Sofás como camas

Sorprendente: Elon Musk convierte oficinas de la sede de Twitter en…¡dormitorios!

La ciudad de San Francisco abre una investigación tras la denuncia de que los trabajadores acaban durmiendo en las oficinas al imponer el magnate trabajar largas jornadas de forma "extremadamente dura"

Sorprendente: Elon Musk convierte oficinas de la sede de Twitter en…¡dormitorios!

Reuters

2
Se lee en minutos
El Periódico

El dueño Twitter, el magnate Elon Musk, ha reiterado su objetivo de llevar a la red social a la senda de la solvencia en un contexto de perdida flagrante de ingresos por publicidad a causa de todas las polémicas generadas por las diferentes polémicas a causa del descenso en el control de los mensajes de odio.

Para ello cuenta con una plantilla diezmada tras fulminar a la mitad de sus 7.500 trabajadores el pasado 4 de noviembre alegando cuestiones económicas y que centenares renunciasen a trabajar largas jornadas y de forma "extremadamente dura", como han asegurado los empleados.

Semanas después de este ultimátum, los trabajadores que han decidido quedarse para "trabajar muchas horas a alta intensidad", tal y como rezaba el mail que el dueño de Twitter envío a sus empleados, han visto que el magnate no iba de farol.

Tal y como ha señalado el medio Bussines Insider, los empleados que quedan en la la sede central de la red social de la localidad estadounidense de San Francisco usan sus instalaciones tanto como oficina, su función original, como de improvisados dormitorios.

Las imágenes que un periodista de la BBC ha publicado sobre las instalaciones, con sofás reconvertidos en camas, armarios, lavadora y hasta lo que podría ser un dormitorio para el propio Elon Musk, han sido motivo para que el Departamento de Inspección de Edificios de San Francisco haya decidido abrir una investigación para asegurarse que "el edificio se está utilizando tal y como se había previsto".

Noticias relacionadas

Este apertura de expediente ha soliviantado a Musk, que ha criticado que la ciudad de San Francisco "ataca a las empresas que proporcionan camas para los empleados cansados en lugar de asegurarse de que los niños estén a salvo del fentanilo. ¿Dónde están vuestras prioridades?".

A pesar de la controversia, Musk mantiene su empeño de intentar reflotar una empresa que debe afrontar la huida de buena parte de sus anunciantes y numerosas polémicas que están lastrando su imagen.