Ir a contenido

Las reinas del 'street style'

Instagram es la red social en la que triunfan este tipo de fotografías y un filón para las marcas de moda

SARA ANDRADE

El street style más sofisticado en la Roca Village.

Gala González, Aida Domenech --Dulceida--, Alexandra Pereira --Lovely Pepa--, entre otras, son las representantes españolas más asiduas a los grandes eventos de moda internacional. Forjaron su trayectoria en los antiguos 'fotologs' donde colgaban de forma anónima su peculiar manera de vestir por el 2005. Las hijas del padre de los blogs de 'street style', 'The Satorialist' , consiguieron una legión de fans que hoy en día las sigue a cualquiera de las plataformas donde den el salto. El 'street style' es su plato fuerte. Con la fotografía llevan la calle a las redes sociales, concretamente a Instagram, la red social de la moda por excelencia. 

Con tan sólo 4 años de vida Instagram es una de las principales fuentes con las que cuentan las grandes marcas para estudiar mejor a sus clientes acercándose de una manera muchos más directa y ofreciendo un nuevo canal de venta. De hecho, el 40% de las 100 empresas que forman Interbrand  -- las 100 marcas más valiosas del planeta-- están en Instagram.

ANÓNIMAS, PERO FAMOSAS

Salvando el caso de Gala González --sobrina de Adolfo Domínguez-- y de algunos rostros de la alta sociedad española, el resto de reinas de Instagram empezaron desde el anonimato en la red y han conseguido aumentar sus seguidores de manera exponencial. Postean unas tres o cuatro veces por día y estudian con esmero las localizaciones, siempre con encanto. La calidad fotográfica es casi igual de importante como el 'look', aunque muchas de ellas tengan como fotógrafos a gente de confianza, como madres, novios o amigos. 

No son modelos, pero posan como ellas, y tampoco son diseñadoras de moda, aunque luego acaben haciendo colecciones cápsula como es el caso de Miranda Makaroff o Gala. La cifra de seguidores es aberrante, Alexandra cuenta con 540.000 'followers', Gala con 299.000, Aida con 229.000 y Miranda con más de 80.000. 

Cuantos más seguidores mayor será la oferta de las marcas para aparecer en sus perfiles. Así sorprenden historias como las de las jóvenes Inés Arroyo y Blanca Miró, que apenas rondan la veintena y ya se las podría considerar empresarias de su propio negocio, su perfil en Instagram.

UNA MEDIA DE 7.000 ME GUSTAS POR FOTO

Todo está estudiado hasta el milímetro, se dirigen a un target específico y cuentan con unas marcas interesadas en ellas únicamente por el tipo de seguidores que tienen, que pagan desde los 200 euros en adelante por fotografía. 

El caso de Inés Arroyo es digno de estudio, lleva un año y medio en Instagram y ya ha conseguido 129.000 seguidores, con una media de 7.000 a 8.000 'likes' por imagen. "Creo que la clave de mi éxito es que soy muy cercana con mis seguidores, siempre contesto a todo. Me ven una chica normal, que estudia y que va a la universidad, y que comparte con la gente lo que realmente le gusta", explica Inés. 

Blanca Miró es otra de las reinas de Instagram, la joven de 22 años cuenta con más de 33.000 seguidores en casi dos años. A diferencia de Inés prepara sus 'looks' a conciencia, además es tajante: no le valen todas las ofertas de las marcas que recibe. Ella dice que su éxito radica en vestir con un estilo más internacional y divertido, y se desmarca del resto de 'instagramers' del lugar. "Cuando trabajo con marcas me preguntan qué estadísticas tengo y cómo son mis seguidoras; tengo desde los 14 años hasta 50 o 60. Mi estilo no es de niña ni de mayor", explica.

Inés y Blanca han coincidido en un 'shotting' realizado en la Roca Village, en el que han sido fotografiadas por la modelo Alba Galocha junto a otras fieles de la moda como las empresarias Beth y Cristina Puig-Doria y la 'bloguer' Patricia Sañés, entre otras. Ninguna da crédito al éxito, pero se dejan llevar. Las visten con las mejores marcas, las maquillan y miman como a estrellas. Y ¿quién no querría serlo por un día?

0 Comentarios
cargando