08 ago 2020

Ir a contenido

PROPUESTAS

La Costa Daurada, viaje en familia

Arenales hasta el fin del horizonte, parques naturales, rutas para la aventura, cultura, castillos medievales, arte. Todo esta aqui¿, algo ma¿s que unas vacaciones de sol y playa

Pilar Enériz

Las callejuelas del núcleo antiguo de Altafulla recorren un enclave cargado de historia y encanto

Las callejuelas del núcleo antiguo de Altafulla recorren un enclave cargado de historia y encanto / José Carlos León

De la Costa Daurada se afirma que es uno de los mejores lugares para pasar, en cualquier época del año, unas vacaciones en familia. Muchas poblaciones del litoral y del interior han obtenido la certificación de Turismo Familiar por los recursos desarrollados para cubrir las demandas de los adultos y de los más pequeños de la casa.

Alrededor de 90 kilómetros de playas de sus trece municipios junto al mar son el gran polo de atracción de la zona. Abundan las playas extensas de arena fina y aguas tranquilas, como las de Salou o la Playa Larga de Tarragona, aunque también se pueden encontrar pequeñas calas como Montroig del Camp, las yodadas de El Vendrell y Comaruga. En definitiva, reúne todos los ingredientes para una experiencia positiva: yacimientos arqueológicos, gastronomía catalana genuina y, a escasos kilómetros, paisajes de montaña que dejan sin aliento.

Legado histórico

Además de la oferta de playas y naturaleza, no hay que olvidar que ofrece desde la huella de antiguas civilizaciones hasta el legado de sus mejores creadores, la Costa Daurada atesora vestigios de los antiguos romanos en Tarragona, con un conjunto arquitectónico reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y que incluye, entre otras piezas, el anfiteatro, el foro, el circo o la muralla.

La Ruta del Cister, que incluye Poblet, Santes Creus y Vallbona de les Monges (este en la provincia de Lleida), o el conjunto monumental de Montblanc rememoran un pasado medieval, imprescindible.

El modernismo tiene enclave básico en Reus, con obras tan destacadas como la Casa Rull, Casa Navàs, o el Institut Pere Mata de Domènech i Montaner. La Ruta Gaudí es un itinerario por los escenarios que relacionan la ciudad con el artista, entre otros atractivos. La Costa Daurada es tan pintoresca como tranquila, con un carácter personal que se queda en el recuerdo.