En primera persona

Michelle Obama se sincera sobre la menopausia

  • La mujer de Barack Obama, que publicará 'The Light We Carry' el próximo 15 de noviembre, revela que ha sufrido sofocos intensos, un aumento de peso 'progresivo' que la ha dejado incapaz de ponerse su ropa, y que la llevó a renunciar a su objetivo de mantener sus brazos tonificados

Michelle Obama se sincera sobre la menopausia
1
Se lee en minutos
El Periódico

Michelle Obama, de 58 años, ha concedido una entrevista a 'People Magazine' para presentar su próximo libro, 'The Light We Carry', donde habla sin tapujos sobre su experiencia en la menopausia, con la esperanza de que se trate sin “tabúes”.

La mujer del expresidente Barack Obama, considera que “no se habla mucho sobre la menopausia. La información es escasa” y confiesa que en ese tiempo "viví una etapa compleja en mi vida".

En los meses previos, las mujeres a menudo experimentan cambios de humor, problemas para dormir, sofocos, sudores nocturnos, aumento de peso, caída del cabello, piel seca... Según la abogada y escritora, tuvo dificultades para lidiar con algunos de estos síntomas. Concretamente, destaca que "sufrió sofocos y un aumentó de peso progresivo".

“Todas estamos en la menopausia con bandas elásticas en la cintura y no puedes ponerte la ropa que tenías el año pasado. Por eso tuve que estar más atenta a los cambios, pero no obsesiva, sino más consciente", recuerda la ex Primera Dama de EEUU.

Curiosamente, Michell se hizo conocida durante la presidencia de su marido, Barack Obama, por mostrar constantemente sus brazos tonificados. De hecho, sus extremidades musculadas causaron tal sensación que se publicaron docenas de artículos con titulares como '¡Cómo lograr los brazos de Michelle Obama!'

Sin embargo, reconoce que ahora está menos preocupada "por verse musculosa", y que solo le preocupa mantenerse "físicamente activa" y "seguir moviéndose". "Algo de eso es la menopausia, algo de eso es el envejecimiento", opina.

"'Me doy cuenta de que no puedo esforzarme tanto como antes. Eso ya no funciona para mí. Y es que cuando me desgarro un músculo o me lesiono, el tiempo de recuperación no es el mismo", dice resignada.

Noticias relacionadas

"Está claro que si puedo caminar y moverme, no tengo que correr. No tengo que vencer a todos. He tenido que cambiar mis hábitos y la forma de hacer deporte para encontrar un equilibrio", sostiene Michelle.

"Sigo siendo físicamente activa, y mi objetivo ahora, en lugar de tener 'los brazos de Michelle Obama', es seguir moviéndome", concluye.