Club de Estilo de EL PERIÓDICO

Orden en casa: cómo hacer que tus hijos ordenen su habitación

Una habitación ordenada, en el catálogo de Ikea.

Una habitación ordenada, en el catálogo de Ikea. / IKEA

  • Mar Ferré, organizadora profesional y alumna de Marie Kondo, tiene las claves para que los más pequeños tengan "un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar"

  • No hay varitas mágicas; solo constancia y acompañamiento desde el primer año para evitar el caos y la acumulación en el hogar 

9
Se lee en minutos
Laura Estirado
Laura Estirado

Periodista

Especialista en Gente, Moda, Tendencias, Estilo y Redes

Escribe desde Barcelona

ver +

"Yo soy de tirar, no tengo apego por nada, pero es que mi marido es de guardarlo todo y ya ni cabemos en esta casa", "Voy siempre detrás de mis hijos diciéndoles que ordenen las habitaciones y al final acabo haciéndolo yo… estoy cansada, no puedo más, voy a explotar, no sé qué más hacer". Estas son dos de las situaciones habituales con las que se encuentra en su día a día la organizadora profesional y 'coach' Mar Ferré (Barcelona, 1971), que estudió Ciencias Empresariales "porque soñaba con ser directora general de una gran empresa" y, tras 25 años trabajando en banca se dio cuenta de que esa no era su pasión. "El tiempo suficiente como para poder agradecer que ahora esté aquí y ahora". El ere en la sucursal coincidió con una revelación: "Cuando cayó en mis manos el libro 'La magia del orden', de Marie Kondo, lo leí tres veces en un fin de semana. Me impactó tanto que después de leerlo le escribí varios 'e-mails' para ser embajadora de su método en mi país cuando aún no ofrecía formación a profesionales. Lo reconozco, la emoción me pudo", recuerda.

Cumplió su sueño y conoció a su "referenta" en el mundo de la organización. Tres años después de haber puesto en marcha su propia web sobre orden y su página de Instagram, en abril del 2018, se convirtió en una de las alumnas aventajadas en España de la gurú mundial nipona. Pero Ferré lo ha adaptado a su estilo y ha creado su propio método, ordenterapia, le ha puesto. Ha sumado al orden la meditación y el crecimiento personal, otras dos grandes pasiones. Fotógrafa de detalles, amante de las agendas y las listas ("de niña recuerdo las listas en los armarios de los juguetes y los menús semanales que planificaba mi abuela"), esta madre de dos adolescentes y autora del libro 'Más de todo y menos de ti', lo mismo te enseña en sus talleres cómo meter más en tu armario, a crear tu propio 'cajón flow' -ella es la creadora de este concepto tan de moda y una de las soluciones más efectivas para mantener el orden en casa- y hacer que tus hijos ordenen su habitación.

Para esto último "no hay ninguna varita mágica", aclara Ferré, "pero sí tienes a tu alcance diferentes estrategias que puedes aplicar para revertir el caos y la acumulación en casa". ¿Preparados?

Desde el primer año

"No soy pedagoga, pero según los expertos a partir de 1 año ya empiezan a incorporar hábitos y rutinas. Y el orden es una cuestión de hábito. Pero hay que saber lo que se puede hacer a cada edad. No es lo mismo un niño de 1 año que no puede decidir qué se queda y qué no, que un niño de 5, o uno de 15. Hay que empezar cuanto antes mejor. Y es cierto que al principio requiere muchísima más implicación por tu parte", advierte. Aconseja ir poco a poco, "debe ser algo natural y orgánico", y también se debe tener en cuenta la personalidad de cada niño. Para empezar, "con 1 año deben tener un espacio donde dejar los juguetes y que ellos sepan que eso va siempre allí. Es un principio básico del orden: "Un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar". Son cuatro cosas muy básicas: colgar su abrigo, la mochila, los juguetes, los zapatos.

De manera lúdica y asertiva

Nunca debe parecer un castigo, "porque no funciona nada". "Por ejemplo, si intentas conseguir que tus hijos se hagan la cama la fórmula sería: 'Entiendo que te dé mucha pereza/te cueste hacerte la cama cada día, pero es que yo me siento mal/agobiada/estresada cada vez que paso por tu habitación. ¿Qué te parece si empiezas por hacértela el fin de semana?" Y a partir de aquí empieza la posibilidad de pactar, de llegar a acuerdos, de compromisos por ambas partes que respeten los derechos de ambos. También hay que hacerlo divertido, sobre todo con los más pequeños. Como si fuera un juego.


Efecto contagio

"Tanto a nivel personal como profesional he experimentado el 'efecto contagio' que conlleva cualquier proceso de organización. A veces es a los pocos días; otras veces el contagio por el virus del orden es más lento. No tires la toalla a la primera de cambio. Proponte ordenar TUS cosas. Verás cómo sin darte cuenta despertarás esa necesidad en quienes te rodean", defiende Ferré. Es muy importante también "analizar cómo lo estás haciendo tú, cómo lo estás viviendo. Si tú lo vives como una obligación, ellos también lo van a vivir así. Es como el leer. Tú puedes saber que es muy importante la lectura pero luego si no te ven coger un libro tampoco lo van a hacer". Para los ya iniciados, la 'coach' cree que "hay que intentar transmitirlo desde la pasión", porque, además, sostiene, "tiene muchos beneficios" (ver último punto).


A su manera, aunque no sea perfecta

Tampoco hace falta que esté perfecto, como en un catálogo de Ikea. Ni es fundamental que ordenen a nuestra manera. Mar explica lo que hace en su casa: "Yo por ejemplo, tengo hijos adolescentes, y tengo que hacer un ejercicio mental de que la cama está hecha así, como ellos la dejan. Y el día que yo quiero que la cama esté perfecta, como yo digo, que rebote la moneda, pues la haré yo. Y sé que lo estaré haciendo por mí. Yo a veces me meto en el armario de mis hijos, pero lo hago por mí".


Mínimos imprescindibles

"Evidentemente, cada uno, cada casa. debe de tener unos mínimos imprescindibles", defiende Mar. Hay dos básicos, que cada cosa tenga un lugar y esté en ese lugar, y que todo lo que tengamos, nos guste y lo utilicemos. "Tienen que darse estas dos condiciones, porque si no es cuando empezamos a guardar cosas que no sabemos para qué las tenemos. Nos empiezan a ocupar un espacio muy útil para otras cosas, y es cuando el caos se apodera". Porque tenemos demasiadas cosas. Con los niños hay una cosa que también genera mucho: todos los deberes y trabajos que hacen en el cole. Hay que enseñarles un trabajo que considero que es el más profundo: el de decidir qué quiere el niño que siga con él. Por otro lado, la organizadora habla de zonas diferenciadas: "Considero que su habitación es su mundo y que allí se debe ser más laxo, que, por ejemplo, en zonas comunes como son la cocina, el comedor o el baño, donde la familia debe tener unos mínimos, los que se hayan decidido: El cepillo de dientes, a su vaso: cuando se ha acabado de comer, los platos, al lavavajillas".


Qué hacer con preadolescentes y adolescentes

En estas edades, si obligamos podemos conseguir el efecto contrario. Aquí hay que pactar. "Les tienes que exponer qué es lo que te agobia. Dos o tres cosas, por ejemplo, necesito que la cama esté hecha y el escritorio despejado. Luego ya se irá subiendo el nivel añadiendo cosas. Es una tarea de cada día, de poquitos, pero de no insistir demasiado, porque si les agobiamos demasiado acabaremos enzarzándonos en unas discusiones. Cuando entras ya en edad adolescente, tienes que seleccionar muy bien tus batallas", aconseja Ferré. "Al final, lo de los calcetines, que no estén emparejados pues, mira, lo obvio, porque a mí lo que me interesa es que se centren en sus estudios o que sepan qué quieren estudiar…", relativiza.


Sus pertenencias son sagradas

Un consejo: "Nunca jamás descartes objetos de otra persona, incluso los niños deben poder decidir sobre sus pertenencias". No se debe de hacer, pero, con 1 año no pueden decidir, con 3, tienen un poquito más de decisión, con 5, mucho más: "En una edad temprana lo tenemos que hacer nosotros", responde la organizadora, que matiza, "eso no quita para que les vayamos enseñando a elegir los objetivos con los que quieren quedarse y los que no. Con 10 años, por ejemplo, ya tienen que tomar decisiones. Y tenemos que acompañarles en el proceso". Según Ferré, "el problema es que somos hijos y nietos de una generación que ha pasado mucha carencia, con lo cual nos enseñaron a guardar por si acaso. Guardamos el viejo por si se estropea el nuevo, y así vamos acumulando. Llega un momento en que necesitas más espacio, cuando en realidad lo que necesitas es menos cosas". Con los niños, cuando llegan con los trabajos del cole del trimestre es muy buen momento para "hacer limpieza", aconseja Ferré. "Primero valoramos todo el trabajo hecho, pero como todo no lo podemos guardar, tenemos que seleccionar algún dibujo o alguna redacción, pero no todo. Para ayudarnos en esta tarea va muy bien limitarle el espacio, por ejemplo, una caja donde guardar todos los trabajos. Cuando la caja está llena, hay que sacar algo para poder meter lo nuevo", explica. Y remacha: "Hemos designado un espacio y un espacio acotado". La misma técnica se puede usar con los juguetes.

Noticias relacionadas

Bonus track: los beneficios

"Enfrentarse a según qué objetos, decidir qué se queda y qué no, puede resultar difícil al principio, pero se puede", resume Ferré, que asegura que de todo este trabajo "el principal beneficio que se obtiene es tiempo, y el tiempo no tiene precio". "Es verdad que los niños están mucho en el presente, y esa noción que tenemos nosotros de que no tenemos tiempo no la tienen tan acusada", describe. "Pero tener tiempo da una sensación de bienestar, de serenidad, de calma, que te ayuda muchísimo a enfrentarte a otras cuestiones más difíciles. Si tienes mucho ruido externo te cuesta mucho concentrarte o estudiar, por ejemplo, en el caso de los más pequeños, y al final acabas procrastinando, dejándolo ir, y eso repercute al final en cómo te sientes -mal- y te influye en la autoestima". Y es que, como defiende Ferré, "el orden tiene mucho que ver con la autoestima al final".

Club de Estilo de EL PERIÓDICO

En el Club de Estilo de EL PERIÓDICO nos gusta estar a la última, nos interesa la moda, la belleza, la decoración y los regalos. Aquí te explicaremos las últimas tendencias que más se llevan en la calle y en las redes sociales, y te daremos trucos para que no se te escape nada. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.