Ir a contenido

MARIA ÀNGELS RIALS, PROPIETARIA DE OLI MIGJORN

Patrocina:

"Debemos ser sostenibles para dejar un legado a las generaciones venideras"

"Recuperamos variedades autóctonas, usamos energías renovables y gestionamos en base al territorio"

Víctor Fúser

"Debemos ser sostenibles para dejar un legado a las generaciones venideras"

-Oli Migjorn produce aceite de oliva extra virgen de manera ecológica. ¿Cómo definiría su sabor y características organolépticas?

-La característica más destacada del aceite de oliva arbequina es su alto porcentaje de ácido oleico, con el que contribuye a reducir el colesterol malo y aumentar el bueno. Otro elemento característico es que se trata de un aceite dulce, es decir, no tiene ningún regusto amargo. Algún aceite de arbequina puede picar en garganta, pero simplemente es un indicador de que es fresco. También contiene un alto porcentaje de ácido poliinsaturado, lo que le aporta aromas afrutados.

-Apuestan por la sostenibilidad y el territorio, recuperando variedades de oliveras autóctonas. ¿Qué importancia cree que tienen los valores en una empresa a día de hoy?

-Cualquier empresa, grande, mediana o pequeña, y con proyección de futuro, debe apostar por la sostenibilidad si quiere dejar un legado a las generaciones venideras, y debe encontrar un equilibrio entre los valores económicos y el medioambiente. La sostenibilidad, en nuestro caso, pasa por la recuperación de variedades autóctonas adaptadas a la tierra, por la apuesta por las energías renovables y por una gestión acorde con las necesidades del territorio.

-¿Cómo se puede seguir avanzando hacia un consumo de proximidad y km 0?

-Los productos de proximidad o de km 0 deben potenciarse, ya que son productos frescos y respetuosos con el medioambiente y contribuyen a la creación de empleo local. Además, estos productos deben cumplir con las normativas locales vigentes, tanto en su producción como en su distribución y venta. Esto da al consumidor una garantía de calidad.

-Usted también es propietaria de Semen Cardona, dedicada a la inseminación artificial porcina. ¿Qué diferencias y similitudes diría que hay entre la gestión empresarial de ambas empresas?

La similitud es que las dos empresas empezaron desde cero, con mucho esfuerzo y con pocos apoyos. Semen Cardona tiene ya un recorrido de 30 años y es conocida en el ámbito porcino, tanto en España como en el extranjero. Es una empresa ya consolidada. En cambio, Migjorn todavía está en la fase de implantación.

El negocio de producción de dosis seminales tiene una competencia limitada, a diferencia de la producción de aceite de oliva, que es un negocio de costes. Migjorn, en este caso, trabaja en una zona poco productiva, de manera que la competencia en este ámbito es muy agresiva.

-¿Cómo le ha ayudado trabajar con un banco como BBVA a lo largo de su carrera?

-BBVA es una entidad con un gran equipo humano que siempre ha estado a nuestro lado, mostrándose próxima y accesible. Nos sentimos cómodos y agradecidos, ya que siempre ha apoyado nuestros proyectos.