26 oct 2020

Ir a contenido

CONFINAMIENTO POR EL CORONAVIRUS

El volumen de residuos en el área metropolitana de Barcelona cae al nivel más bajo de los últimos 30 años

La caída se centra en Barcelona, por el cierre de tiendas, restaurantes y hoteles, y la reducción de la movilidad

En las ciudades como Badalona, Santa Coloma y L'Hospitalet, el descenso es de entre el 8 y el 10%

ACN

Un operario amontona residuos en la planta de reciclaje de Gavà y Viladecans

Un operario amontona residuos en la planta de reciclaje de Gavà y Viladecans / JOAN PUIG

El estado de alarma decretado el 14 de marzo y el correspondiente confinamiento por el Covid-19 han hecho caer la generación de residuos en el área metropolitana de Barcelona un 24% en comparación a las semanas previas. Esto sitúa el volumen de residuos a un nivel similar al que se registraba en 1989, según datos recopilados por el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), que afirma que es una disminución rápida sin precedentes.

Lo atribuye básicamente al cierre de tiendas, restaurantes y hoteles, y la reducción de la movilidad. Dos hechos que han tenido un impacto destacado en Barcelona, ​​donde el descenso de los residuos es del 25%. Hay incide especialmente la reducción de gente de fuera la ciudad que habitualmente va a estudiar o trabajar, y que ahora se queda en casa.

En las ciudades medianas, como Badalona, ​​Santa Coloma de Gramenet y L'Hospitalet de Llobregat, el descenso es de entre el 8 y el 10%. Por el contrario, los municipios más pequeños del AMB, como Torrelles de Llobregat, San Climent o Santa Coloma de Cervelló, se ha registrado un aumento de la producción de residuos de entre el 12 y el 15%. El motivo, destaca el AMB, es que tienen un porcentaje elevado de población que habitualmente trabaja o estudia fuera.

Hogares y comercios mantienen la recogida selectiva

En cuanto a la recogida selectiva, el AMB constata que en los hogares y los comercios que siguen abiertos se mantienen las dinámicas previas al confinamiento, con una tasa de separación de residuos del 38%. En este sentido, el vicepresidente de Ecología del AMB, Eloi Badia, insiste en que hay que aumentar esta cifra.

Según Badia, "la reducción de residuos mezclados recogidos ha permitido reducir la cantidad de residuos que se envían a tratamiento finalista, pero el reto es conseguir que la reanudación de la actividad económica no les haga incrementar".

En un comunicado, Badia remarca que "esto sólo se puede conseguir aumentando la recogida selectiva de las actividades comerciales y potenciando la prevención de residuos, especialmente en el sector de la restauración, con el uso de envases reutilizables y reduciendo el desperdicio alimentario".

El volumen de basura orgánica cae un 30% en Barcelona

Los residuos orgánicos son los que más han descendido, hasta caer un 30% en Barcelona y un 27% en el conjunto del área metropolitana. El motivo principal es la inactividad de bares y restaurantes, que también ha incidido en el volumen de papel y cartón, así como en el vidrio recogido. En el primer caso, baja un 26%, mientras que el vidrio cae un 21% en Barcelona y un 18% en el conjunto del territorio metropolitano.

En cuanto a los envases, los residuos disminuyen más de un 7% en Barcelona, ​​mientras que en todo el área metropolitana bajan un 3,5%. El AMB atribuye este descenso ligero parcialmente a que al inicio del confinamiento creció el uso de productos de limpieza y también fue al alza el consumo de refrescos y bebidas en las casas.

Por otra parte, respecto a los residuos recogidos en el contenedor gris -recogida no selectiva-, el descenso es del 25% en Barcelona, ​​y de un 17,5% al ​​total del área metropolitana. En relación a los residuos voluminosos, la caída es del 80%, ya que en municipios como Barcelona se ha dejado de prestar este servicio hasta la finalización del estado de alarma.

Finalmente, los residuos provenientes del vaciado de papeleras, el barrido viario y los residuos abandonados fuera de los contenedores bajan en un 38%. Las causas más probables, señala el AMB, son una presencia muy inferior de personas en el espacio público, la desaparición de la actividad turística y el cierre de los establecimientos de comida rápida.

Más noticias de Santa ColomaBadalona L'Hospitalet en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA