Ir a contenido

MODALIDADE DE VÍDEOS ASMR

Cortar jabón, nueva obsesión 'relaxing' en Youtube e Instagram

Hacer pedacitos una pastilla con un cúter provoca una sensación placentera en el cerebro de relajación y enorme satisfacción

Laura Estirado

Los sonidos y las imágenes de gente cortando pastillas de jabón con un cúter son la última moda relaxing en las redes. / YOTUBE

La "respuesta sensorial meridiana autónoma" no consta en la Wikipedia como una parafilia, pero deben ser primas hermanas. El neologismo ASMR -Autonomous Sensory Meridian Response-, una respuesta aún por verificar por la ciencia, es una sensación placentera de calidez y relajo a un tiempo y que se acompaña de un hormigueo en el cuero cabelludo y en otras zonas, como la columna vertebral. En términos coloquiales, lo que en las redes se conoce como "orgasmos cerebrales".

Gente susurrando a un micro, tocando pinceles, abriendo cajas, golpeando la mesa con las uñas o manipulando instrumental de barbería. Youtube lleva un tiempo relajando al personal con estas prácticas, a la que ahora se suma -también en Instagram- una nueva de lo más desconcertante: gente armada con un cúters cuarteando pastillas de jabón olorosas y de cremosos colorines (delirio millennial que algunos más viejunos relacionarán con el making off de la receta de las migas y la forma de rebanar el pan seco).

¿Qué hay detrás de este fenómeno viral? Una señora responde en uno de los vídeos que circulan por la popular plataforma que "el jabón hace un buen sonido cuando cae". 

Como las fichas de dominó

Es algo parecido al ruido de las fichas de dominó cuando caen una tras otra en una fila interminable. He aquí un ejemplo con una pastilla:

La pestaña #soapcutting supera en Instagram las 172.000 publicaciones de fotos y vídeos con pastillas Dove, Fax y Palmolive deconstruidas en cubitos y pétalos de rosas (jabón cortado en obleas curvas que crujen al romperse entre los dedos).

Para algunos estos vídeos es una forma de relajarse, sin embargo, hay gente que llega a sentir "orgasmos cerebrales". En realidad se trata de "una descarga eléctrica placentera", un "hormigueo", como el que provocan los masajeadores para la cabeza en forma de arañas de patas largas.

Sigue a Extra en Facebook