Georgia-España (1-2)

España salva sobre la bocina un triunfo agónico en Georgia

El equipo de Luis Enrique volvió a tener ingentes problemas para generar peligro y no se dejó otros dos puntos en la clasificación para Qatar gracias a un gol de Dani Olmo en el descuento

Dani Olmo y Morata celebran el gol de la victoria de España en Georgia.

Dani Olmo y Morata celebran el gol de la victoria de España en Georgia. / Kirill KUDRYAVTSEV / AFP

Se lee en minutos

El empate de la primera jornada de la fase de clasificación para el Mundial 2022, ante Grecia, obligaba a España a ganar en Georgia para conservar sus opciones de ir a Qatar el próximo año. Así las cosas, la derrota momentánea al descanso tuvo que infundir una tensión indescriptible en el vestuario de Luis Enrique, esa que se liberó de golpe con el gol de Dani Olmo en el descuento con el que la selección salvó una victoria muy sufrida, lejos de la brillantez, en un partido que deja en evidencia todos los problemas del equipo, incapaz de generar peligro con regularidad e impotente ante un rival de las clases más bajas de Europa. 

El partido tenía aroma añejo, además de por los casi 16.000 aficionados que había en las gradas del Borís Paichadze de Tiflis, porque España se encontró enfrente a una Georgia reivindicativa, contestataria, que se rebeló ante su condición de equipo humilde e intentó atacar con todo lo que tenía. También porque la selección se jugaba las habichuelas en un lejano país de Europa del Este, y porque para ganar tuvo que tirar de más garra que nunca, sin capacidad para imponer su superioridad preconcebida. 

La selección repleta de jóvenes talentos de Luis Enrique, con Pedri y Bryan Gil a la cabeza, se reveló demasiado bisoña e inexperta para las dificultades que se presentaban. Volvieron los problemas de verticalidad y desborde en el ataque español y el seleccionador no podrá alardear de su rendimiento defensivo. 

Mejor inicio georgiano

Aunque el exacerbado entusiasmo georgiano en la presión incomodó de inicio a la selección, el equipo de Luis Enrique puso en liza una velocidad en la circulación de balón y una voracidad en la recuperación que le dio una iniciativa momentánea, escasa de ocasiones, solo un tiro de Ferrán Torres en una jugada embarullada que terminó siendo la mejor llegada española antes del descanso. 

La Georgia de Sagnol se reveló como un equipo atrevido y vertiginoso en el contragolpe, tanto que le sacó dos amarillas a defensas españoles antes del cuarto de hora. Es más, tuvo que aparecer Unai Simón para evitar el primer gol georgiano.

El partido tuvo ritmo y brío, pleno de intensidad, pero con una versión de España de nuevo escasa en la creación. El rival no se encerró en su área, como en el último partido, pero la primera parte pasó sin pena ni gloria para los atacantes españoles, de nuevo con un dominio esteril, inocuo, a una velocidad menos que los bravos defensores georgianos.  

Se estaba jugando a lo que quería Sagnol, sin llegadas para España y con posibilidades para Georgia. Así, justo antes del descanso, el joven de 20 años Kvaratskhelia coronó su gran primera parte con un gol que dejó a la selección española en una situación crítica, a 45 minutos de dejar muy en entredicho la clasificación para Qatar 2022. 

Remontada de milagro

No se revirtió tras el descanso la lucha sin cuartel de una Georgia impulsada por un resultado soñado. Al contrario, el juego de España era precipitado, a trompicones, pero así consiguió empatar antes de la hora de partido, antes de haberlo merecido con claridad. El gol fue un reflejo de lo que era la selección en el partido: un centro lateral inesperado tras una jugada a trompicones que remató Ferrán Torres con lo justo en el segundo palo. La asistencia fue de un Jordi Alba que aportó casi toda la verticalidad del equipo español, asistido por la clarividencia de Pedri, en medio de un ataque tan masivo como poco ordenado, en tromba, como intentar abrir una puerta a empujones en vez de con la llave. 

Noticias relacionadas

Así, llegaron los últimos minutos sin intervenciones de mérito del portero georgiano, pero en el descuento llegó una victoria ya inesperada, con un tiro lejano de Dani Olmo que se coló por la escuadra tras el despeje en falso del portero.

Ficha del partido:

GEORGIA 1

ESPAÑA 1

Georgia: Loria (4); Giorbelidze (4), Dvali (6), Kashia (6), Kakabadze (7); Kankava (8), Gvilia (6); Lobjanidze (6), Kiteishvili (7), Kvaratskhelia (9); Zivzivadze (6). Técnico: Willy Sagnol (8). Cambios: Kvilitaia (6) por Zivzivadze (m. 61), Beriodze (5) por Lobjanidze (m. 70), Shengelia (3) por Kiteishvili (m. 70), Chabradze (sc) por Kakabadze (m. 70), Kvekveskiri (sc) por Kvaratskhelia (m. 78).

España: Unai Simón (5); Pedro Porro (5), Éric García (7), D. Llorente (4), Jordi Alba (8); Fabián (6), Busquets (5), Pedri (7); Ferrán Torres (6), Morata (5), Bryan Gil (5). Técnico: Luis Enrique Martínez (4). Cambios: Dani Olmo (8) por Bryan Gil (m. 45), Íñigo Martínez (6) por D. Llorente (m. 45), Thiago (4) por Fabián (m. 58), M. Llorente (6) por Pedro Porro (m. 64), Oyarzabal (5) por Busquets (m. 72). 

Goles: 1-0 (m. 43) Kvaratskhelia. 1-1 (m. 55) Ferrán Torres. 1-2 (m. 92) Dani Olmo.