Estrella en Broadway

El tío que convirtió a José Luis Moreno en ventrílocuo

  • Wenceslao Moreno, famoso ventrílocuo en EEUU, fue seguramente quien encaminó los primeros pasos en el mundo del espectáculo del productor hoy caído en desgracia

El tío que convirtió a José Luis Moreno en ventrílocuo
2
Se lee en minutos
Mireya Roca
Mireya Roca

Periodista

ver +

Neurocirujano, licenciado en Filosofía y Letras, cantante de ópera, autor de una veintena de libros, políglota (asegura que domina 15 idiomas)... Durante los últimos 50 años, José Luis Moreno se ha construido una portentosa biografía que ahora se revela como mínimo difícil de comprobar.

Lo único que es totalmente cierto es que el productor se hizo famoso en los años 80 como ventrílocuo, una disciplina del antiguo mundo del espectáculo que aprendió en el seno familiar. Así, su padre, Natalio Rodríguez, fue director del histórico teatro de marionetas del madrileño parque del Retiro y su tío Wenceslao Moreno llegó a triunfar como ventrílocuo en Estados Unidos.

Seguramente fue este último quien encaminó los primeros pasos en el mundo del espectáculo del empresario detenido por presunta estafa y pertenencia a organización criminal, como bien recordó este martes en un hilo el tuitero Fernando de Luis-Orueta (@florueta), quien define a Wenceslao Moreno como "el auténtico talentazo de la familia" y "figura clave en la cultura pop estadounidense".

Wenceslao Moreno (Peñaranda de Bracamonte,1896), más conocido como señor Wences Way, nació en Peñaranda de Bracamonte en 1896 y, aunque en España es casi un desconocido, en Nueva York tiene incluso una calle con su nombre. Concretamente, un tramo de la calle 54, el que va de Broadway a la Octava Avenida. Mucho tiempo después, en el centro de Salamanca, su tierra natal, también le dedicaron una calle y un monolito.

Sus brillantes y continuas apariciones en Broadway y su casi medio centenar de actuaciones en 'El show de Ed Sullivan’, un programa de la televisión estadounidense que se emitió con gran éxito de 1948 a 1971, lo convirtieron en un personaje muy popular y sumamente respetado al que le llovían las ofertas para actuar en los más prestigiosos teatros.

Pero además de cosechar un gran éxito profesional y de tener una ajetreada agenda, Way tuvo tiempo de formar una familia con la española Esperanza Martín, con la que se casó en 1922 y tuvo dos hijos. Tras enviudar, en 1951 se volvió a casar, esta vez con Natalie Cover, que fue su representante.

Su creatividad no tenía límites y en ocasiones, en lugar de utilizar un muñeco, empleaba su propio puño cerrado, al que llamaba Johnny. En realidad, esta fue su idea más genial: le bastaba con dibujar unos labios y unos ojos y añadir una estridente peluca para crear un número exitoso.

Entre sus marionetas más famosas destacaron Cecilia Chicken y sobre todo Pedro, que no era más que una cabeza metida en una caja. Según el artista, se trataba de una solución de emergencia porque la marioneta original había quedado destrozada en un accidente.

Way estuvo activo hasta 1996, pero su talento sigue perenne con guiños en infinidad de producciones como ‘Los Simpson’, ‘Scooby Doo’, ‘South Park’, 'Buffy’, ‘La familia Monster’ y ‘Mad Men’, entre otras. Incluso Disney rememoró su arte en la cinta ‘Aladdin’, cuando Robin Williams imita al popular presentador Ed Sullivan y se desdobla en unas manos parlantes.

Noticias relacionadas

El artista falleció en 1999 a los 103 años y tras su muerte Las Vegas le rindió un homenaje. También fue distinguido por el Sindicato de Actores de América como el actor más longevo.