Fase clasificatoria del Mundial-2022

Luis Enrique recupera el humor ante el España-Georgia

El técnico recuerda que la selección depende de sí misma para ir al Mundial e ironiza sobre su relación con los periodistas

Luis Enrique observa el último entrenamiento previo al España-Georgia.

Luis Enrique observa el último entrenamiento previo al España-Georgia. / Pierre-Philippe Marcou / Afp

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

La voz de Luis Enrique vuelve a tener volumen. El tono apesadumbrado del seleccionador en Solna tras la derrota en Suecia recuperó el vigor antes de la manejable cita con Georgia, el colista del grupo, en la que España se ve obligada a ganar para mantener la presión sobre el once nórdico y las opciones de reconquistar el primer puesto que da acceso directo al Mundial.

Luis Enrique está convencido de que España no faltará al evento, como no ha faltado desde el Mundial de 1978. El técnico recordó que la selección depende de sí misma. Tiene que asegurarse el segundo puesto y la repesca, algo que parece darse por descontado, y superar la eliminatoria a doble partido que se celebrará en marzo. Algo que no se sabrá hasta el desenlace del grupo en noviembre.

Hasta entonces, España tiene que ganarlo todo, empezando por Georgia y en Kosovo el miércoles. Luis Enrique huyó el triunfalismo al rememorar la angustiosa victoria en Tiflis (1-2), donde estuvo «a punto de un infarto».

España tuvo que remontar el marcador y no selló el triunfo hasta el minuto 92, gracias a Dani Olmo, ausente en esta ocasión. También falta Gerard Moreno, lesionado en Suecia y que dejó la concentración. No será el único cambio en el once titular. Habrá más, no como represalia a quienes cayeron en Suecia.

Luis Enrique habla con el grupo al comenzar la sesión preparatoria en Las Rozas.


/ Pierre-Philipe Marcou / Afp

«No soy gilipollas»

Luis Enrique aseguró que vio «muchas cosas positivas» tras revisar el partido del jueves y achacó a un sinfín de detalles las causas de la derrota, entre errores individuales, colectivos y el acierto de Suecia en el remate. Al final del encuentro, el técnico estuvo a punto de protagonizar un incidente con un espectador que le insultó.

Noticias relacionadas

«Me resulta curioso que podamos sufrir violencia verbal y estéis más preocupados de cual es mi respuesta y no condenéis el acto en sí», expuso, sin querer especificar el insulto sufrido ni dar más importancia, «acostumbrado a escucharlos». 

Un preámbulo para hablar de su relación con los periodistas, recuperando el humor, y abordar con ironía el trato benévolo que recibe y que le permitirá encontrar un equipo cuando deje la selección: «No os doy lo que os gustaría que os diera, No soy gilipollas, sé lo que puedo esperar de vosotros y sabéis lo que podéis esperar de mí», comentó.