23 feb 2020

Ir a contenido

la gran cita monegasca

El Baile de la Rosa rinde homenaje a Karl Lagerfeld

Carolina lució un vestido de la última colección de Chanel del diseñador alemán

EL PERIÓDICO

Carolina y Alberto, a su llegada al Baile de la Rosa del 2019. 

Carolina y Alberto, a su llegada al Baile de la Rosa del 2019.  / AFP / SEBASTIEN NOGIER

Karl Lagerfeld ha sido este año el gran protagonista del tradicional Baile de la Rosa, con el que se abre la temporada primaveral en Mónaco y la Costa Azul, y que se celebró ayer sábado en Montecarlo. El 'káiser de la moda', fallecido en París el pasado 19 de febrero, ha sido durante las últimas dos décadas el encargado de la decoración y la organización de una de las grandes citas sociales de la familia Grimaldi, gracias a su estrecha amistad con la princesa Carolina, y su estilo ha marcado también en esta ocasión la tradicional gala, que llegaba a su 65ª edición.

La propia Carolina, que ha hecho entrada en la gala del brazo de su hermano, el príncipe Alberto, ha rendido homenaje al diseñador alemán luciendo una de sus creaciones, un sofisticado vestido negro con escote bardot de la colección Alta Costura 2019 de Chanel que se presentó en el Grand Palais de París, el último desfile en el que el director creativo de la firma pudo saludar a su público. El diseño destacaba por su llamativo volante lateral rosa, un color muy presente en las creaciones del modisto alemán.

Dimitri Rassam, Carlota Casiraghi, Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo. / efe / sebastien nogier

La princesa también ha tenido muy presentes a otras personas muy cercanas que ya no están junto a ella, ya que ha lucido, por primera vez, un collar de perlas que su padre, Rainiero, le regaló a su madre, Grace Kelly, antes de su boda.

Los años 50 de la Riviera francesa

El toque Lagerfeld no solo ha quedado reflejado en la indumentaria de Carolina, sino también en la decoración de la Sala de las Estrellas del Sporting Club de Montecarlo, con una atmósfera que evocaba los años 50 de la Riviera francesa, tal y como dispuso el modisto alemán antes de su fallecimiento para esta 65ª edición.

Decoración del Baile de la Rosa. /reuters / sebastien nogier

La gran ausente de la gran cita monegasca, que tiene como objetivo recaudar fondos en beneficio de la Fundación Princesa Grace, ha sido, un año más, la princesa Charlene, que lleva faltando desde el 2014.

Pero Carolina no ha sido la única que ha acaparado el protagonismo, sino que ha quedado constancia de que las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Allí han estando arropando a su madre los cuatro hijos de la princesa: Andrea, Carlota y Pierre Casiraghi, y su hermana pequeña, Alejandra de Hannóver

Carlota reaparece con Rassam

Los tres mayores han estado acompañados por sus respectivas parejas, Tatiana Santo Domingo, Dimitri Rassam y Beatrice Borromeo, lo que ha servido para confirmar que Carlota Cariraghi y el productor de cine siguen juntos, después de los rumores que hablaron de ruptura el pasado enero tras el aplazamiento de su boda. Es más, hasta la madre de Rassam, la actriz francesa Carole Bouquet, no ha faltado a la cita.