profesional y mejor persona.

Mientras que el economista Guillermo Nielsen lamentó profundamente que Hernán Lacunza se vaya a hacer cargo de este desastre.  “Un profesional de su trayectoria y de su integridad merecería hacerse cargo en una situación más normal”, escribió en su cuenta de Twitter.

Medidas de emergencia

En la última semana, Macri ha dado un cambio de rumbo de las políticas seguidas por su Gobierno y ha anunciado una serie de medidas para paliar los efectos de la crisis económica y las turbulencias en los mercados financieros.

También anunció la congelación de los precios de los combustibles por 90 días, un aumento del salario mínimo y un alivio en los impuestos a asalariados, jubilados y pymes, y el jueves decidió quitar hasta fin de año el IVA sobre alimentos de la cesta básica y congelar las cuotas de créditos hipotecarios.

Macri, que llegó al poder en diciembre de 2015 con la promesa de controlar la inflación y erradicar la pobreza, ha asegurado que ha entendido el mensaje de las urnas y que dará la batalla en los comicios de octubre para ir a una segunda vuelta de las presidenciales en noviembre.