30 sep 2020

Ir a contenido

La pandemia del coronavirus ha cambiado la economía para siempre. El sector logístico, que agrupa a almacenes y redes de transporte, es uno de los que ha detectado ya que el confinamiento y el parón de la actividad causó cambios que han pasado a ser estructurales. El auge del comercio electrónico, que los expertos calculan que fue del 100% en algunos sectores, se ha consolidado en gran medida. El transporte parece haber alcanzado en julio ya los niveles del pasado año y las empresas confiesan que el miedo a otro cierre industrial y comercial ha incrementado la demanda de almacenes. La tendencia a fabricar más cerca del cliente o disponer de plataformas logísticas y medios de transporte eficientes se ha convertido en una cuestión estratégica.