La Liga de Campeones

Messi y el PSG retan a Guardiola con el liderato del grupo en juego

.

  • «¿Qué cómo me lo voy a hacer para parar a Messi? Va a ser un poco complicado…», bromea el técnico del City

  • El Etihad está listo para una noche grande de fútbol, con el cartel de no hay entradas puesto desde hace días

Messi, junto a Mbappé, en un entrenamiento del PSG

Messi, junto a Mbappé, en un entrenamiento del PSG / Stephane Lecoqc / Efe

2
Se lee en minutos
Pol Ballús

Muchos retales del barcelonismo de antaño tienen cita este miércoles en Manchester. El City de Pep Guardiola recibe al Paris SG de Leo Messi, un duelo que una década atrás habría sonado a chiste de mal gusto, hoy se ha hecho realidad con abrumadora dureza. Muchas cosas han cambiado en la última década, pero otras ni un ápice. Como la admiración que el técnico de Santpedor mantiene hacia el astro argentino.

 “¿Qué cómo me lo voy a hacer para parar a Messi? Va a ser un poco complicado…», bromeó Guardiola en el análisis del encuentro que realizó en la previa. «Si a veces cuando Leo tiene el balón ni él sabe lo que va a pasar, imagínate cuando lo sabe. No puedo enseñar a mis jugadores como frenarlo porque es impredecible». Aunque si hay algo claro es que no primará la nostalgia esta noche en Manchester, todo lo contrario.

El choque decidirá el liderato del grupo A de la Liga de Campeones. Un billete dorado hacia los octavos de final que, a día de hoy, resulta muy preciado.

Al City tiene la ventaja de que le vale el empate para asegurar su clasificación y seguir como primero de grupo, aunque esto les obligaría a ganar en la última jornada en Leipzig. Conociendo a Guardiola, parece imposible que los celestes no salgan a ganar.

Máxima expectación 

El Etihad Stadium está preparado por una noche grande. Las entradas están agotadas desde hace semanas, algo muy poco común en Champions. El club es consciente de la expectación generada hasta tal punto que tiene preparado un espectáculo de luces específico para este partido, probablemente a la altura de los quirates que pisarán el césped de Manchester.

De Neymar Jr., que ha marcado contra todo equipo inglés al que se ha enfrentado en su carrera, hasta Mbappé, que volverá al gran escenario donde explotó en 2017 con la camiseta del Mónaco. Obviamente, pasando por Lionel Messi, la bestia negra del Manchester City. No hay jugador en el mundo que haya endosado más goles a los celestes en Champions que el rosarino, que suma un total de siete. Les guardarán las espaldas, entre otros, Marco Verratti, del cual Guardiola en la ida declaró estar “enamorado de este futbolista”, o Marquinhos. El central brasileño es también “uno de mis defensas favoritos”, como destacó el técnico catalán en septiembre. Incluso Sergio Ramos ha entrado en la convocatoria. Y aún con todo esto, por increíble que parezca, el PSG no parte como favorito.

Sin De Bruyne

Noticias relacionadas

El Manchester City lidera el grupo con dos puntos de margen respecto a los parisinos, que cedieron contra Brujas y RB Leipzig. De hecho, los de Guardiola crecen blindados por la gran carencia del PSG: el factor colectivo. Un sistema abrumador, compenetrado en la presión y sofisticado con el balón, que ha perfeccionado durante sus seis años en Inglaterra. 

 No podrá contar Pep con su principal solista, Kevin De Bruyne, aislado tras dar positivo por Covid-19, y tendrá la duda hasta última hora de su último gran fichaje, Jack Grealish. Nada que empañe una de las mayores congregaciones de talento, y millones, que se puede ver en el fútbol mundial.