Ir a contenido

SECRETOS EN 'VIAJANDO CON CHESTER'

Lolita Flores: "Me sentí culpable por la muerte de Antonio"

La actriz y cantante confiesa que cayó en las drogas tras perder a su hermano

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Han pasado casi 20 años de la muerte de Lola Flores y su hijo Antonio; aquel mes de mayo de 1995, se fue 'La Faraona' y, dos semanas después, Antonio. Dos golpes seguidos que afectaron al clan de los Flores. Lolita confesó en 'Viajando con Chester' (Cuatro), que se sintió tan mal, sobre todo al perder a su hermano, que empezó a beber y a drogarse. Y que hasta hace poco, cuando asumió que él quiso irse con su madre («su bastón, su pilar, su luz, su amor»), no dejó de pensar si había hecho lo suficiente para apoyarle cuando la matriarca desapareció. Una sobredosis acabó con él a los 33 años.

La cantante y actriz se ha confesado en el sofá de Risto Mejide en el programa emitido la noche del domingo. Y ha abordado todos los asuntos, por espinosos o íntimos que fueran. Y el de la pérdida de sus dos familiares lo era. «Mi madre no se quería ir. Quería disfrutar de su familia», ha explicado. En cambio, Antonio Flores, según ella, «se fue apagando como un vela, poco a poco, porque no pudo superar la muerte de mi madre».

«He estado muchos años sintiéndome culpable de no haber hecho más por él, de no haber estado a su lado. Pero tenía a mis hijos, mi casa, problemas con mi exmarido (me estaba separando), mis problemas de trabajo, mi pena tremenda por perder a mi madre, estaba terminando un disco que me estaba haciendo mi hermano... Con el tiempo lo vas asumiendo. Hice lo que tenía que haber hecho», se sincera.

Pero el dolor le hizo entrar en una espiral negativa: «Hubo una época que tonteé bastante con las drogas. La muerte de mi hermano fue una revolución. Me metía rayas de coca y bebía más de la cuenta. Salía mucho... El dolor me hizo caer en ese tipo de cosas. Llegaba a las 9 o 10 de la mañana a casa y me quedaba sola en el salón escuchando boleros de Moncho con mi whisky y metiéndome lo que podía». Hasta que un día su hija Elena, que en aquella época era una quinceañera, la vio mal. «Se asustó y llamó a mi hermana». Rosario la convenció de que aquello que estaba haciendo no tenía ningún sentido.

Lolita, que ha superado un cáncer de útero y quiere «salvar» su matrimonio con Pablo Durán, también admitió haber tenido problemas con Hacienda («me equivoqué y lo estoy pagando como puedo») y haberse arruinado con una tienda de ropa en la que vendía las piezas que ella misma diseñaba («creíamos que íbamos a hacer Zara 2 en plan gitano-'hippy' pero se fue al garete y perdimos mucho dinero; me descapitalicé»). Tuvo que vender la casa y ahora vive de alquiler; incluso explicó que algunos meses ha pedido ayuda a su hermana Rosario para llegar a fin de mes.

También ha negado que Lola Flores echara una maldición a Isabel Pantoja, ahora encarcelada por el 'caso Blanqueo', por haberle arrebatado a Paquirri. «Solo le dijo que quería verla llorar todo lo que su hija había llorado por Paquirri». Ahora que la tonadillera está entre rejas, la intérprete de 'Sarandonga' ha comentado: «No es agradable verla entrar en prisión, pero está juzgada, tiene una condena y debe cumplirla».