Cuando hasta Cruyff y Guardiola tenían siempre un ‘plan B’

Cuando hasta Cruyff y Guardiola tenían siempre un ‘plan B’
8
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

Hasta el famoso, popular y legendario técnico del Arsenal Arsène Wenger, el ‘mister’ que empezó a cambiar el fútbol en la Premier League y, ahora, Director Técnico de la FIFA, ha mostrado su decepción por el juego insistente e ineficaz de la selección española de Luis Enrique y, en un reciente informe presentado ante los medios en compañía del no menos mítico y popular delantero alemán Jurgen Klinsmann, su ayudante, ha venido a decir que o se juega con intención, con profundidad, por las bandas y se ataca con ganas o es imposible, no ya romper cualquier defensa, sino derrotar a cualquier rival.

He vuelto a dialogar, una vez confirmados los emparejamientos de cuartos de final del Mundial (Croacia-Brasil, Países Bajos-Argentina, Marruecos- Portugal e Inglaterra-Francia) con mis amigos Llorenç Serra Ferrer, Santi Cañizares, Víctor Muñoz y Ángel ‘Pichi’ Alonso, técnico, portero, centrocampista y goleador, para saber lo que piensan de lo ocurrido y reflexionar sobre esta dolorosísima eliminación, precipitada, temprana, de España, la única sorpresa de los octavos de final de la Copa del Mundo.

Sin alternativa

La primera conclusión es sorpresa y decepción absoluta por la eliminación “tan temprana y ante un rival inferior” de España. Y la segunda, es el empecinamiento de Luis Enrique en querer jugar siempre con el mismo sistema, que todos consideran estupendo, vistoso y muy eficaz “cuando se ejecuta a la perfección, con intensidad y con determinación”, pero señalan que la no existencia, por capricho del seleccionador, de un ‘plan B’, que, como reconoce el propio Serra Ferrer “hasta tenía Johan Cruyff, inventor de todo esto, colocando a Alexanco, a veces, de delantero centro o el propio Pep Guardiola, cuando no le sale bien su sistema”, es necesario cuando los partidos se atascan.

"Digan lo que digan algunos jugadores de la selección, todo es fútbol y todo vale en el fútbol para ganar un partido. Todas las maneras de jugar son válidas"

Llorenç Serra Ferrer / Entrenador mallorquín

“La decepción tras la eliminación de España es enorme”, explica Serra Ferrer. “Y lo es por diversos motivos, empezando por la crítica que han realizado algunos de los miembros de la selección al estilo de juego empleado por Marruecos. Partamos de la base, y eso ha de ser sagrado y respetado, de que todo, todo, es fútbol. No hay, contrariamente a lo que opinan muchos, una sola manera de jugar a fútbol. Marruecos tiene lo que tiene y sabe, perfectamente, a lo que juega. Trató de desesperar a España y lo consiguió. Ganó. Con suerte, sí, pero ganó. Nos guste más o menos cómo lo hizo”.

Serra Ferrer considera que 130 minutos dan para mucho y “España, lo siento, produjo muy poco y propuso menos. 1.019 pases sirven para poco. Sirven para nada si tiras tres veces a portería. Y de la tanda de penaltis, ya ni hablamos”. Es evidente que, ante la ineficacia durante 70 minutos, por ejemplo, debió haber un ‘plan B’, “pero Luis Enrique, un gran entrenador, se niega a tenerlo, a prepararlo, ni siquiera cree que vaya a necesitarlo. Y se equivoca. Siempre necesitas un ‘plan B’. Metes un gran driblador, que lo tenía; cambias el sistema; potencias las bandas o colocas dos 9, con lo que les provocas a los marroquís más dolores de cabeza que con un falso 9, eso es seguro”.

España, en la tanda de penaltis.

/ EFE/EPA/Neil Hall

“Es evidente que el fútbol directo es menos vistoso, pero en un Mundial se trata de ganar, de pasar de ronda. Esto no son lentejas, si quieres las comes y si no, las dejas, no, no, aquí hay que adaptarse. Repito, Cruyff antes y Pep (Guardiola) ahora, inventores de esta belleza de fútbol, tenían y tienen recursos para cambiar el juego, la intención, la propuesta de su equipo cuando la cosa no va bien. Pep hasta ha fichado a un gigante, cuando solo quería jugar con pequeños”, señala Serra Ferrer.

“Podríamos hablar dos días seguidos de la manera inútil que jugamos los 130 minutos ante Marruecos”, señala Pichi Alonso. “Podríamos reconocer que, llegados a la tanda de penaltis, entra la suerte, vale. Podríamos decir, que España compite mejor contra los grandes que contra los pequeños, perfecto. Pero lo primero que deberíamos pensar al observar cómo nos han echado del Mundial es que seguimos sin tener ese jugador diferencial que tienen los demás, que tienen las selecciones grandes, que tienen todas las favoritas, que tienen las selecciones que ganan”.

"Miremos la realidad: España carece de ese jugador diferencial, de ese goleador de 20 goles, que te salva los partidos"

Ángel 'Pichi' Alonso / Goleador del fútbol español

Para el goleador, España carece de un futbolista que vea gol con facilidad, que meta 20 o 25 goles por temporada. No existe. No hay alguien así en LaLiga, ni fuera de ella. “De tres cuartos de campo para adelante, nadie ha jugado como España. Pero ninguno de los de arriba mete miedo a nadie, ni se va de nadie. Ni Ferran, ni Asensio, ni Morata, ni Sarabia, ni Nico, ni Ansu, o este Ansu, al menos y así es imposible llegar lejos en un Mundial donde están Mbappé, Giroud, Vinicus, Neymar, Messi, Álvarez, Kane, ahora el portugués Gonçalo Ramos, que nos dejó boquiabiertos ante Suiza, y tanto otros. Debemos aceptar esa realidad. Esto es lo que hay. Y punto”.

Y, sí, claro, también Pichi coincide en que es “absurdo” no tener un ‘plan B’ aunque, luego, te resistas a aplicarlo “pero, tenerlo, lo tienes que tener”. Y propone, claro, intentar el pelotazo intencionado en busca de la segunda jugada, mandar a Rodrigo o a quien sea, de segundo 9, abrir las bandas con dos dribladores auténticos…”lo que sea, pero algo debes intentar, no puedes seguir sumando pases sin profundidad, ni sentido ofensivo”.

Decepción en los jugadores de España.

/ EFE/EPA/Tolga Bozoglu

“Yo, la verdad, pensé que, tras los últimos 20 minutos ante Alemania y el batacazo que nos dimos, que se dieron los jugadores también, también, contra Japón, habrían aprendido, pero el partido ante Marruecos me pareció de una impotencia absoluta y muy decepcionante. No porque te eliminen, que también, sino porque te elimina una selección que es inferior a ti. A mí, si en cuartos, me elimina Portugal, un equipazo, con grandes individualidades, mira, perfecto, pero Marruecos en octavos, me parece un golpe tremendo para el fútbol español”, comenta Víctor Muñoz.

El centrocampista todoterreno azulgrana también muestra su extrañeza y “hasta un punto de perplejidad” por el hecho de que, de entrada, Luis Enrique dejase en el banquillo a su teórico ‘hombre gol’, pues “Morata estaba en racha, no entendí esa decisión de arranque”. De la misma manera que tampoco entiende que reservase al goleador colchonero para la segunda parte o la prórroga.

"No entendí como, de entrada, dejas a Morata, tu goleador, que, además, está en racha, en el banquillo"

Víctor Muñoz / Centrocampista español

“Respecto a no tener ‘plan B’, evidentemente que coincido con todos de que es un error del seleccionador”, insiste Víctor. “Bueno o malo, eficaz o no, debes hacer algo. Pero…pero hay que tener en cuenta que cambiar el chip, cambiar el plan, cambiar la manera de jugar, en un equipo que solo sabe jugar de una forma que, encima, farda de jugar solo de una manera, no es fácil. Debes cambiar a los jugadores y, tal vez, no los tienes porque no los has convocado. Por ejemplo, no podíamos poner dos 9 porque solo tenemos uno, Morata, y ni siquiera salió de inicio, no cree en ellos. No es fácil, no. Esto no es apretar un interruptor y cambiar la manera de jugar. Pero, sí, algo debió hacer Luis Enrique”.

“Veamos”, explica Santi Cañizares, “yo no soy un fanático de este sistema de juego. Me gusta, sí, pero no más que otros. Estoy con el ‘mister’ Serra Ferrer: todos los sistemas son válidos, buenos y hasta ganadores si se ejecutan bien, a la perfección y, sobre todo, si se ejecutan con intención, con determinación y ganas de ganar”.

"Ante Costa Rica, tuvimos el balón con intención de golear; ante Marruecos, tuvimos el balón con miedo, solo para cuidarlo"

Santi Cañizarez / Portero internacional

“Nuestro problema ante Marruecos, como ante Japón, no tanto ante Alemania, fue que jugamos con temor, jugamos más a cuidar el balón que a utilizarlo para hacer daño. No hubo intención de profundizar, ni intención de atacar. Y así es imposible ganar”, comenta Cañizares.

“Comparto, ¡claro que sí!, la explicación de ‘Pichi’ de que carecemos de un goleador, de un Mbappé, de un Neymar, de un Kane, de un Messi, de un jugador diferencial, determinante, pero precisamente nuestra fuerza estaba en lo que mostramos ante Costa Rica, sí, que era Costa Rica, vale, pero aquel día enamoramos porque jugamos como equipo, con intención y determinación”, sigue contando Cañizares.

Noticias relacionadas

“Un grupo convencido, sin estrellas, como demostró Sergio Scariolo con su magnífica y ejemplar selección en el último Eurobasket, es un equipo ganador, tenga o no líder en la cancha. No hay nada mejor que el equipo sea el líder. Yo recuerdo al Valencia que derrotó a los galácticos y tengo también esa sensación”, comentó el portero.

“Y, sí, claro no puedo acabar sin criticar no tener variables, alternativas, dentro, incluso, del mismo fútbol tiki-taka, de 1.000 pases, a cuando se te atasca el juego y, sobre todo, porque llevas 70 minutos y has chutado dos veces a puerta. Eso, la verdad, no tiene sentido y es un grave error de Luis Enrique, empecinarse en jugar siempre igual”, sentencia el meta valenciano.