Ir a contenido

una vecina de gràcia...

Miranda Gas, actriz: "Al cruzar Travessera de Dalt ya notas la montaña"

La actriz Miranda Gas, hija de Mario Gas y Vicky Peña, ejerce de 'gracienca' en el barrio de la Salut desde donde observa la ciudad

Carme Escales

La calle de Verdi es toda una institución en Gràcia, una especie de alfombra roja por la que desfilan los deseos más variados. Porque esta arteria vertical que atraviesa el distrito despliega a su paso reclamos de todo tipo. Su primera estrella, el cine, es el gran emblema y referente para barceloneses de toda la ciudad. Y bares, restaurantes y tiendas de moda van regando el camino en ascenso hasta la Travessera de DaltLa actriz Miranda Gas (Madrid, 1985 -nació en aquella ciudad pero a las dos semanas vino ya a Barcelona-), vecina hoy del barrio de la Salut, pisa a diario esa alfombra roja verdiniana. Es como su ascensor a casa, de subida, y de bajada. Y la sabe radiografiar muy bien.

Verdi arranca junto a la calle de Terol. "Empieza un tramo más tranquilo, y cada vez te vas sintiendo más acompañada, vas encontrando un montón de cafés, tiendecitas de artículos vintage y muchos restaurantes que dan vida", expone la actriz, en cartel en hasta el 11 de junio en La Villarroel con la obra Els tres aniversaris, de Jordi Prat .

LA PARTE ALTA DE VERDI

"A medida que Verdi asciende y se aproxima a la Travessera de Dalt, apunta su punto de fuga hacia la montaña -prosigue Gas-. Y, una vez cruzas la Travessera, las piernas empiezan a notar que estás en la montaña. Y dejas de ver teterías y tiendas fashion, Solo queda el mercado de Lesseps, un rápido, y muy pocos comercios más, una escuela de música y las casitas. El barrio se va haciendo más residencial y el ruido se va apagando", describe.

Ella vive encantada de poderse sentir en la ciudad, en Gràcia, pero disfrutar el privilegio de contemplarla con perspectiva. "Este barrio me pareció fantástico para mí, para mi salud mental y física -dice-. Porque está muy cerca del Farró, en el que crecí, y es parte de Gràcia, donde tantas horas he pasado. Pero es como otro mundo, más tranquilo, porque el bullicio queda bajo la Travessera de Dalt", dice la protagonista del telefilme Laia, dirigido por Lluís Danés, que emitió TV3.

DEL TIBIDABO AL HOTEL VELA

Las montañas y la naturaleza van asomando a medida que continúa el ascenso de Verdi. "Ves la montaña del Tibidabo y, cuando llegas arriba del todo, te giras y tienes toda la ciudad hasta el mar. Desde lo alto de la calle de Verdi queda enmarcado el hotel Vela", destaca Gas, que lleva un año instalada en esas cimas de la Salut. Y muy contenta. "A mí me gusta mucho caminar en la ciudad. De vuelta a casa, la subida es dura, pero el esfuerzo compensa", afirma.

"Si llego al barrio cuando se pone el sol, vale la pena acabar de subir unas calles para contemplar el cielo. Y madrugar -como ha tenido que hacer muchos días de grabación de la serie La Riera (TV-3), donde interpreta a Bibiana- aquí tiene mucho encanto, por la salida del sol", asegura desde ese barrio de la ciudad que registra siempre unos grados menos. "Y el viento corre mucho aquí en la Salut. Yo, que vivo en un ático a cuatro vientos, con vistas de Badalona a El Prat, lo oigo mucho. A veces es agradable, otras se hace molesto su silbido estridente".

Igual que descubre tiendas en el meollo comercial de Gràcia -"como la de productos portugueses A Casa Portuguesa (Or, 8), que me encanta"- , Gas descubre aún rincones para perderse en la naturaleza, en los aledaños del Parc Güell. "Salgo a caminar y me cruzo a turistas, algunas son mujeres superpeinadas de boda, que van a entrar al parque. El turista aquí sigue siempre unas calles concretas, como hormiguitas", precisa esta actriz gracienca.