Ir a contenido

'LOOK' 'TRENDING TOPIC'

Cristina Pedroche, el discurso feminista y el no-vestido campanero

"Que quede claro que 'no es no' y que nos queremos vivas", clamó la presentadora contra la violencia de género

Laura Estirado

Cristina Pedroche y Alberto Chicote dieron las Campanadas de Antena 3.

Cristina Pedroche y Alberto Chicote dieron las Campanadas de Antena 3.

Como ya es tradicional, Cristina Pedroche ha vuelto a ser trending topic en Nochevieja y Año Nuevo. Pero este 2018, además de por su vestido -o, en esta ocasión, su no-vestido, pues se trataba de un mono de tul transparente-, por un encendido discurso en contra de la violencia género. La misma lacra que el año pasado segó la vida de medio centenar de mujeres o la que también truncó los sueños de la joven Diana Quer, cuyo cuerpo encontró este domingo la policía 496 días después de que su asesino, 'El Chicle', lo arrumbase en una nave abandonada en A Coruña. Por eso, conocedora de su tirón televisivo (ayer, en Antena 3, junto al chef Alberto Chicote), Pedroche aprovechó para pedirle al 2018 "algo que no es típico en las Campanadas. Me gustaría que fuera el año de la tolerancia cero contra la violencia de género".

Aún vestida de rojo con un modelo princesa de larga cola, la colaboradora de Zapeando (La Sexta) pidió que este año que acabamos de estrenar sea "el año del fin de las violaciones y del acoso verbal o sexual. Que este año en el que entramos por fin quede claro que 'No es no', y que nos queremos vivas". Primerísimo primer plano: "Y también pido de todo corazón que en el 2018 se acabe el juicio sobre nuestro cuerpo. No solo nos duelen los golpes. Valemos muchísimo y nos merecemos todo el respeto".

Vestido "superfeminista"

¡Bravísimo!

Y, dicho lo cual, la modelo de Vallecas dio paso al momentazo de la noche: se despojó del primero y pomposo atuendo y se quedó prácticamente en cueros con el vestido "superfeminista", tal como anunció en días anteriores. Porque, como ya ha explicado otros años, Pedroche reclama la libertad de ir vestida como a una le dé la real gana. 

El mono color carne de tul con bordados blancos -y algo raro detrás que servía para esconder el micro- lo ha vuelto a confeccionar Hervé Moreau, director artístico de Pronovias, y recordaba muy mucho al modelo con el que Pedroche sorprendió hace dos años (pero esta vez, en lugar de falda tenía perneras). En las redes pronto se percató la audiencia del detalle, que dio pista libre a una lluvia de comentarios y memes. Una tradición ya en Nochevieja.

El resto de las 'teleuvas'

Aunque la refulgente y despampanante figura de Cristina Pedroche centró el grueso del interés mediático (al menos en las redes), el resto de las cadenas también ofrecieron su ración de uvas con estrellas, aunque la mayoría se mantuvo en una línea bastante más tradicional.

Quim Masferrer y Ruth Jiménez, en Televisió de Catalunya

La selección de 'El Foraster' Quim Masferrer para dar las campanadas de TV-3 fue criticada por medios de ámbito estatal por sus declaraciones a favor del 'procés' y haber presentado actos de la ANC y de Òmnium (llegaron a calificar el 'show' como las "campanadas del odio"). Así, había una cierta expectación por ver si habría algun dardo por parte del actor y humorista, que presentó el 'show' junto a Ruth Jiménez. Pero no fue así. Al margen de referencias muy suaves sobre que la multitud congregada en la avenida Maria Cristina ("No es una manifestación, ni de protesta contra nada") y que el número 2018 le gusta mucho más que el 155 ("que és lleig"), la retransmisión se mantuvo dentro de la habitual línea festiva, piropos cruzados por los modelitos elegidos y un estudiado beso final en los labios, en la que ella tomó la iniciativa para que todo fuese políticamente correcto.       

Anne Igartiburu y Ramón García, en RTVE 

Si alguien se volvió a llevar el gran premio a la retransmisión más tradicional (por no decir repetitiva e incluso antigua), esta fue, un año más, RTVE (que la emitió simultánemante por TVE-1, La 2, TVE Internacional y RTVE.es). Así volvimos a ver a los veteranísimos Anne Igartiburu (13 'campanadas' a sus espaldas) y Ramón García (16 'campanadas'), que, desde el 2005, ya suman como pareja de la madrileña Puerta del Sol cinco años. La ventaja de este peculiar día de la marmota es que no hay sorpresas: Anne, con un despampanante -y tradicional- vestido rojo similar al del año pasado, y Ramontxu, con su sempiterna capa española. Como bien dijo el presentador: "Aquí estamos los de siempre, donde siempre, para hacer lo de siempre el día 31. Eso se llama tradición, y lo vamos a hacer con todos ustedes como es habitual en RTVE". Pues eso. Solo Anne se atrevió a romper la línea com un tema actual: una muy apropiada referencia a la violencia machista, por el caso de Diana Quer.  

María Patiño, , Mila Ximénez, Kiko Hernández, Terelu Campos y Lydia Lozano, en Mediaset.

Mediaset España lo apostó todo (la emisión fue simultánea en Tele 5 y Cuatro) por las estrellas de uno de sus programas más populares, 'Sálvame'. Fue un quinteto que, efectivamente, suele conectar muy bien con un tipo de audiencia que también se puede catalogar como popular. Así, Terelu Campos, María Patiño, Lydia Lozano, Mila Ximénez y Kiko Hernández se encargaron de amenizar el 'show' de las campanadas con su habitual desparpajo y poco guion, en el que destacaron los momentos emotivos (hubo lágrimas por los que nos han dejado), los saludos al pueblo desde el balcón y los piropos de unos y otros hacia sus respectivos modelitos. Eso sí, los vestidos festivos del veterano cuarteto, tanto por su hechura como diseño, compiten en otra liga que la de Cristina Pedroche.

e

Iñaki Cano y Cristina Pardo, en La Sexta.

Fiel a su línea de cadena informativa, el grupo Atresmedia separó La Sexta de A-3, y ofreció una atípica retransmisión de campanadas a cargo de periodistas de la casa: Iñaki Cano y Cristina Pardo. Eso sí, todo desde la Puerta del Sol. Sin desmerecer en un 'show' que de noticioso tiene bien poco, ambos estuvieron sueltos, y dieron la sensación de divertirse. Eso sí, ella pareció pasárselo mejor; especialmente cuando le tuvo que recordar a Iñaki que sí, que era Cristina, pero no Cristina Pedroche. Sea o no un lapsus, parece claro que la estrella 'transmedia' de la noche fue la inefable Pedroche.