Ir a contenido

LA SEMANA DE LA MODA DE BARCELONA

Terror en el supermercado, o el 'show' de Àngel Vilda en el 080

El diseñador de la firma Brain&Beast cierra entre ovaciones la tercera jornada de la pasarela barcelonesa

Luis Miguel Marco / Barcelona

Una de las creaciones de Pablo Erroz. / EFE

Una de las creaciones de Pablo Erroz.
El desfile de Oscarleon.
Un modelo de Jnorig.

/

"Es como si te metieras en un súper en un 'black friday' y te pegaras de hostias por conseguir un televisor 20 euros más barato". Así definía su 'show' Àngel Vilda, el alma de la firma Brain& Beast que este miércoles ha cerrado la tercera jornada de la pasarela 080 de Barcelona entre ovaciones tras la osadía de colgar a sus prendas "el precio justo de venta al público".

Brain&Beast acaba de dejar noqueada hace unos días la Madrid Fashion Week  y ahora ha hecho lo propio es un escenario que conocen de maravilla. "Hicimos una colección tan grande que la hemos dividido en dos y, decisión salomónica, hemos mostrado en Madrid una parte, y aquí, otra. No somos unos mercenarios". Vilda puede parecer muy loco pero está más cuerdo que muchos diseñadores que solo venden humo y postureo. Ellos están en plena expansión, aplicados con los deberes a la hora de cerrar ventas internacionales y con proyectos varios, entre ellos un hotel de lujo.

Antes se vio el trabajo, en clave de rock, de Antonio Miró, una firma que ya ha entrado en su cuarta década. Su director creativo, Albert Villagrasa, hizo desfilar a hombres y mujeres en blanco y negro ante la mirada de Manuel Valls y su novia, Susana Gallardo.

La cuota internacional de la pasarela la puso Esaú Yori. Este hombre criado en Perú ha sido estilista en muchas revistas de moda españolas antes de fundar la marca que lleva su nombre hace diez años. Le da una vuelta a la sastrería clásica y hace vestidos camiseros. Tira de grandes volúmenes en trajes de raya diplomática y vestidos de punto. "Mi lema es no decorar a una mujer, solo vestirla", afirmaba.

El pase de Pablo Erroz, otro de los nombres propios de la pasarela 080, fue un tanto desconcertante por la mezcla de tejidos y texturas: estampados con flores, detalles con napa, aplicaciones con lentejuelas y flecos y a veces todo en una misma prenda. Es la idea de libertad, de romper reglas, el 'Up tu you', el título de su colección para hombre y mujer. Y con los patrones, una constante que se ha visto mucho estos días: muchos volúmenes 'oversizes' y mangas tan largas que cubren toda la mano.

El pase de Oscarleon, titulado 'Plume noire' (pluma negra) se resume en dos colores, el negro y el plata. Su gráfica volvió a lucir sobre chicos y chicas con camisetas con mensajes como "audacia, esfuerzo, constancia", "Los únicos que marcan la diferencia son los que siguen su propio camino", "Diferente no, singular" y "A veces un después se convierte en un nunca". Son pinceladas de brillo metalizado entre mucha penumbra. Las joyas eran de nuevo una creación del Altelier de Customima y Ares Teixidó  y Octavi Pujades estuvieron en primera fila. 

Jnoring, la marca del colombiano-alemán afincado en Barcelona Javier Giron, tiene un rollo de cuidado sport de lujo. Una propuesta unisex en la que el negro, el blanco y el rojo cubren unas prendas confeccionadas con neopreno cortado al laser para crear efectos tridimensionales. "Es mi tercera colección y creo francamente que he mejorado", reconocía tras el desfile, apoyado por un grupo de percusionistas. Prendas minimalistas, cortes rectos, acolchados, cuidada gráfica y el nombre de la firma dispuesto en letras grandes a modo de fajín. 

Y a tenor por los aplausos cosechados, la firma Little Creative Factory debería salir de esta pasarela de moda 080 con premio. Cristina Fernández es una arquitecta que un día dejó de serlo para hablar también de volúmenes, pero en la ropa. La suya recordaba a una película de amish. 'The makers', que así se llama su colección, es su gran apuesta en ropa para mujer, pues ella empezó haciendo moda infantil. Está elaborada a base de algodones, muselina, lanas, lino y loneta, todo orgánico y con un acabado muy natural. Son faldas de arpillera, chaquetas largas, gabardinas, petos, vestidos delantal en tonos crudos, beige, ocre y negro. Desfiló también su hija, Ona, y el 'show' contó con la colaboración de un grupo de bailarinas de la escuela de Carmen Corella. Apoyándola estuvieron la cantante Beth y las actrices Irene Montalà Cristina Brondo. 

 

Temas: Pasarela 080