24 nov 2020

Ir a contenido

CLUB DE ESTILO DE ELPERIÓDICO

Mascarillas transparentes: modelos, homologación, seguridad y precios

Varios tapabocas que dejan ver la expresión facial esperan la aprobación del Gobierno

Desde hace meses las personas con problemas auditivos, maestros y médicos urgen a la regulación de este artículo

Laura Estirado

Una niña con un modelo de mascarilla higiénicas transparente reutilizable Biovest Expression.

Una niña con un modelo de mascarilla higiénicas transparente reutilizable Biovest Expression.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 5% de la población mundial padece algún tipo de pérdida auditiva. Estas personas dependen en gran medida de la lectura labial, la expresión facial o el uso del lenguaje de signos para comunicarse con el resto. Las mascarillas transparentes acabarían con esta limitación si uso estuviera extendido. Una reivindicación repetida desde el inicio de la pandemia y que la lectora Ivet Cano Boada nos hacía llegar al espacio 'Entre Todos' de EL PERIÓDICO a finales de octubre: "Las personas con discapacidad auditiva necesitamos que nos atiendas con mascarillas transparentes".

La misma queja que Marcos Lechetsordo desde los 5 años y con implante coclear, dio a conocer a través de Change.org ("Las mascarillas opacas me aíslan. ¡Homologuen ya las mascarillas transparentes!"). Tras reunir 80.000 firmas (ahora suma más de 101.000) se entrevistó con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y ha logrado que diputados del PP, Ciudadanos y Coalición Canaria hayan llevado el asunto al Congreso. Precisamente este martes, la Comisión de Sanidad y Consumo de la Cámara Baja ha aprobado, por unanimidad, una proposición no de ley impulsada por la formación canaria, por la que urgen al Gobierno a certificar y distribuir mascarillas transparentes, que faciliten la lectura de labios, entre funcionarios, sanitarios y docentes. Por ahora, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha patentado unos modelos de nanofibras, "las mejores candidatas a ser transparentes".

 

Cada vez más solicitadas

El principal obstáculo en las cada vez más buscadas mascarillas transparentes es el uso de un determinado material transparente que cumpla con el protocolo antibacteriano permita entrar y salir el aire.

En Catalunya, donde hay cerca de 180.000 personas con problemas de audición, el 'conseller' d'Educació Josep Bargalló anunció a principios de noviembre en el Parlament que llegarían las mascarillas transparentes, lo cual aplaudieron las Associacions Catalanes de famílies i persones amb sordesa (ACAPPS), impulsores de la campaña #VullLlegirElsLlavis. Finalmente, este miércoles, 18, la Conselleria d'Educació ha anunciado el suministro de 64.000 mascarillas transparentes a escuelas. Las fabrica la empresa Mar Màgic, están certificadas por laboratorios acreditados y "son seguras y eficaces contra el covid-19".

En la Comunitat Valenciana, desde el 13 de noviembre, se han empezado a repartir en escuelas mascarillas higiénicas transparentes reutilizables Biovest Expression. "Son seguras y ayudan a nuestro alumnado", tal como ha explicado el propio 'conseller' d'Educació, Vicent Marzà.

Fabricadas en España con un tejido semitransparente y transpirable, tienen un alto grado de eficacia frente a la filtración bacteriana (superior al 91,7%) y gran respirabilidad. Cumple con la normativa española UNE 0065:2020 y la europea CWA 17553:2020, según indica la web. 

Varios proyectos en marcha

En España hay varios proyectos en marcha que esperan ser homologados. Uno de ellos es vasco. Tres jóvenes ingenieros vizcaínos, Iñaki Mendialdua, Itxaso Domingo y Marcos Fernández, han creado unas mascarillas transparentes a través de su 'startup', Weetbe. El modelo, llamado Weetbe Mask Osaka, equivaldría a la mascarilla FFP2 y usa un material avalado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En sus características técnicas aseguran que sus filtros bactericidas filtran el 98% de las partículas, son reutilizables, customizables y cuentan con un motor de ventilación para facilitar la respiración. A la esepera de homologación, han iniciado una campaña de 'crowdfounding' en Indiegogo, donde las venden entre 45 y 65 euros.

La empresa catalana Textil Artigas comercializa la mascarilla transparente de tela VisibleMask, certificada como mascarilla higiénica por el Instituto Técnico Español de Limpieza (ITEL). Cumple la normativa UNE0065:2020 (Certificado Español ITEL. C-12437)  y la CWA 17553:2020 (Certificado Europeo Leitat. IN-01617/2020-2). La mascarilla está fabricada con textil de poliamida y tiene un 95% de filtración bacteriana. Se puede usar 24 horas seguidas y soporta 30 lavados. El modelo, que cuesta 14,52 euros, es ultra ligero y disponible en varias tallas. 

La mascarilla VisibleMask está confeccionada con textil de poliamida. 

La empresa vallisoletana especializada en vestuario laboral Comercial Usa también ha puesto a la venta una mascarilla certificada que permite leer los labios. Varias de los clientes con los que trabajaban les pidieron una solución para que con la obligatoriedad de usar mascarilla no se viera comprometida la comunicación con personas con discapacidad, sobre todo auditiva. Pero también para que en el sector de la enseñanza pudiera llevarse a cabo un correcto aprendizaje de la lectoescritura y de la pronunciación. Este modelo posee la certificación EN 14683:2019, el de las mascarillas quirúrgicas, es casi 100% transparente y fabricada con poliamida. En pruebas de laboratorio, arroja una eficacia del 90%. Es reutilizable, no se empaña, aguanta 45 lavados y cuesta 15 euros. 

Una mascarilla de Comercial Ulsa.  

Otro español, Álvaro Gónzález Romero, y su pareja, Simona Lacagnina, han creado desde Milán una mascarilla inteligente llamada Cliu, la cual es sostenible y capaz de autodesinfectarse sola, además de alertar de focos cercanos de coronavirus. Integra tecnología Bluetooth para conocer nuestro ritmo cardiaco o la calidad de respiración; es reutilizable, biodegradable y dice reducir alergias. Este sofisticado modelo también está en desarrollo vía 'crowdfunding' en Indiegogo. Su precio, 250 euros.

Varios modelos de las mascarillas Cliu.

Críticas en las redes a celebridades

Descartadas las pantallas de plástico que surgieron al inicio de la pandemia, que no protegen nada frente al covid-19, actualmente muchas de las mascarillas que se pueden encontrar por internet están equipadas con una parte de plástico integrada en una mascarilla tradicional. Utilizan un polímero sintético que impide respirar bien, produce vaho y no protegen.

Por eso, el uso que han hecho varias celebridades, humoristas y periodistas de algunas mascarillas transparentes sin homologación ha sido muy criticado en las redes. Este es el caso de la comediante Susi Caramelo, la cantante Mónica Naranjo y la presentadora Cristina Tárrega.

Estas dos últimas han utilizado en galas y directos el modelo AllegraMask MED, fabricado en Alemania e Italia y con un precio de 30 euros. Está hecha de policarbonato, con un sistema que impide que se empañe y según la directiva 93/42/CEE de 1993 como "producto sanitario" (dispositivo médico clase I) y según la certificación europea EPI (Equipo de Protección Individual); como se puede leer en su web. En España y Portugal se venden a través del Grupo Marcas PubliExpress, donde se asegura se trata de "una innovación mundial patentada".

Más allá de nuestras fronteras, ¿qué?

En Francia, por ejemplo, donde hay siete millones de personas con deficiencias auditivas, cifra similar a la española, ya disponen de mascarillas transparentes homologadas, como el modelo creado por la 'start-up' ASA Initia, Masque Inclusif, de la diseñadora Anissa Mekrabech. Es el que usa con asiduidad la ministra encargada de las personas discapacitadas en las Asamblea Nacional, Sophie Cluzel. También tienen el modelo Masque Sourire, de la empresa Odiora. Cuestan 21 y 12 euros, respectivamente.

La ministra francesa Sophie Cluzel con una Masque Inclusif.o / AFP / ERIC PIERMONT

En EEUU, también hay varios modelos aprobados por la FDA, la agencia estadounidense de medicamentos. Entre ellos, LEAF Mask y Clear Mask LLC, que se comercializan con el lema "Conseguir ver a la persona y no su máscara".

En Suiza, el Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana (EPFL) y los Laboratorios Federales Suizos de Ciencia y Tecnología de Materiales (Empa) fueron uno de los primeros en crear una mascarilla quirúrgica transparente, la HelloMask. Comenzaron a trabajar en ellas hace dos años y la etapa final de su desarrollo ha coincidido con la llegada de la pandemia. El reto era conseguir un material transparente que fuera poroso (transpirable). Y lo encontraron en un polímero, a partir del cual se crea una membrana de fibras unidas de tal manera que dejan espacios de 100 nanómetros (como en las quirúrgicas), y así se deja pasar el aire pero filtran los virus y bacterias. Es un dispositivo médico de clase 1 que cumple con la norma EN 14683. Son biodegradables y las produce la 'startup' HMCARE, que nació a raíz de la epidemia de Ébola. Se espera que lleguen al mercado en el 2021, primero para los sanitarios y luego para todo el público.

Club de Estilo de EL PERIÓDICO

En el Club de Estilo de EL PERIÓDICO nos gusta estar a la última, nos interesa la moda, la belleza, la decoración y los regalos. Aquí te explicaremos las últimas tendencias que más se llevan en la calle y en las redes sociales, y te daremos trucos para que no se te escape nada. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.