Ir a contenido

Triunfa en Facebook

El cirujano que baila con los niños y triunfa en las redes

Tony Adkins, de 42 años, pretende crear un ambiente divertido para que los niños puedan evadirse de su enfermedad y mejorar su ánimo

María Aragón

El cirujano que baila con los niños y triunfa en las redes

Tony Adkins ya es el cirujano más famoso del mundo, y no precisamente por su trabajo, sino por cómo ha mostrado a través de las redes sociales la alegría que transmite a sus pacientes, a niños, a través de divertidos bailes. 

En el Hospital Orange County de California, este neurocirujano de pediatría baila y canta con sus pacientes para evadirse de la enfermedad y crear un ambiente divertido para ellos. Gracias a sus vídeos en Facebook e Instagram, tiene miles de seguidores que aplauden su método.

Se ha ganado el apodo 'Dancing Doc', el doctor que baila, y dice ser el "protector de la magia de la infancia". En diferentes entrevistas, alega que hay varios estudios que demuestran que cuando las personas ríen y sonríen se vuelven más interactivas y tiene un efecto poderoso en el cerebro. "Tiene valor clínico", explica en Daily Mail. "Sobre todo para las habilidades físicas, movilidad y recuperación".

En un blog de medpagetoday, el propio cirujano explica el motivo por el que baila con ellos. "Me encontré a Jordan, de 12 años, con la cabeza entre las manos en la recepción del hospital", relata. "Mis pacientes suelen tener duros dolores de cabeza y necesitan un lugar para escapar. Este niño tuvo leucemia y tiene un historial de dolores de cabeza que requieren que asista al hospital muchas veces". 

Por eso, no solo se toma su trabajo como cirujano seriamente, sino la necesidad de crear un ambiente positivo para los críos. "En mi especialidad ves las peores situaciones para los niños, así que creo importante crear un ambiente de diversión para ellos, porque reír y hacer tonterías es la mejor medicina".

Lo sabe él mismo, que salió gracias al baile de una adolescencia complicada moviéndose en una pandilla por el barrio, como explica en The Orange Country Register.

Y concluye: "Muchos pacientes no pueden mover las manos o las piernas. Bailar con ellos les ayuda a despejar la mente de la enfermedad. Lo uso como terapia para hacer que los niños se sientan mejor en los peores momentos. Por eso bailé con Jordan y mostramos nuestra fiesta al mundo".