EUROCOPA

Dinamarca y Bélgica se enfrentan con Eriksen en mente

Cinco días después de presenciar el desvanecimiento de su capitán, y perder después ante Finlandia, la selección danesa se juega su futuro en la Eurocopa ante Bélgica, en cuyo vestuario también se sufrió el impacto de la noticia antes de su primer partido

Una persona observa el mural pintado en Copenhague con mensajes escritos por la afición danesa.

Una persona observa el mural pintado en Copenhague con mensajes escritos por la afición danesa. / Jonathan Nackstrand / AFP

2
Se lee en minutos
Alejandro García
Alejandro García

Periodista

ver +

Apenas habrán pasado cinco días este jueves desde que la selección danesa arrancó de forma traumática la Eurocopa, con el colapso de su capitán Christian Eriksen, reanimado sobre el mismo césped y todavía hospitalizado, pero en plena segunda jornada de la Eurocopa los partidos empiezan a ser decisivos y Dinamarca se juega, ante una de las favoritas como Bélgica, conservar sus opciones de clasificación para octavos de final. Eso sí, será en un partido marcado por el amago de tragedia del pasado sábado, que también se vivió en el vestuario belga antes de su partido, con amigos del danés muy afectados como Lukaku

"El trayecto hasta llegar al estadio será muy emotivo y habrá un ambiente especial antes de empezar, pero cuando comience, tendremos que centrarnos en jugar un partido de fútbol", argumentó en la previa el seleccionador danés Casper Hjulmand.

La evolución de la salud de Eriksen está siendo positiva y, con ella, la moral de sus compañeros, que tuvieron que volver al campo un rato después de ver a su compañero evacuado y perdieron ante Finlandia (0-1). "Los minutos en que estamos felices y aliviados son cada vez más. Poder hablar con Christian supone mucho, que esté bien lo es todo", reconoció en rueda de prensa Casper Hjulmand. 

Además, Dinamarca ya tiene experiencia en cuanto a recomponerse de la baja de su mejor jugador en la primera jornada de una Eurocopa: Fue en Francia 1984, cuando en el partido inaugural Simonsen se rompió una pierna para no volver a jugar a gran nivel.  

El drama también en Bélgica

Pero el reto de superar emocionalmente el impacto de la muerte momentánea de Eriksen sobre el mismo césped en el que se va jugar el partido, en el Parken de Copenhague, no recae solo sobre Dinamarca. 

Mientras el duelo de media tarde entre nórdicos estaba detenido, en el vestuario de Bélgica antes del calentamiento se vivieron momentos dramáticos. Después del partido, Lukaku reconoció que se quedó muy afectado al ver a su compañero en el Inter de Milán en el suelo y que lloró mucho, antes de marcar dos goles que le dedicó en el triunfo ante Rusia.  

"No será necesariamente agradable. Y para ellos, no será fácil", comentó el defensor belga Toby Alderweireld, excompañero de Eriksen en el Tottenham, donde también coincidió con Jan Vertonghen.

Noticias relacionadas

El partido no suspendido

En cualquier caso, no será peor para Dinamarca que haber tenido que reanudar el mismo día del suceso el partido ante Finlandia, pese a que la UEFA comunicó que se había tomado esa decisión por iniciativa de los equipos. "Sentimos que nos presionaron y nos colocaron frente a un dilema: había dos posibilidades, quedó muy claro. Es totalmente erróneo si alguien cree que dijimos que queríamos seguir jugando, es indiscutible que teníamos que elegir entre dos escenarios. Cualquier otra cosa no es cierta", explicó el seleccionador danés, que fue nítido en su crítica a la organización: "Si tienes tres positivos por covid-19, la UEFA te da 48 horas para jugar. Si hay un ataque al corazón, aparentemente, no", sentenció.