Fiscalidad

¿Qué ventaja fiscal puede obtener Ferrovial en Países Bajos?

Los motivos de la marcha de Ferrovial de España

El precedente que puede crear el traslado de Ferrovial a Países Bajos

El régimen fiscal del país puede llegar a permitir la práctica tributación cero de los beneficios

NETHERLANDS/

NETHERLANDS/ / YVES HERMAN

Rosa María Sánchez

Rosa María Sánchez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los representantes de Ferrovial insisten en que no existe una motivación fiscal en su decisión de trasladar su sede desde España a los Países Bajos. Insisten en que el motivo no es ahorrar el pago de impuestos en España ni buscar una tributación más blanda en Holanda y cifran en una pequeña reducción, de entre el 1% y el 2%, la reducción de la carga impositiva que le puede reportar la decisión de trasladar la sede. Hay quien desconfía de este argumento: "Puede que ahora sea así, pero hablemos dentro un par de años", sugiere un experto en fiscalidad internacional que sospecha que es evidente que existe una motivación fiscal tras la decisión de Ferrovial. 

Dividendos exentos

Uno de los atractivos fiscales que ofrece el régimen fiscal de los Países Bajos es que la repatriación de dividendos o el cobro de dividendos, cánones o royalties está exento de tributación. En España el régimen era similar hasta que en los Presupuestos del Estado de 2021 el Gobierno decidió limitar la exención al 95% de los beneficios repatriados procedentes de filiales en el extranjero. En España, pues, tributa en el impuesto de Sociedades el 5% del dividendo repatriado. Al trasladar su sede (holding) a Países Bajos, Ferrovial podrá ahorrarse esta tributación. Un análisis de Banc Sabadell cifra en unos 40 millones el ahorro fiscal que podría lograr Ferrovial por esta vía.

'Tax rulings': Acuerdos fiscales privados

El impuesto de sociedades tampoco es muy diferente entre España y Holanda. En ambos casos, el tipo general se sitúa en España en el 25% y en Holanda, en el 25,8% . Bajo este porcentaje tributan los beneficios obtenidos por la sociedad dentro y fuera de los Países Bajos. La principal diferencia es que en Holanda, la administración tributaria se presta a acuerdos bilaterales con grandes contribuyentes individuales ('tax rulings') que, en la práctica, pueden permitir una amplia desfiscalización de los beneficios, según explica José María Peláez, inspector de Hacienda del Estado y experto en fiscalidad internacional. 'Tax rulings' existen en casi todos los países de la Unión Europea, la diferencia entre las existentes en países como Holanda o Luxemburgo es que pueden llegar a la práctica desfiscalización, como se puso de manifiesto en su día con el escándalo 'luxleak' en el que se vieron involucradas más de 300 multinacionales. Aunque a raíz de aquel escándalo, la Comisión Europea se impuso vigilar los acuerdos que pudieran enmascarar ayudas de estado encubiertas, lo cierto es que, según Peláez, apenas se han logrado avanzar: "Es una auténtica vergüenza que dentro de la UE haya verdaderos paraísos fiscales que permiten hacer planificaciones fiscales agresivas para dejar de pagar impuestos no solo en Europa, sino a nivel mundial". Según Susana Ruíz, coordinadora de Fiscalidad de Oxfam, Países Bajos sí ha introducido cambios legales para frenar las prácticas fiscales agresivas, como la introducción de la retención en fuente, por exigencia de la Comisión Europea, "sin embargo aún no tenemos datos para saber su alcance, pues algunas de las medidas se empezarán a aplicar en 2024".

El sandwich holandés

Además de no hacer tributar los rendimientos financieros provenientes del exterior y de permitir pactar acuerdos privados con la administración para reducir al mínimo la fiscalidad, los Países Bajos ofrecen a sus contribuyentes la posibilidad del llamado 'sandwich holandés'. Según el inspector de Hacienda José María Peláez, la administración de los Países Bajos permite a sus contribuyentes derivar sus bases imponibles al paraíso fiscal de Antillas Holandesas, previo pago de un peaje simbólico, que puede no llegar ni al 1%. El 'sandwich holandés' tiene su complemento en el llamado 'doble irlandés', una regulación que permite a las sociedades ubicadas en Irlanda derivar sus beneficios al paraíso fiscal de Bermudas Británicas. Existen despachos fiscalistas que generan planificaciones capaces de combinar el 'doble irlandés' con el 'sandwich holandés' para llegar a la tributación nula de los beneficios, cuenta Peláez. Son estas prácticas las que han llevado a la OCDE a impulsar iniciativas como las llamadas 'pilar 1' y 'pilar 2' para que las multinacionales tributen de forma proporcional en los países donde hacen negocio y para fijar un tipo mínimo de gravamen efectivo del 15% en todos los estados.

Polo de atracción de empresas

Con este esquema de regulación fiscal no es extraño que, de las 100 mayores compañías del mundo, 91 de ellas tengan en Holanda su sede fiscal o una sucursal principal. Después de tener durante años filiales en Países Bajos, Ferrovial ha decidido ahora dar un salto cualitativo y residenciar allí, no sus filiales, sino la matriz de estas. Según el último informe de Oxfam Intermón sobre la presencia de empresas españolas en paraísos fiscales o territorios de baja tributación, las 35 compañías del Ibex disponían de 88 filiales en Países Bajos en 2021. Destacan, por su número las filiales en Holanda de Repsol (20), Inditex (12), Meliá Hoteles (8), Ferrovial (7), Telefónica (7), Santander (6) y BBVA (5). No quiere decir que estas filiales se utilicen para defraudar impuestos pero, según el análisis de Oxfam Intermón, sí permiten eludir su pago en alguna medida. La atracción de sedes por parte de Holanda es tal que ha habido años en los que el 40% de la inversión extranjera en España ha llegado canalizada desde los Países Bajos. Según datos del gobierno holandés recopilados por Oxfam, entre 2015 y 2019 la utilización de Holanda como territorio "puente" para "inversión fantasma" supuso que movieran 170.000 millones de euros en este tipo de estructuras.