Artista bajo investigación

Los perros de Britney Spears, el motivo de la pelea de la cantante con su empleada

El ama de llaves se llevó a las dos mascotas al veterinario sin el permiso de su dueña y ya no las trajo de vuelta

Britney Spears, a su llegada a la ’premier’ de ’Érase una vez en Hollywood’, en el Teatro Chino de Hollywood.

Britney Spears, a su llegada a la ’premier’ de ’Érase una vez en Hollywood’, en el Teatro Chino de Hollywood. / AFP / VALERIE MACON

3
Se lee en minutos

Fuentes cercanas a Britney Spears han revelado a la revista 'People' el verdadero motivo de la discusión de la cantante con una de sus empleadas a finales de la semana pasada y que le ha acarreado una denuncia por agresión y una investigación policial abierta, en medio de la polémica por su tutela legal que durante más de 13 años ha ejercido el padre de la artista y desde hace unas semanas, otra persona.

Aunque en un primer momento Mathew Rosengart, el abogado de la cantante, de 39 años, explicó que la disputa se produjo por un teléfono móvil, sin ofrecer muchos más detalles, en realidad fueron los perros de Spears la causa del altercado. Al parecer, el ama de llaves de la cantante se llevó a las dos mascotas al veterinario sin el permiso de su dueña y ya no las trajo de vuelta a casa, tal como también informó 'Page Six'. Al parecer, no es la primera vez que le quitan los perros a Britney en los últimos meses.

"Encantada" con sus mascotas

Después de todo el revuelo de los últimos días, una fuente ha explicado a 'Peolple' que la cantante de 'Lucky' "se ha reunido con sus perros este fin de semana" y "está encantada" de hacerlo.

"Sus perros son de una raza sensible que a menudo tienen problemas de salud. [Britney] había dado instrucciones claras [a su ama de llaves] sobre cómo tenia que cuidar de los perros", ha proseguido la fuente, que ha aclarado que "el ama de llaves ya no trabaja para ella".

Otro informante citado por la revista y cercano la estrella también ha asegurado que "los perros han vuelto y ahora tienen más ayuda".

La semana pasada, las autoridades de la oficina del sheriff del condado de Ventura (California, EEUU) confirmaron que Britney Spears estaba siendo investigada por un delito menor de agresión después de que una empleada de su casa alegara que la cantante "la golpeó durante una disputa" en la casa de la cantate en Thousand Oaks, ubicada en el condado de Ventura y a unos 60 kilómetros del centro de Los Ángeles. La trabajadora, cuya identidad se desconoce, no resultó herida. El sheriff, Eric Buschow, explicó que, en todo caso, se trata de un delito menor de agresión, que ocurre cuando hay "contacto físico" con otra persona. 

Según la versión de 'People', Spears "no golpeó a nadie". "El ama de llaves sostenía su teléfono y Britney trató de quitárselo de las manos", según el relato de un testimonio a la publicación.

El incidente se produjo pocos días después de que el padre de Spears, Jamie Spears, dijera que renunciaba a ser su tutor legal. "El señor Spears está dispuesto a dimitir cuando sea el momento adecuado, pero la transición debe ser ordenada e incluir una resolución de los asuntos pendientes ante el tribunal", declaró el abogado del padre en una nueva presentación.

Britney había pedido la destitución de su padre como tutor desde hacía meses, acusándolo de abuso de tutela.

Noticias relacionadas

La renuncia del progenitor llegó menos de un mes después de que Rosengart, que ha llevado casos de celebridades como Sean Penn o Steven Spielberg, se convirtiera en el representante de Britney. Este letrado pidió adelantar futuras audiencias, tras la dimisión de su anterior abogado designado. Además, el nuevo representante está investigando la gestión de las finanzas por parte del progenitor, ya que habría encontrado algunos pagos injustificados a promotores cuando la cantante se retiró de los escenarios.

Una exclusiva del diario 'The New York Times' estimó que este abogado se había embolsado 3 millones de dólares con el caso y denunció que trabajaba en favor de los intereses del padre. El supuesto despilfarro de dinero fue uno de los principales argumentos esgrimidos por Britney en su declaración del 23 junio, que dio la vuelta al mundo al calificar la tutela de "abusiva" y compararla con la esclavitud.