Ir a contenido

Esta chica provoca 'orgasmos cerebrales'

Una catalana con base en Barcelona está en los 'top 10' de ASMRtist: 'youtubers' que provocan por vídeo chutes de hormigueos en la cabeza. Está escribiendo un libro

Ana Sánchez

Mireia –NekoASMR en Youtube– toca la cámara con un pincel, como suele hacer en sus vídeos para provocar ASMR. Tiene 21.000 suscriptores.   / ELISENDA PONS

Mireia –NekoASMR en Youtube– toca la cámara con un pincel, como suele hacer en sus vídeos para provocar ASMR. Tiene 21.000 suscriptores.  
Mireia imita ante la cámara de fotos otro gesto habitual en sus vídeos: masajear al aire ante la pantalla.  

/

Das al ‘play’ y aparece una chica con un pincel en la mano. Sin pintura. Susurra a cámara y comienza a dar toquecitos a la pantalla -puc, puc, puc- como si fuera a atravesarla de un momento a otro. Hace sonidos con la boca: “Sk, sk, sk, sk”. Ahora se pone a masajear el aire con las manos... El vídeo es tan surrealista como hipnotizante. Así, 32 minutos, 27 segundos. Lo más probable es que antes de llegar al final uno se quede dormido. Pero buena parte de los seguidores de este canal de Youtube habrán sentido un orgasmo cerebral.

Nombre oficial: ASMR. Tiene más entradas en Google que  Mario Casas. Hasta lo nombran en ‘Gran hermano’ con la naturalidad con la que dicen ‘edredoning’. Hay una concursante que siente -dice con empaque teatral- “orgasmos mentales” en directo.

"Cualquiera que lo llame 'orgasmo' sabiendo exactamente lo que es es que ha tenido una vida sexual muy pobre", dice Mireia

Nombre completo: Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma, según sus siglas en inglés. Hace años que se extiende por internet como  “los-enigmáticos-orgasmos-cerebrales”. Todo el mundo los llama “orgasmos” menos -qué cosas- quienes los provocan. “Es que no es un orgasmo”, dice Mireia resignada. Es la chica del vídeo: NekoASMR, en Youtube. “Neko significa gato en japonés”, justifica su apodo. Ella tiene tres en casa, nació el Día Internacional del Gato y estudia japonés. Dice su edad solo si es ‘off the record’. Aparenta 10 años menos. La incluyen en los ‘top 10’ de ASMRtist. Así llaman a los ‘youtubers’ que provocan estos chutes de hormigueos en la cabeza. Es la única que graba vídeos desde Barcelona. “Creo que ahora mismo, sí”.

Hace tres años que creó su canal ASMR. “Porque vi el vídeo de una chica que explicaba lo que era”, recuerda. “Yo pensaba que lo notaba todo el mundo”. Ella lo sintió por primera vez con 5 años. “Vi a una compañera pintar y me quedé embobadísima”. Los sigue sintiendo, pero ahora también los provoca. Tiene más de 21.000 suscriptores.

Los llaman afectados por ASMR, como si tuvieran un virus. “No hay forma de decirlo que no suene mal”, se ríe. Dicen que le ocurre a un 1% de la población, al 0,1%... “No se sabe”, zanja Mireia. Solo se han hecho dos estudios, añade. Uno de ellos, el de Barratt and Davis apunta a que podría servir para hacer terapias, explica. ¿Aunque no tengas ASMR? Hay mucha gente que lo nota relajante, responde. Habla del tema de carrerilla. Está terminando de escribir un libro. ¿La conclusión? “Que hay que estudiarlo”, se ríe. La última investigación que ha colgado en su blog lleva una ristra de cerebros radiografiados. “Han demostrado que no nos lo inventamos –sonríe-. No estamos locos”.

COSQUILLEO Y RELAJACIÓN EXTREMA

Hay quien lo describe como “una descarga eléctrica placentera”. Hablan de “hormigueo”, “cosquilleo”, "pelos como escarpias". Lo comparan con el efecto de los masajeadores de cabeza en forma de araña. Empieza por la coronilla, quizá por la nuca, se extiende por cuello, espalda, brazos. Nadie del mundillo ASMR lo llamará “orgasmo”. “Suena muy sexual y no tiene nada que ver”, dice Mireia. "Cualquiera que lo llame 'orgasmo' sabiendo exactamente lo que es es que ha tenido una vida sexual muy pobre", se ríe. ¿Y qué es? “Es una relajación muy profunda -describe-, atontamiento. La sensación de placer es la mezcla del cosquilleo y la relajación extrema”. Hay quien nota algo parecido con la música, compara. “Notan cosquilleo, pero más por la frente, con música épica”.

"Hay gente que nota ASMR cuando alguien hace las cosas mal. Por ejemplo: tocar mal un instrumento”

Vocabulario para principiantes: “trigger” = disparador. “Lo que te provoca el ASMR”, añade Mireia. “Un estímulo visual, auditivo, lo que sea”. Dicen que hay cuatro básicos: “Susurros, atención personal, sonidos crujientes y movimientos lentos”. “A grandes rasgos, sí, pero depende muchísimo de la persona”. ¿Lo que más funciona? “Tocar la cámara con cualquier cosa. Y los sonidos con la boca. Hay una sílaba -“sk”- que funciona muchísimo. Los ‘roleplays’, también. Hablar como si fueras una peluquera, una esteticién… Parece un fetiche, pero no”. No son vídeos sexuales, insiste. “Hay mucho perturbado –mueve la cabeza–. Pero si no tienes una mente sucia, ves que el vídeo no es nada sexual”. ¿Lo más surrealista? “Me consta que hay gente que nota ASMR cuando alguien hace las cosas mal. Por ejemplo: tocar mal un instrumento”.

A propósito: la concursante de ‘Gran hermano’ dice tener “98% de ASMR” porque “hizo un test”, ironiza Mireia. “He investigado mucho y lo de los test –ríe– no es nada serio”.