Entender + con la historia

El falso balcón de Julieta I +historia

Tal día como hoy de 1961 se estrenó la famosa película musical 'West Side Story', inspirada en una de las obras teatrales más conocidas de todos los tiempos. Pero, a veces, las cosas no son como nos parece que fueron.

Richard Beymer y Natalie Wood, en un fotograma de West Side Story.

Richard Beymer y Natalie Wood, en un fotograma de West Side Story.

4
Se lee en minutos
Xavier Carmaniu Mainadé
Xavier Carmaniu Mainadé

Historiador

ver +

Hoy hace sesenta años del estreno de 'West Side Story', una de esas películas que aunque no se tenga ni idea de cine, todo el mundo conoce. El filme es una adaptación de un musical creado en 1957 por el compositor Leonard Bernstein y el letrista Stephen Sondheim que, a su vez, se habían inspirado en el clásico 'Romeo y Julieta' que William Shakespeare escribió en 1597. Sin embargo, en este caso el amor imposible no intenta abrirse paso entre miembros de los Capuleto y los Montesco de Verona, sino entre los Jets y los Sharks de Nueva York.

Pese a trasladar la trama al siglo XX, se mantuvieron algunas escenas icónicas de la obra original. Una de las que no podía faltar era la del balcón, aunque adaptada al paisaje urbano del Upper West Side neoyorquino. Por eso el decorado del encuentro entre los protagonistas es un entramado de aquellas típicas escaleras metálicas de emergencias, tan características de las películas americanas. Al igual que Romeo hace con Julieta, Tony (Richard Beymer) llama a María (Natalie Wood) y culminan el encuentro cantando el maravilloso 'Tonight' que pone la piel de gallina, porque todos sabemos qué acabará pasando al final de la historia.

Me sabe mal romper la magia del momento pero Shakespeare no escribió nunca la palabra "balcón", porque en la Inglaterra de finales del siglo XVI no se conocía. En el texto original la acción tiene lugar en una ventana. Parece que la primera vez que se usó el término en un texto inglés fue en 1618 y todavía como un préstamo del italiano, porque los llamaban 'balcone'. Y es que este elemento, tan habitual hoy en día, también tiene su historia.

A pesar de que en los tiempos de la Grecia antigua algunos edificios ya tenían balcones, los romanos no los utilizaron porque para construirlos era necesario que las estructuras ofrecieran unas mínimas garantías de solidez. Teniendo en cuenta que los ricos vivían en casas de planta baja ('domus') y que los pobres lo hacían en unos bloques de viviendas muy sencillos ('insulae'), tal y como explicamos al hablar de la historia del alquiler, es normal que no los tuvieran.

Hay dudas sobre cuándo se incorporó como solución constructiva habitual pero, según explicaba el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc en su diccionario sobre arquitectura francesa medieval, el concepto del balcón actual habría surgido a partir de la evolución de una estructura defensiva hecha de madera y que se montaba en los castillos para defenderse de los asedios.

De todos modos el gran 'boom' del balcón no llegó hasta el siglo XIX gracias al dominio del hierro forjado, que además ya era más económico que en épocas anteriores. De hecho, basta con pasearse por las calles más antiguas de las ciudades para darse cuenta que antes los edificios solo tenían balcón en la primera planta, donde residían las familias acomodadas (por eso aquel primer piso suele llamarse 'principal').

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ahora bien, no hay de qué preocuparse si uno va de visita a Verona porque encontrará el balcón de Romeo y Julieta, perfectamente situado, para satisfacer a los turistas que cada año viajan allí a miles. Todo el mundo quiere contemplar el sitio donde, supuestamente, Shakespeare habría encontrado inspiración. Lo cierto, sin embargo, es que en realidad el dramaturgo nunca puso los pies en aquella ciudad del Véneto.

El supuesto domicilio de Julieta se encuentra en la Via Cappello y se llama casa de los Cappelletti, que es como en realidad se apellidaba el linaje (y no Capuleto, como se menciona en la obra). Aquel caserón medieval sirvió de mesón hasta el siglo XIX.

En 1905, sin embargo, con el aumento constante de visitantes extranjeros, se transformó en un museo dedicado a los amantes veroneses. Solo había un problema. La gente esperaba encontrar el balcón, pero no había ni rastro de él. ¡No hay problema! ¡Lo que sea necesario para el turismo! En 1936, aprovechando una restauración de la fachada, se añadió un precioso y medievalísimo balcón de piedra. Y ya se pueden imaginar qué es lo más fotografiado en Verona desde entonces.

Ahora solo hay que esperar si la nueva versión de 'West Side Story', rodada por Steven Spielberg y que se estrenará en diciembre, continuará manteniendo viva la leyenda de un balcón que no existió nunca.


Turismo masivo

La masificación turística de Verona ha convertido la tradición de dejar notas de amor a Julieta en una amenaza para el patrimonio. Hasta el punto de que, desde 2019, escribir en las paredes se multa con 3000 € de sanción.

Noticias relacionadas

Siempre se pueden utilizar los ordenadores que el museo pone a disposición de los visitantes para enviarle misivas a la desafortunada enamorada.

Entender + con la historia

En el club Entender + con la Historia de EL PERIÓDICO queremos reunir a aquellas personas a las que, como a ti, les fascinan los hechos y los personajes que han marcado el devenir de la humanidad.


EL PERIÓDICO te ofrece este foro para que envíes comentarios, hagas consultas y propongas temas que querrías que tratáramos en este espacio. Únete a la comunidad de apasionados de la historia de EL PERIÓDICO. Entre todos crearemos un espacio en el que disfrutar de esta emocionante afición.


Lee aquí los artículos publicados.