Indicadores

La economía española confirmó su aceleración en el segundo trimestre

El PIB avanzó el 1,5% con respecto al periodo enero-marzo en vez del 1,1% estimado en julio

La actividad registró un descenso del 0,2% en el periodo enero-marzo, según la actualización de datos del INE

Terminal Best de Hutchison en el Port de Barcelona, en julio de 2022.

Terminal Best de Hutchison en el Port de Barcelona, en julio de 2022.

4
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

La economía española confirmó en el segundo trimestre una mayor aceleración de la prevista, con un aumento con respecto al periodo enero-marzo del 1,5%, muy por encima del 1,1% estimado en julio, según los datos definitivos dados a conocer este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En términos interanuales también aumentó el alza, hasta el 6,8%, una décima más que en el trimestre precedente.

La mayor velocidad de crucero se produjo también en el empleo equivalente a tiempo completo, con un crecimiento intertrimestral del 1% frente al descenso del 0,4% que se había calculado en julio pasado. El segundo trimestre presentó un elevado contraste con respecto al descenso intertrimestral del 0,2% arrojado por los datos definitivos del periodo enero-marzo, facilitados también por el INE. De haberse producido un descenso en el periodo abril-junio se habría incurrido en una recesión técnica, que son dos trimestre consecutivos de caída. Pero en el segundo trimestre se aceleró fuertemente el ritmo.

Los datos provisionales ya indicaban un mayor ritmo de actividad del previsto inicialmente en el periodo abril-junio, que pudo consolidarse entre julio y septiembre gracias al tirón del turismo. Desde el Gobierno entienden que los datos confirman "la solidez del crecimiento de la economía española impulsada por la demanda nacional y las exportaciones". 

A juicio del Ejecutivo, las medidas adoptadas para proteger a empresas, familias y colectivos vulnerables de la subida de los precios de la energía y otras materias primas y el avance en el despliegue del plan de recuperación explican el buen comportamiento de la economía.

El INE confirmó el incremento del PIB el pasado año hasta el 5,5% y la aceleración del crecimiento económico en el segundo semestre del pasado año. A su vez se ha revisado al alza el crecimiento de todos los trimestres desde 2021, a excepción del primero de 2022.

El mercado laboral refleja también esta evolución positiva de la economía, con la creación de 939.000 puestos de trabajo en el último año, y la mejora de la productividad por hora trabajada, destacan fuentes oficiales.

Las incógnitas surgen en torno al cuarto trimestre. Algunos analistas ya apuntan a la posibilidad de una recesión (dos trimestres consecutivos de descenso), cuya duración dependerá de la evolución de la inflación, unas de las variables que más preocupa en la actualidad. En el caso menos pesimista se prolongaría entre el cuartro trimestre de este año y el primero del que viene.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) prevé que el PIB retrocederá un 0,2% en el tercer trimestre del año en tasa intertrimestral, lo que se correspondería con una tasa interanual en el periodo del 3,4%. De acuerdo con la última actualización del modelo de previsión de la evolución del PIB en tiempo real (MIPred) publicado por la AIReF, el nivel de actividad se situaría 2,4 puntos porcentuales por debajo del correspondiente al cuarto trimestre de 2019, antes de la pandemia.

La subida del nivel general de precios (10,5% en agosto), que comenzó con la energía, se ha trasladado al conjunto de la economía y, en especial, a los alimentos, que el mes pasado acumularon un alza de casi el 14%.

En un reciente encuentro con periodistas, los profesores del IESE, Xavier Vives y Pedro Videla anticiparon la posibilidad de una recesión, cuya profundidad y duración dependerá de diversos elementos, como la escalada del nivel general de precios y la evolución de la guerra en Ucrania. Por lo pronto, entre abril y junio se ha consolidado una evolución positiva gracias principalmente a la reactivación del consumo privado tras el mal dato del primer trimestre y a la buena marcha del turismo, según CaixaBank Research.

Noticias relacionadas

El Gobierno estima que el producto interior bruto (PIB) crecerá este año el 4,3%. Por su parte, el último panel de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), elaborado con las previsiones de 19 organismos y servicios de estudios mantiene su estimación de un crecimiento del 4,2% este año, "con una fuerte desaceleración del PIB en los dos últimos trimestres: +0,1% en el tercero y -0,2% en el cuarto. La desaceleración de 2022 repercute en la previsión para 2023, que baja seis décimas, hasta el 1,9%, según el mismo panel.

El servicio de estudios de BBVA mantiene el crecimiento de España en el 4,1% en 2022 y revisa a la baja el de 2023, hasta el 1,8%. La principal razón es la escasez de algunas materias primas y el impacto que su encarecimiento tenga en la inflación.