Ir a contenido

UNA FIESTA SIN PREGÓN

Esplugues se queda sin pregón por las discrepancias sobre la 'Geganta Exiliada'

Según el consistorio, no forma parte de la "identidad cultural" del municipio, mientras que las entidades aseguran que existe desde 2005 y no tiene connotaciones políticas

La popularidad del pregón ha decaído a raíz de los abucheos de un grupo de personas hacia autoridades y pregoneros, algo a lo que ambas partes han intentado sin éxito, poner fin

El Periódico

 Imagen de una actuación castellera frente al Ayuntamiento de Esplugues en la Fiesta Mayor de Sant Mateu de 2018

 Imagen de una actuación castellera frente al Ayuntamiento de Esplugues en la Fiesta Mayor de Sant Mateu de 2018 / Ayuntamiento Esplugues

La Fiesta Mayor de Sant Mateu de Esplugues, que da inicio este viernes, se quedará este año sin el habitual pregón que da inicio a la festividad, debido a la falta de entendimiento entre el Ayuntamiento y la Coordinadora d’Entitats de Cultura Popular d’Esplugues para solucionar los problemas surgidos en los últimos años, en los que un grupo de gente ha abucheado y pitado a autoridades y pregoneros durante el acto, y a las que se han sumado ahora las discrepancias surgidas por la figura de la ‘Geganta Exiliada’.

Esta figura, que según la Coordinadora se creó en el año 2005, ha puesto la guinda a la falta de acuerdo entre ambas partes para cambiar el formato del acto para que no se produzcan estas habituales tensiones, que han hecho que decaiga su popularidad entre los espluguenses. Según la Coordinadora d'Entitats, la ‘Geganta Exiliada’ no tiene connotaciones políticas y su nombre hace referencia “a todas las personas que se han ido fuera de Esplugues, ya sea a vivir o de Erasmus o de lo que sea, y que por Fiesta Mayor vuelven al pueblo”.

No obstante, según el Ayuntamiento esta figura “no forma parte de ninguna entidad ni de los elementos identitarios de la ciudad, ni tampoco de su patrimonio cultural”, apunta el portavoz del equipo de gobierno y primer teniente de alcaldía, Eduard Sanz, que añade que, al tratarse de un “programa elaborado de manera conjunta” debe regirse por lo establecido en el protocolo y por las entidades que de él forman parte.

Aunque desde la Coordinadora reconocen que no forma parte de los ‘gegants’ oficiales del municipio, defienden que desde 2005 ha desfilado en varias ocasiones sin ningún problema, y que lo que molesta no es su presencia, sino su nombre. “El problema no es que salga en la comitiva, sino que al Ayuntamiento no le interesa que salga la palabra ‘exiliada’ en el programa”, pues las personas que no conozcan la historia de esta figura “pensarán que guarda relación con la situación política actual, cuando no es así”, apuntan desde la organización.

Ante la negativa de la entidad de suprimir a esta figura del díptico informativo que estaba preparado para repartir a los espluguenses sobre el funcionamiento del pregón, el Ayuntamiento decidió no publicar el folleto y las entidades que forman parte de la Coordinadora decidieron no participar en la comitiva que precede al pregón, por lo que el consistorio ha desestimado, finalmente y a último momento, que la Fiesta Mayor de este año cuente con este acto.

Un problema enquistado

El formato actual del pregón espluguense, que empezó en 2001, incluye una comitiva -el ‘Seguici’- hasta la plaza de Santa Magdalena, en el que participan las entidades miembros de la Coordinadora, el pregón en sí y la posterior actuación de los grupos (‘ball de bastons’ o de ‘gegants’, entre otros). No obstante, desde el Ayuntamiento aseguran que desde hace unos 13 años, el acto se ha visto empañado por los abucheos y los pitos de un colectivo de personas participantes, que ha conseguido “que la ciudadanía deje de participar en la actividad”, apunta el portavoz del gobierno, Eduard Sanz.

Ante este problema enquistado, Coordinadora y Ayuntamiento iniciaron conversaciones en mayo para buscar soluciones que permitieran ‘recuperar’ el pregón. Desde la organización popular aseguran que, tras reunirse todas las entidades, propusieron al Ayuntamiento un cambio de formato del mismo, pero que el consistorio se mantuvo inamovible. “Nos dijeron que querían conservar absolutamente el mismo formato, y que querían garantías de que no se iba a pitar, porque si no no habría pregón -aseguran desde la entidad -pero nosotros no podíamos dárselas, porque no podemos controlar la plaza ni lo que dice la gente". 

Por su parte, desde el consistorio aseguran que el cambio de formato “se contempló como una de las posibilidades, pero en ningún caso debía ser la primera”, ya que su intención siempre ha sido mantener el protocolo actual al tratarse de “un patrimonio cultural propio”. Además, recriminan a la Coordinadora que no haya sido lo suficientemente explícita en su posicionamiento sobre los abucheos y que no se haya “mojado” públicamente diciendo que están en contra de estos episodios, que “rompen el patrimonio cultural de la ciudad y que son irrespetuosos hacia los pregoneros”, explica Sanz.

Ante esta crítica, la organización asegura que “las entidades y la Coordinadora siempre han dicho que no están a favor de los pitos” y, aunque reconocen que nunca lo han hecho por escrito, así lo han verbalizado siempre, pues estas tensiones han provocado que tras el ‘seguici’ la gente se marche sin escuchar el pregón, y por ende, sin ver las actuaciones de las ‘collas’, debido al “mal rollo” que se ha generado.

Falta de acuerdo entre entidades y Ayuntamiento

Así las cosas, y tras las reuniones del mes de julio, la Coordinadora presentó al Gobierno municipal una propuesta que, según el consistorio llegó “fuera de la fecha límite” y que no se ajustaba a lo que ambas partes habían estado hablando, pues suponía “un cambio muy importante respecto a lo acordado”, asegura Eduard Sanz. Desde la entidad niegan ambas cosas y aseguran que la propuesta, que incluía la celebración del pregón dentro del salón de plenos -a puerta abierta-, no recibió respuesta por parte del Ayuntamiento.

“No nos dijeron si aceptaban o no, nos enteramos cuando en septiembre llegó el programa a nuestras casas y vimos que no estaba el pregón. Fue entonces cuando preguntamos y nos dijeron que no habían aceptado el proyecto, que solo era un punto de partida, no era definitivo”, apuntan desde le organismo. Las propias entidades culturales y sociales, así como distintos grupos políticos, pidieron explicaciones al Pleno ante lo que desde la Coordinadora aseguran fue una “decisión unilateral”, y, tras esto, volvieron a retomarse las conversaciones.

Último intento antes del inicio de la fiesta

“A una semana vista, el Ayuntamiento nos dijo que había sido un enfado suyo y que si podíamos solucionarlo”. Desde la entidad pusieron dos condiciones: que hubiera pregoneros fijados y que se informara sobre lo sucedido y sobre el funcionamiento del pregón directamente a los ciudadanos. Ambas partes acordaron la redacción de un díptico explicativo, que sería repartido en los buzones de los espluguenses y de cuya redacción se encargaría la propia Coordinadora.

Fue entonces cuando surgió la segunda parte del conflicto, protagonizada por la figura de la ‘Gegant Exiliada’, lo que terminó de tensionar las conversaciones entre ambas partes y desencadenó en una falta de entendimiento que ha hecho que, finalmente, Esplugues termine quedándose sin pregón para la Fiesta Mayor de Sant Mateu de este año y el problema siga, de momento, sin solución, aunque con voluntad por ambas partes de encontrarla. 

Más noticias de Esplugues en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA