La primera colección, en junio

Pharrell Williams, artista 'happy' y oráculo de la moda por la gracia de Louis Vuitton

Delphine Arnault, una tímida heredera del lujo a los mandos de Dior

El polifacético productor de la aristocracia musical, autor del himno vitamínico de 'Gru' y un asiduo de los 'front rows' asumirá el cargo del desaparecido Virgil Abloh, artífice de la comunión de la joya de la corona de LVMH con el 'streetwear' y la cultura urbana

Pharrell Williams, en los Grammy 2023.

Pharrell Williams, en los Grammy 2023. / AFP / ROBYN BECK

Laura Estirado

Laura Estirado

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En las oficinas de los 'holdings' del lujo y la moda por fin se respira tranquilidad. Si en Kering, Gucci anunció a finales de enero que Sabato De Sarno tomaba el relevo de Alessandro Michele, ahora, la joya de la corona del conglomerado familiar LVMH, Louis Vuitton, acaba ungir a Pharrell Williams (Virginia, EEUU; 49 años), como director creativo de la línea masculina de la 'maison', puesto que hace 15 meses dejó vacante, repentinamente, Virgil Abloh, que falleció víctima de un cáncer en noviembre de 2021. La primera colección del músico se presentará en junio de 2023, durante la semana de la moda masculina de París.

La misión de esta celebridad mundial, autor de himnos como 'Get lucky' y 'Happy', la banda sonora de éxitos de la animación como 'Gru, mi villano favorito', 'BBC' (bodas, bautizos y comuniones) y festivales escolares, y con décadas de experiencia en los 'front row' de las 'fashion weeks' más importantes del mundo, es continuar con el legado de su antecesor, esto es acercar el lujo al 'streetwear' y difuminar la línea que separa la alta de la baja costura, algo en lo que Abloh fue pionero gracias a su alianza con Delphine Arnault. La heredera del hombre más rico del planeta y nueva CEO de Dior, entonces era la número dos de la firma que Abloh logró rejuvenecer y multiplicar sus ventas, mezclando el chándal y la cultura pop y 'mainstream' con el glamur y la tradición.

De eso sabe largo y tendido Williams, nombrado ya en 2005 "el hombre mejor vestido del mundo", según la revista 'Esquire', honor del que hace gala siempre en las alfombras rojas. ¿O no le vieron en la de los Grammy? Porque él fue de los que más triunfó, con un dos piezas deportivo y lujoso acolchado de color rojo, de la mano de su mujer, la modelo y diseñadora Helen Lasichanh, con la que es padre de cuatro hijos, que llevaba el mismo modelo pero en negro, creaciones de la firma Ernest W. Baker, que conocen bien A$AP Rocky y Harry Styles. Y lo remataba con unas llamativas de sol personalizadas con incrustaciones de diamantes que diseñó con Tiffany & Co, la última adquisición de LVMH de una marca de lujo.

Amistad con Rosalía

A la gala de los premios más importantes de la música en la que Beyoncé hizo historia, el productor, uno de los más influyentes del hip hop, el pop y el R&B desde los 90, acudió quejoso, tras haber criticado -como también hizo la revista 'Rolling Stone'- que el tercer disco de Rosalía, 'Motomami', no estuviera nominado a Mejor Álbum del Año. Y es que el artista, muy amigo de la estrella catalana, también aparece en los créditos de las canciones 'La Combi Versace', 'Hentai' y 'Motomami'.

El ganador de siete gramófonos ha escrito y/o producido canciones para una lista sideral de artistas: Michael Jackson, Madonna, Britney Spears, Kylie Minogue, Shakira, Mika, Snoop Dogg, Drake, Nelly Furtado, Justin Timberlake, Backstreet Boys, Pitbull, Jay-Z, Travis Scott, Ariana Grande, Kendrick Lamar, Missy Elliott y hasta Gloria Estefan, por citar solo algunos con los que ha trabajado el músico que adoraba a Stevie Wonder y Marvin Gaye.

También conocido como 'Skateboard P' -es un gran fan de esta disciplina urbana y hasta tiene una rampa en forma de 'U' en su mansión de Beverly Hills donde la practica-, Pharrell también ha formado parte de grupos como The Neptunes o N.E.R.D.

Cultura pop global

Pero Williams no es solo un oráculo en la música, también lo es en la moda, adonde llegó con el cambio de siglo, cuando comenzó a compartir un estudio con Nigo, hoy director creativo de Kenzo.

En 2005, los artistas lanzaron su propia marca colaborativa, Billionaire Boys Club, y, poco después, la submarca Icecream, que se popularizó rápidamente en la escena del rap en EEUU, y así fue como lanzaron una serie de modelos de 'sneakers' con Reebok.

Las colaboraciones más sustanciosas llegaron luego, con Chanel, Karl Lagerfeld, Adidas Originals y el propio Louis Vuitton, tanto como diseñador como a través de sus marcas de moda urbana. En 2004, ya trabajó con el entonces director creativo de Vuitton, Marc Jacobs, en una línea de gafas de sol, que fueron reeditadas por Abloh -amigo y colaborador de Pharrell- en 2018. Además, también ha diseñado para Moncler, firma que el próximo fin de semana presentará en Londres una nueva colección de creada por el músico.

Ropa y cosmética 'all-gender'

"Cuando te escuchas a ti mismo y te sientes cómodo con lo que eres, te pones lo que sientes que te queda bien y te sienta bien. Y eso es todo", afirmó en una entrevista con 'GQ' en 2019, cuando fue portada de un número dedicado a la nueva masculinidad. Su avanzada sensibilidad en constante evolución adelantó el auge actual de la ropa de género neutro, cuando adoptó los diseños de ropa de mujer de la entonces directora creativa de Céline, Phoebe Philo, y se convirtió en el primer hombre en aparecer en un anuncio de Chanel en 2017.

En este campo, también fue de los primeros en apostar por la cosmética 'all-gender' y en 2020 lanzó su propia línea de cuidados 'beauty' y veganos, Humanrace.

Movimiento global

El fichaje de Pharrell por Louis Vuitton hombre pone el broche a la estrategia de LVMH para convertir sus marcas de lujo en movimientos culturales pop globales: la colaboración de la firma con Yayoi Kusama ha cubierto varias capitales con los lunares de la diseñadora japonesa y el desfile más reciente de Louis Vuitton Men's en París con actuación de Rosalía incluido fue más un 'show' propio de la Superbowl que una pasarela de alta costura.