05 jul 2020

Ir a contenido

Según la Agència Catalana de Turisme

La mayoría de turistas belgas, holandeses y alemanes no han cancelado reservas de verano en Catalunya

Los europeos quieren venir a la Costa Brava, pero reclaman seguridad

ACN

Playa de la Costa Brava, en Girona

Playa de la Costa Brava, en Girona

La Agencia Catalana de Turismo (ACT) ha anunciado que mercados europeos como el francés, el belga, el holandés y el alemán confía en poder viajar a la Costa Brava este verano, a pesar de la crisis sanitaria. Así lo apuntan las directoras de las oficinas de la ACT de estos países, en los que han remarcado la importancia de comunicar los protocolos de seguridad que se apliquen a los establecimientos a la hora de generar "confianza" entre los visitantes.

Una de las muestras que se mantendría esta apuesta es que la mayoría de las reservas que ya había para los meses de julio y agosto no se han cancelado a la espera de ver cómo evoluciona la situación. Por otro lado, señalan que los destinos interiores y el Pirineo ganarán peso.

El destino turístico de la Costa Brava sigue en mente de muchos europeos de cara a este verano. Así lo han explicado las directoras de las oficinas de la Agencia Catalana de Turismo (ACT) en Francia, Alemania y la zona de Benelux. Las tres mujeres coincidieron en que la mayoría de europeos no han cancelado las reservas que habían hecho para la Costa Brava por los meses de julio y agosto y están "a la espera" de ver cómo evoluciona la situación.


Por otra parte, la directora de la oficina en Francia, Josefina Mariné, apunta que esta crisis sanitaria puede convertirse en "una oportunidad para posicionar el destino de Girona en el marco de turismo rural y pueblos de interiores". Mariné ha apuntado que la gente buscará "espacios verdes y patrimonio natural" y la demarcación de Girona cuenta con los Pirineos como principal potencial. 

La directora de la oficina de la ACT en Alemania, Monste Sierra, coincidió en este aspecto y ha añadido que los alemanes que aún no han decidido dónde ir de vacaciones este año buscará una zona interior. "El producto de naturaleza transmite más seguridad y libertad, huyendo de las masas". Además, Sierra se mostró "optimista" con el mercado alemán, ya que cree que el país "no puede absorber" la demanda de turismo que tienen sus habitantes. "A la mínima, la gente saldrá del país", añadió.

Otro aspecto que hace pensar en esa dirección es que los Alemania tiene un gran número de agencias de viajes "que ahora mismo están en crisis y quieren vender", por lo que ha anunciado la importancia de tejer relaciones con touroperadores y agencias de viajes. 

La directora de la oficina de Benelux, Inma Ballestín, incidió también en "el rol que jugarán los touroperadores" este verano. Ballestín cree que muchos turistas de Bélgica y Países Bajos contratarán las vacaciones con estas empresas por la "seguridad" que conllevan, ya que pueden cancelarlo hasta el último momento y, si fuera necesario, los pueden repatriar más fácilmente.

El coche, el medio de transporte más utilizado

Las tres directoras han coincidido en que el coche será el medio de transporte más utilizado para viajar este verano. Esto da cierta ventaja en la demarcación gerundense respecto al turismo francés, ya que "el 75% de franceses que vienen a Cataluña lo hacen por carretera". Por eso Josefina marine cree que el Pirineo gerundense y la Costa Brava podrían notar menos la crisis de turistas franceses los próximos meses.

De todos modos, ha detallado que el gobierno francés ha pedido a sus habitantes que "redescubran Francia" y por tanto que apuesten por el turismo nacional. Este hecho es especialmente importante, teniendo en cuenta que el 75% de los franceses habitualmente hacen turismo en su país y sólo un 25% optan por irse al extranjero. Una situación bien diferente en Alemania o Bélgica, donde la mayoría optan por marcharse.

Sierra ha destacado que "las ganas de hacer turismo de los alemanes no han caído" y según apuntan los institutos de estadística "España e Italia no quedarán fuera a la hora de hacer planes de viaje". En una situación similar están los Países Bajos o Bélgica. En ambos países la ciudadanía sigue con especial interés el avance del coronavirus en España para saber si abrirán las fronteras o no. Según Ballestín, los europeo "se preguntan si los dejarán llegar o no" a destinos turísticos como la Costa Brava.