Ir a contenido

CINEASTA GALARDONADO

Pere Portabella recibe la medalla de oro al mérito cultural

Barcelona reconoce la trayectoria del cineasta y político

Efe

Pere Portabella, en una imagen de febrero del 2018.

Pere Portabella, en una imagen de febrero del 2018. / RICARD CUGAT

El político y cineasta Pere Portabella (Figueres, 1927) ha recibido este martes la Medalla de Oro al Mérito Cultural de Barcelona por su "trayectoria profesional, compromiso cívico, político y cultural", en palabras de la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau.

La alcaldesa ha destacado la ruptura e innovación que Portabella ha llevado al lenguaje cinematográfico y ha reconocido al director como una "figura clave" en la historia del cine catalán y un "referente para entender la cultura catalana de la segunda mitad del siglo XX". "La obra de Portabella está llena de actualidad y nos sigue interpelando después de 40 años para que defendamos la libertad y luchemos por la recuperación de la memoria histórica", ha afirmado la edil barcelonesa, quien ve en las películas del director una llamada a "seguir luchando contra los discursos del miedo emitidos por la extrema derecha".

Transformar la sociedad

El comisionado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Joan Subirats, ha elogiado la capacidad del director de mirar la cultura como una herramienta capaz de transformar la sociedad, así como su defensa de aquellas causas minoritarias que ponían de relieve las injusticias y desigualdades. Durante el acto, la alcaidesa también ha querido recordar a los políticos catalanes y líderes sociales presos que, ha dicho, "hoy no pueden estar aquí por un juicio absurdo que no debería haber empezado nunca".

En su intervención, Pere Portabella ha asegurado que "la cultura debe recuperar su dimensión política" y dejar de entenderse como un producto, ya que en su opinión "es un espacio con el que damos sentido al mundo". El homenajeado también ha tenido palabras para el movimiento soberanista catalán, que ha definido como un "problema político de estado complejo que debe abordarse dentro del marco institucional, entre todos".

Negociar "hasta la extenuación"

"Cuando la respuesta del Estado es la aplicación dura de sus recursos punitivos se alejan las posibilidades de una solución democrática: diálogo y negociación hasta la extenuación", ha pedido el director, quien ha cargado contra la "situación insostenible actual, con personas exiliadas y encarceladas" y ha asegurado que "detrás del cuestionamiento de un referéndum hay un paternalismo insoportable que dice que la gente no está preparada".

Pere Portabella es propietario de la productora Films 59, con la que ha producido las películas de cineastas españoles tan relevantes como Carlos Saura ('Los golfos', 1959), Marco Ferreri ('El cochecito', 1960) o Luis Buñuel ('Viridiana', 1961).

Hitos cinematográficos

Como director se estrena en 1967 con 'No contéis con los dedos', un filme hecho a partir del guión del artista Joan Brossa, junto a quien realizó otros proyectos como 'Nocturno 29' (1968), 'Vampir Cuadecuc' (1970), 'Advocats laboristes' (1973) o 'El sopar' (1974). Todas estas películas, pese a su fracaso comercial, fueron un hito en la cinematografía catalana por su lenguaje revolucionario y la búsqueda experimental de nuevos valores formales.

Durante el franquismo se implicó en la resistencia a través de acciones como la Capuchinada de Barcelona (encierro en 1966 en el convento de los Capuchinos), el encierro de Montserrat y la Asamblea de Catalunya (1971), y en 1976 fue uno de los oradores de la primera Diada celebrada tras la muerte de Franco.

Senador y diputado

En 1977 abandonó el mundo del cine al ser elegido senador dentro del grupo Entesa dels Catalans en las primeras elecciones democráticas tras la dictadura y participó en la comisión para la redacción de la actual Constitución Española. Posteriormente, en las primeras elecciones al Parlament catalán celebradas en 1980 fue elegido diputado, título que revalidó tras las autonómicas de 1988.

Cada verano desde 1976 organiza el tradicional 'Suquet de peix' en su masía de Llofriu, en la Costa Brava, un acto que reúne a destacados miembros de la vida política y cultural catalana y nacional. Gracias a su larga carrera, en 1999 fue distinguido con la Creu de Sant Jordi, máximo reconocimiento que puede recibir una persona por parte de la Generalitat.