Ir a contenido

BOMBA CALÓRICA

Patatas fritas con chocolate, la última chaladura de McDonald's en Japón

La cadena de 'fast food' espera recuperar con este postre la sangría de clientes del último año

Laura Estirado

Patatas fritas con las dos salsas de chocolate que ofrece estos días McDonalds en Japón.

Patatas fritas con las dos salsas de chocolate que ofrece estos días McDonalds en Japón.

Podría ser el postre ideado por un niño de 3 años, el recurso energético rápido de aquellos que aún no se han acabado la noche o el sueño del que lleva demasiados días a plan y necesita un chute de grasa. Pero no, las McChoco, las patatas fritas con chocolate son el nuevo experimento gastronómico ideado por McDonald's para el mercado japonés, de capa caída tras un año ruinoso de escándolos alimenticios (dientes y trozos de plásticos en los menús) y problemas en el suministro, por ejemplo, de tubérculos.

El "postre" que ofrecerán los restaurantes de la cadena de 'fast food' en el imperio del sol naciente es "una fantástica y armoniosa mezcla entre lo dulce y lo salado" (sic), según explican ellos mismos en una nota, en la que cuentan que desde esta misma semana, y solo por un tiempo limitado, ofrecerán este manjar no apto para todos los paladares. "Los clientes descubrirán que las McChoco Potatoes pueden disfrutarse en distintos momentos, y que son un excelente postre".

NUEVO 'GOFRE DECONSTRUIDO' 

Este nuevo 'gofre deconstruido' de McDonald's no es la primera chaladura culinaria que prueban los sufridos consumidores japoneses. De allí también procedían las hamburguesas negras que lanzó la competencia, Burger King, a finales del 2014.

Las McChoco vienen con dos tipos de salsas dulces -chocolate con leche y blanco- y cuestan 2,77 dólares (pocos céntimos más que la misma ración sin chocolate).

Algunos consumidores que ya las han probado aseguran que quizá no sean para todos los gustos, pero a otros les apasiona el pupurrí: "La sal y el chocolate se complementan bastante bien", recoge Brian Ashcraft en el blog Kotaku, según publica 'The Guardian'.

'ANNUS HORRIBILIS'

El mercado nipón de la franquicia norteamericana quiere con inventos hipercalóricos como este -que solo estará disponible durante un mes- dejar atrás su particular 'annus horribilis', que empezó a finales ya del 2014, cuando la marca se vio obligada a restringir la venta de patatas fritas después de la huelga en los puertos por donde entraban toneladas y toneladas de este alimento básico y acompañamiento ideal de hamburguesas y 'nuggets'. A principios de año llegaron las acusaciones de que el pollo fresco se mezclaba con "otros productos caducados".

Total, una ruina. McDonald's en Japón, con unos 3.000 establecimientos, acabó el ejercicio con números rojos y pérdidas de más de 140 millones de euros. La firma dijo que cerraría 130 restaurantes y que el resto sería reestructurado en el plazo de cuatro años.

0 Comentarios
cargando