Ir a contenido

UN PERSONAJE ICÓNICO

Joker: la enfermedad detrás de la risa compulsiva del villano de Joaquin Phoenix

Los ataques incontrolados que sufre Arthur Fleck se corresponden con los síntomas de una rara tipología de epilepsia

El Periódico

La característica risa histriónica e incontrolada del Joker corresponde con los síntomas de una patología mental.

La característica risa histriónica e incontrolada del Joker corresponde con los síntomas de una patología mental.

La risa histérica, descontrolada, compulsiva que le sobreviene al Joker que interpreta magistralmente en el filme Joaquin Phoenix cada vez que se enfrenta a una situación tensa es un síntoma de una rara enfermedad mental que sufren algunas personas. La risa suele ser sinónimo de alegría y conlleva innumerables beneficios psíquicos y físicos, pero en el caso del personaje de Arthur Fleck las carcajadas exageradamente histriónicas y perturbadoras le impiden articular palabra y en algunas ocasiones le producen un nudo en la garganta que no deja pasar el aire. En varios momentos de la cinta de Todd Phillips, el personaje de Fleck experimenta uno de esos ataques de risa y, para que la gente de su alrededor comprenda lo que le está pasando, muestra una tarjetita en la que avisa que es algo involuntario, pues padece un trastorno mental.

La película no especifica cuál es esa enfermedad mental, si bien el personaje toma siete tipos distintos de medicación, garabatea en un diario sus pensamientos más oscuros y visita regularmente a una asistente social, que le hace las veces de psicóloga. Fleck lamenta tener que intentar ocultar su enfermedad mental para ser socialmente aceptable: "La peor parte de tener una enfermedad mental es que la gente espera que te comportes como si no la tuvieras", escribe en su diario de terapia o libro de chistes.

Pero, ¿qué tipo de enfermedad puede provocar tal reacción? O, ¿es tan solo un elemento más del guión de la película?

Un tipo de epilepsia

En un artículo de la BBC que aborda el tema, en el Día Mundial de la Salud Mental, que se celebre este jueves, 10 de octubre, el doctor Francisco Javier López, coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología, describe que la risa descontrolada e involuntaria sí es el síntoma de toda una serie de condiciones médicas y, en el caso del personaje interpretado por Phoenix, podría tratarse de una "crisis de epilepsia gelástica". En realidad, se trata de un tipo de crisis epiléptica "muy infrecuente". "Se calcula que representa el 0,2% del total de todos los tipos de crisis epilépticas", especifica el doctor.

"La característica es que es una risa que aparece de forma inapropiada, y al paciente no le supone alegría, es inmotivada", agrega.

Estrenos de la semana, tráiler de ’Joker’ 2019. / ACN VÍDEO

Para preparar este aspecto de la personalidad de su personaje en la película 'Joker', Phoenix ha explicado en varias entrevistas que se inspiró en vídeos de personas que sufrían estos molestos ataques. Uno de ellos le impresionó especialmente, pues era un paciente que mientras sufría el arrebato se llevaba las manos al cuello con expresión de auténtico dolor. Algo tan impactante, que decidió añadirlo a su personaje.

Tumores en el hipotálamo

La causa más frecuente de este tipo de epilepsia "es una pequeña tumoración en el hipotálamo que llamamos hamartoma hipotalámico, pero también puede deberse a otras causas como crecimientos tumorales en los lóbulos frontales o temporales", detalla López. Además, estas "crisis gelásticas suponen un estrés añadido, porque si uno tiene una crisis (de las otras) y pierde la conciencia, no pasa nada, pero si estás consciente y te ríes en situaciones inoportunas, eso provoca un sufrimiento importante", añade.

Para controlar estos arranques incontrolados de carcajadas -más frecuentes en adultos mayores de 20 años que en niños- se usan fármacos antiepilépticos, y si así tampoco, se recurre a la cirugía.

El doctor Francisco Javier López subraya que el aspecto violento que cada vez se vuelve más importante en la personalidad de Arthur en la película no tiene nada que ver con los síntomas de este trastorno.

Otras patologías neurológicas también pueden dar lugar a esa clase de risa explosiva. Por ejemplo, detalla el especialista, se da en "pacientes ancianos con enfermedades neurodegenerativas".

Sigue a Extra en Facebook

Temas: Batman