Ir a contenido

Gente Corriente

Albert Hermoso: "Saber ser oportuno es la magia de la vida"

Domador de caballos y jinete de élite. Ser mozo de cuadra y trabajar con los equinos ya hacía muy feliz a este nieto del herrero de Os de Balaguer (La Noguera)

Carme Escales

Albert Hermoso: "Saber ser oportuno es la magia de la vida"

ADRIÁN ROPERO / DEFOTO

A los 5 años, Albert Hermoso Farràs (Os de Balaguer, 1978) espantaba con un saco las moscas sobre las mulas, mientras su abuelo las herraba. Como paga, al acabar lo subían un rato sobre el animal. Ansiaba tanto aquello, que en verano, cuando dormía con las ventanas de su habitación abiertas, se emocionaba por la mañana cuando subían el olor y ruido de aquellas bestias que traían hasta los bajos de la casa familiar donde su abuelo tenía su taller y horno de herrero. Aquel olor lo volvía loco, dice. Y su pasión se multiplicó cuando un vecino compró el primer caballo que hubo en ese pueblo de la Noguera. 

–Un caballo que encarriló su vida. Si las mulas me gustaban, el caballo, más. Di la tabarra en casa para saber dónde vivía y si podía ir a verlo, y a cada rato que tenía me escapaba a mirarlo desde la valla. Cuando su dueño venía, lo seguía a todas partes. Así empezó todo. Tuve la gran suerte de que aquel vecino comprase un caballo, pero más aún de haber topado con él como persona.

–¿Por qué? Miquel Alemany –con 72 años aún pasea a caballo– es un hombre sabio. Vio cómo me atraían los caballos y se empeñó en que mi preocupación básica fuera estudiar y aprender. Me trabajó mucho la humildad, y fue hábil al elegirme siempre caballos mansos.

–¿Y los caballos qué le han enseñado? Que siempre necesitan seguir a un líder, un líder que debe ser inofensivo, específico, gradual, retributivo, justo y oportuno. Saber ser oportuno es la magia de la vida, y la clave para serlo con los caballos es no tener ni pereza ni prisa. Y abrir bien los ojos.

–Dice Paulo Coelho en 'El alquimista' que cuando se desea algo desde el corazón, el universo conspira para que se realice. Su historia con los caballos suena así. Lo mío es algo innato. Si hay otras vidas antes de esta, la explicación debe estar ahí. A los 16 años, cuando Miquel Alemany me regaló mi primer caballo –un cruce de dos equinos suyos–, si me hubieran dado a firmar un contrato asegurándome trabajo con caballos, ser mozo de cuadra, toda mi vida, sin pensarlo hubiera firmado. El resto es un regalo que la vida me ha hecho.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

–¿Qué le aporta competir a alguien que ya es feliz amaneciendo junto a sus equinos? Sí, a veces disfruto mucho logrando colocar el cabestro a un caballo al que nadie ha tocado, pasarme una hora y media tanteando y retrocediendo, respetando el tiempo para ganarme su confianza, que ganando una competición. Lo mejor de la competición es lo que aprendes tú y lo que aprenden los caballos, la gente a la que conoces y poder estar al día de las últimas tendencias sobre la evolución de la equitación.

–¿Qué cambios van llegando? Más bienestar de los caballos y variaciones en la competición. Ni más distancia, ni más velocidad, pero sí se aumenta la dificultad en el trazado, con efectos ópticos y nuevos materiales, como barras más ligeras que solo rozarlas ya se caen. Eso pide más técnica, por ello aprendes aún más. 

–¿Qué otro regalo agradecería a la vida? Poder continuar haciendo lo que hago, con salud y que los caballos estén bien. Si todo eso va bien y estamos contentos, luego los concursos se ganan solos.

–Ha realizado 239 pruebas nacionales e internacionales y el 22 de abril buscará clasificarse en Italia para los Mundiales de septiembre en Carolina del Norte (www.alberthermosofarras.com). Visto desde hoy fue una gran inversión aquel primer equino. Hoy a nuestra hípica Els Serrats llegan caballos de muchos países para que los preparemos para ganar pruebas, mejorando sus reflejos, todo a base de confianza y estímulos. Y hemos abierto una escuela, Estrelles del Montsec, para promover la equitación y el turismo ecuestre, paseos a caballo y desayunos con productos de la tierra. 

0 Comentarios
cargando