El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta de una investigadora: "Con 1.000 euros se (sobre)vive; sin contrato, no"

Grupo de investigación en un laboratorio de la Universitat de Barcelona.

Clara Pons DuranCerdanyola del Vallès

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 7 de abril del 2017 - 10:03 h


Me siento ignorada, enfadada y desprotegida, pero sobretodo, decepcionada. Me doy cuenta que vivo en un país que no solo no me facilita el acceso a la investigación, sino que además me pone palos en las ruedas. Y no digo esto por rencor hacia un gobierno en concreto, ni hacia una ideología política específica, sino por la cultura pasiva que parece reinar en la administración pública de este país.

Por todos es sabido que las ayudas a la investigación son escasas, difíciles de conseguir y precarias. El salario al que aspira el más preparado de los aspirantes a una beca predoctoral roza los mil euros brutos, cuando se supone que estamos formando a futuros líderes investigadores que, a la vez, contribuyen al conocimiento global gracias a sus primeras investigaciones. Parece un chiste (o una broma de mal gusto) que solamente los más preparados, con mejor expediente y dentro de un grupo de investigación puntero puedan acceder a tales ayudas, si es que merecen recibir este nombre.

Y por si no fuera poco, el Ministerio responsable de hacernos llegar estas ayudas se columpia y nos deja olvidados. Es realmente esperpéntico tener esperando a 43 personas durante más de cinco meses (de momento) para recibir las ayudas que les han sido otorgadas, pero peor es el hecho de ignorarnos y hacer ver que no existimos.

Sí, esta carta es una denuncia, una denuncia de una afectada por la pasividad de la administración pública que se niega a darme a mí y a mis otros 42 compañeros una explicación razonable, una solución o, como mínimo, una disculpa. Pido por favor al Ministerio de Educación, a sus responsables y a todo aquel que pueda incidir en la toma de decisiones, un poco de responsabilidad y humanidad. Con mil euros se (sobre)vive, pero sin contrato no. Exigimos que el que debe ayudarnos y protegernos lo haga y deje de reírse de nosotros.

Participaciones de los lectores

Alianzas e indultos

Jordi Querol Barcelona

La campaña de las izquierdas se centra en denunciar la radicalización de la derecha, y los partidos de Colón señalan que el bloque de la moción... Seguir leyendo

Voto (in)útil

Miguel Fernández-Palacios Gordon Madrid

Abogan todos los partidos que, para no tirar el voto a la basura, les votemos a ellos. "Voto útil", lo llaman.... Seguir leyendo

El arte como consuelo

Enric Vivanco Barcelona

La película 'La sombra del pasado', basada en la obra del pintor Gerhard Richter, interpela a Kafka cuando señala qu... Seguir leyendo

La fiscalidad en España: mirada de derecha a izquierda

José Manuel Fernández Arroyo Barcelona

En este país es muy frecuente que cuando gobierna la izqui... Seguir leyendo

Fatalidad en Notre Dame

Moisès Stanckowich Gavà

Una carta de Pablo Iglesias...

Casilda Acebal Miñano Pamplona

Acabo de recibir una carta de Pablo Iglesias, la he abierto con un poco de desgana. La política últimamente me produce rechazo. Si... Seguir leyendo

Assange: ¿heroi o perill?

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

Aquests dies hem pogut veure el rostre del fundador de Wikileaks. Com han passat els anys des de l'última imatge! El seu rostre lògicament ara ... Seguir leyendo

La diversidad con otros ojos

Francisco Fajardo Pérez Premià de Mar

31 de marzo de 2019: un usuario de Twitter cuelga una imagen en su perfil con la humilde intención de quien pre... Seguir leyendo

El pueblo es soberano

Conrado Gallego Collado Villalba

Siempre se ha dicho que una casa hay que empezarla por los cimientos y no por el tejado. En España hay muchos problemas a mejorar, como la educ... Seguir leyendo