Ir a contenido

ACTOR SEPTUAGENARIO Y REVOLUCIONARIO

Danny Glover pone su veterano activismo al servicio de Sanders

IDOYA NOAIN / NUEVA YORK

Acaba de cumplir 70 años y su cuerpo da señales de fragilidad pero el actor Danny Glover mantiene todo el entusiasmo por un activismo político en el que lleva inmerso décadas. El domingo, en Filadelfia, en la víspera de la Convención Demócrata, el coprotagonista de la saga de 'Arma letal' fue uno de los famosos que arengaron a seguidores de Bernie Sanders a “mantener la revolución” puesta en marcha por el también septuagenario senador de Vermont. El oído puede fallarle algo, pero no le tiembla la voz.

“No nos pueden parar y no nos pararán”, decía en el escenario del parque Vernon Glover, que recogió el testigo de los organizadores (el grupo NextGen Climate) y en un acto que partía con la idea de llamar a la implicación individual en la lucha contra el cambio climático recordaba que esa defensa medioambiental no se puede desvincular de otras: “derechos de las mujeres, derechos de los inmigrantes, raza, LGBT...”.

Glover es un clásico de las causas progresistas. Ya en su época universitaria se implicó en el activismo y participando en una protesta de cinco meses en la Universidad Estatal de California San Francisco contribuyó a que se crearan los primeros departamentos de Estudios Negros y Estudios Étnicos en campus estadounidenses. Y su implicación con el movimiento de Sanders, al que dio su respaldo público en febrero, es el último compromiso de una larga trayectoria que le ha llevado de Haití a Venezuela, y del activismo sindical al apoyo al movimiento Occupy.

CON SUSAN SARANDON

Glover coincidió en Filadelfia con el relevo generacional que representa la joven Shailene Woodley, la protagonista de la saga 'Divergente', y con otra veterana activista de izquierdas, la actriz Susan Sarandon, que como él fue implacablemente crítica con la guerra de Irak y la administración de George Bush, tampoco ha escatimado denuncias del continuismo bélico de Barack Obama.

Sarandon también ha preferido a Sanders que a Clinton y en Filadelfia aseguraba que “Bernie ha encendido una chispa” que sus seguidores no van a dejar que se apague. “Vamos a mostrar que se equivoca la gente que dudó de nuestro compromiso, que pensó que nuestro movimiento era algún tipo de culto a la personalidad”, dijo. “Estamos aquí y vamos a ir hasta el final”.