Urbanismo y medio ambiente

Aturem el Pla de Ponent pide la nulidad del proyecto que prevé construir 5.000 viviendas en Gavà

  • La plataforma incide en que el plan incumple 16 perceptos normativos en el momento de la aprobación del mismo

Eduard de Ribot en la puerta del consistorio de Gavà

Eduard de Ribot en la puerta del consistorio de Gavà / plataforma Aturem el Pla de Ponent

4
Se lee en minutos
Elena Martínez
Elena Martínez

Periodista

ver +

La plataforma Aturem el Pla de Ponent ha pedido la nulidad al Ayuntamiento de Gavà (Baix Llobregat) del proyecto de urbanización del Pla de Ponent, que prevé la construcción de alrededor de cinco mil viviendas en suelo hasta ahora no urbanizado. El representante de los intereses de la Plataforma, Eduard de Ribot, aseveró el lunes en la misma puerta del consistorio que el plan presuntamente "incumple hasta 16 perceptos normativos vigentes en el momento de la aprobación del proyecto de urbanización".

Entre las vulneraciones que apunta la plataforma, se encuentra la supuesta infracción del deber a preservar los terrenos con valores naturales, forestales, de conectividad natural y paisajística, ya que el proyecto "prevé la destrucción 12.400 árboles del conector biológico" entre el macizo del Garraf y el Delta del Llobregat. Otro aspecto relacionado con el anterior, Ribot destacó y que incluye dentro de la petición de nulidad es la vulneración de la Ley Forestal de Catalunya que prohíbe urbanizar bosques y espacios forestales y clasificarlos como suelo no urbanizable.

Según Jaume Grau, portavoz de la plataforma, el objetivo de la nulidad "es intentar parar por completo el proyecto, que no se hagan más pisos porque el lugar donde se quiere construir tiene mucha riqueza natural y riqueza cultural histórica". "Tenemos muchos argumentos para reclamar esta nulidad, o como mínimo, una reducción muy significativa" Insiste Grau.

Aunque sí que afirma que, si el Ayuntamiento se abre a negociar o a hacer una reducción de las obras, "también será una victoria, aunque nuestro objetivo es que no se haga, pero más que negociar, es salvar el terreno de los bosques de la ciudad". Ahora, el Ayuntamiento dispone de un plazo de seis meses para dar respuesta.

Esta no es la primera vez que el colectivo ecologista ha mostrado su oposición al Pla de Ponent, ya que se ha manifestado contra su desarrollo en múltiples ocasiones a lo largo de los últimos años. De hecho, las protestas contra el plan fueron también la primera acción coordinada que llevó a cavo la plataforma SOS Baix Llobregat i L'Hospitalet, que está compuesta por alrededor de una treintena de entidades que abogan por moratorias urbanísticas en sus respectivos municipios.

A día de hoy la propuesta de nulidad se encuentra en manos jurídicas del consistorio de Gavà.

"Beneficia a la ciudad, las personas y el entorno"

Desde el Ayuntamiento siempre han defendido el proyecto incidiendo en el valor económico del plan y como resulta ser "una de las intervenciones público-privadas en materia de vivienda y renovación urbana más importantes del Àrea Metropolitana de Barcelona".

El Pla de Ponent "es un planeamiento progresivo, que permitirá a largo plazo, en unos 15-20 años, desarrollar una serie de modificaciones que Gavà necesita". Aunque el Ayuntamiento incide en que el proyecto no solo habla de vivienda pública, sino que también vela "por la conservación de espacios naturales, de mejora de mobilidad y dotación de nuevos equipamientos, como el próximo tercer CAP del municipio que se situará en el barrio nuevo de Can Ribes"

Hace un año, el Ayuntamiento inició una campaña informativa para que la ciudadanía conociera el plan y la exalcaldesa de Gavà y actual ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, lo defendió afirmando que "beneficia a la ciudad, a las personas y al entorno" y que la implementación gradual en el territorio que se urbanizará es “compatible con la preservación de los valores naturales del sector”.

Eso sí, a día de hoy, el Plan se encuentra aprobado y el planteamiento cerrado, aunque el municipio insiste que "se está valorando la posibilidad de incorporar modificaciones y mejoras en el proyecto de urbanización".

Años de lucha contra el plan

El Pla de Ponent se presentó en 1993, pero no se aprobó hasta el año 2006 y, como tantos otros proyectos urbanísticos metropolitanos, se vio afectado por la crisis económica que lo paralizó durante años. Hasta ahora se han construido 143 viviendas protegidas en el nuevo barrio de Can Ribes en 2014 en una primera promoción del plan, a las que se sumarán otras 136 que están edificando actualmente en el mismo sector, que corresponden a una segunda promoción, y que pronto publicarán las bases para acceder a optar a ellos.

Noticias relacionadas

La plataforma junto a ecologistas y excursionistas llevan años denunciando el proyecto y no es la primera vez que se toman medidas legales de por medio para intentar parar el plan. A finales del año 2006 el grupo de la oposición del municipio ERC-Gavà tramitó una demanda contra el Pla de Ponent con la intención de parar el proyecto, aunque no llegó a más.

Más noticias de Gavà en la edición local de EL PERIÓDICO

Temas

Gavà