07 jun 2020

Ir a contenido

DECISIÓN HISTÓRICA

La Liga de Primera y Segunda A se suspende

Las dos próximas jornadas, al menos, no se jugarán en el fútbol profesional español

El Madrid está en cuarentena y se aplaza su partido de Champions

Alejandro García

Vista sin público del estadio de Ipurua de Eibar, donde se disputó el último partido de La Liga.

Vista sin público del estadio de Ipurua de Eibar, donde se disputó el último partido de La Liga. / EFE

La gesta europea del Atlético de Madrid en Liverpool hubiera quedado por sí misma en los libros de historia, pero va camino de afianzarse como momento trascendental más por la acción pandémica del coronavirus que por el resultado. El día siguiente trajo, entre otra cascada de cancelaciones en el deporte mundial, la suspensión de La Liga, del Manchester City-Real Madrid de Champions o de un amistoso de la selección. 

En una decisión histórica y sin precedentes, al menos las dos próximas jornadas de Primera y Segunda División quedan suspendidas. La crisis del coronavirus, que ya había deparado partidos sin público y había clausurado las competiciones no profesionales, alcanzó de forma inevitable al fútbol profesional, a la espera de la evolución de los contagios y de los equipos en cuarentena antes de tomar una decisión sobre el futuro de la competición. 

Después de que se conociera un caso positivo en la plantilla de baloncesto del Real Madrid, que ya está en cuarentena como el equipo de fútbol y como todo aquel con el que comparte instalaciones, se precipitó una decisión que La Liga era reacia a tomar: “Se acuerda la suspensión, al menos, de las dos próximas jornadas”, confirmaba el comunicado, antes de observar que se evaluarán de nuevo las medidas a tomar tras “la finalización de las cuarentenas decretadas”, terminaba.

Suspensión europea

Con el equipo de Zidane confinado en sus hogares bajo cuarentena recomendada, era imposible realizar el viaje a Inglaterra para disputar el partido de Liga de Campeones ante el Manchester City que estaba previsto para la próxima semana. Pese a que la UEFA ha aplazado hasta el próximo martes cualquier decisión trascendental sobre las competiciones europeas, el equipo inglés oficializó la suspensión del partido horas después. Ante la misma situación está el Juventus-Olympique de Lyon, también previsto para la semana que viene, y suspendido por la cuarentena de los italianos tras el positivo del central Daniele Rugani. 

El parón en el fútbol español y su incierto futuro ya ha afectado a la final de la Copa del Rey, oficialmente aplazada y en busca de nueva fecha, así como a la selección de Luis Enrique, que iba a jugar un amistoso ante Países Bajos el 29 de marzo que ha sido suspendido y tiene previsto otro el del día 26 ante Alemania en Madrid que está en el aire.

Rubiales comanda la crisis

Después de la suspensión del fútbol español y de una reunión a tres bandas entre La Liga, la RFEF y AFE, compareció el presidente de la Federación Luis Rubiales para tomar la iniciativa en la crisis: “El día 25 de marzo volveremos a evaluar la situación y se tomarán nuevas decisiones en función del nivel de dificultad que presente la situación”, explicó el presidente.

Rubiales aclaró pocas cosas sobre las múltiples preguntas que surgen entorno al futuro del fútbol: “Le corresponde a UEFA tomar las decisiones sobre la Eurocopa”, repitió varias veces. “No hemos llegado al escenario de pensar qué hacer si no se puede jugar más La Liga. Se buscarán soluciones cuando llegue el momento, cada día cambia el escenario”, explicó. 

Pérdidas millonarias

Lo cierto es que no se puede saber si se volverá a jugar esta temporada, pese a que no se ha dejado de disputar una temporad de fútbol en España desde 1939, tras el final de la Guerra Civil, y es una posibilidad que supondría una pérdida de 600 millones de euros, según La Liga. Aún así, se contemplan todos escenarios: entre el improbable que en quince días se pueda volver a la actividad normal, hasta el de tener que suspender lo que resta de temporada. Para el peor caso, habría que otorgar títulos, plazas de competiciones europeas o ascensos y descensos, con la preocupación que conlleva para los implicados como el Espanyol, actual colista de Primera. 

“Vamos a trabajar en todos los escenarios que se pueden dar a partir de ahora”, había empezado diciendo el presidente de la Federación, mientras alababa la coordinación en las decisiones, antes de amagar con un palo a La Liga que concretó después: “Había una resistencia obvia desde La Liga a la suspensión, ellos querían seguir jugando a puerta cerrada, pero teníamos que impulsar nuestra decisión a través del convenio de coordinación. Estamos contentos con que sigan el camino que ha marcado la Federación”, sentenció Rubiales.