Un hombre construye una mansión ilegal en la azotea de un edificio en China

La construcción consta de un chalet de dos pisos y se encuentra rodeada de rocas, árboles y hierba

Zhang Biqing ha construido durante seis años un complejo ilegal en la azotea de un edificio de Pekín. / AL JAZEERA YOUTUBE

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO / Pekín

La actualidad parece ser últimamente una fuente inagotable de excentricidades y nos ofrece, como en este caso, historias que rozan lo surrealista. Un hombre ha construido su propiamansión en laazotea de un edificio residencial de 26 pisos enPekín.

Laconstrucción ilegal se encuentra en un complejo residencial llamado 'Park View', situado en eldistrito de Haidian, donde se concentran instituciones gubernamentales y universidades.

UN 'OASIS' A 26 PISOS DE ALTURA

El propietario de tal ilegalidad sería, según informa elSouth China Morning Post, Zhang Biqing, un practicante de la medicina tradicional china y dueño de una cadena nacional de clínicas de acupuntura.

Este hombre parece haberse propuesto saltarse a la torera todas las ordenanzas de edificación habidas y por haber. No contento con la construcción de unchalet de dos pisos, preso por una repentina nostalgia por la vida silvestre quizá, decidió rodear su construcción derocas falsas, árboles reales y hierba, cubriendo así toda la parte superior del edificio. Todo un 'oasis' a 26 pisos de altura.

EL SUEÑO SE ACABA

Este 'visionario' proyecto, que ha tardado más de seis en años en realizar, parece que tiene los días contados. Según informan los medios locales, el inquilino habría recibido este lunes unultimátum de las autoridades chinas.

Parece que las constantes quejas de los vecinos por el ruido, las goteras y el miedo a posibles daños estructurales no han caído en saco roto. Así que al señor Zhang se le ha instado a que desmantele la estructura en elplazo de 15 días o su complejo sufrirá unademolición forzosa.

En declaraciones al 'Beijing Morning News', el propietario parece mostrarse tranquilo. "Ya que me atrevo a vivir aquí,no me preocupan las quejas. Los personajes famosos vienen a mi casa a cantar. ¿Cómo se me puede detener?", reponde cuando se le pregunta por el ruido del que se quejan los vecinos.

Noticias relacionadas

NO ES EL ÚNICO CASO

El caso de este médico esnob no es el único. La mayoría de lasalteraciones arquitectónicas en China son ilegales. Miles de propietarios de las últimas plantas han añadido durante los últimos años a sus viviendas más habitaciones, incluso invadiendo el espacio público.