06 jul 2020

Ir a contenido

AIGUAMOLLS

El aire primitivo del Empordà

Más de 300 especies de aves de gran belleza en un escenario natural protegido dan alas a una experciencia de viaje única

PILAR ENÉRIZ

El parque natural de las Marismas del Empordà es un espacio protegido de la provincia de Girona

El parque natural de las Marismas del Empordà es un espacio protegido de la provincia de Girona

Nada hay como levantar el vuelo de la mirada y encontrar solo los colores del horizonte, y mejor si esa línea lejana resulta desconocida para el viajero. Los Aiguamolls de l’Empordà son el viaje pendiente de todo amante de la naturaleza y son, hoy, una de las opciones mejor situadas para hacer rutas (a pie, en bici o en coche junto a toda la familia). 

En estos momentos en los que se imponen los desplazamientos responsables, nada mejor que una escapada a la segunda zona húmeda de Catalunya formada por estanques y prados anegados por los ríos Muga al norte y Fluvià al sur. Una zona que se ubica en el corazón del Empordà, un territorio extraordinario en cuanto a patrimonio natural, en el que se concentran cuatro espacios naturales catalogados que presentan un gran interés por su biodiversidad y geología. Se trata de un escenario único donde la huella del hombre también ha dejado un patrimonio cultural muy relevante.

Entorno natural

El parque dispone de 5 itinerarios bien señalizados para realizar senderismo, una ruta para hacer en bicicleta y un itinerario literario. En la oficina del centro de información se facilitan folletos a los visitantes en los que los recorridos están detallados, e incluyen mapas, distancias, tiempos, dureza, puntos de interés y todo tipo de información para aprovechar al máximo todas las posibilidades del entorno.

La visita al Parque Natural dels Aiguamolls de l’Empordà resulta atractiva para grandes y pequeños y dada su ubicación en la Costa Brava Norte a pocos kilómetros de distancia de Roses, puede configurarse como un excelente punto de referencia para conocer la Catalunya mejor preparada, también, para el turismo interior.

Si el entorno natural y la vida salvaje son ya suficientes atractivos para viajar a esta geografía singular, no hay que olvidar, por supuesto, el acervo cultural que también sorprenderá gratamente al viajero. Encontraremos los Cortals (construcción típica de la zona) ermitas románicas y, en las inmediaciones del parque, pueblos de origen pescador y los restos arqueológicos de la ciudad grecorromana de Empúries.