Actividad económica

La economía española se acelera en el segundo trimestre impulsada por el consumo

El PIB creció un 1,1% en tasa trimestral en plena guerra e inflación elevada, por delante del 0,7% de media la economía en la zona euro

Terraza de un bar en La Laguna, Tenerife.

Terraza de un bar en La Laguna, Tenerife. / EFE / CRISTÓBAL GARCÍA

3
Se lee en minutos
Sara Ledo
Sara Ledo

Periodista

ver +

Rebote mayor del previsto. La economía española creció un 1,1% en el segundo trimestre de este año respecto al mismo periodo del año anterior y un 6,3% en tasa anual pese a la guerra en Ucrania y la inflación, según el avance de los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) La tasa trimestral es nueve décimas superior a la registrada en el primer trimestre del año, cuando el PIB aumento del 0,2% con respecto al cuarto trimestre de 2021, lo que contrastó con la variación intertrimestral del 2,2% del cuarto trimestre de 2021, con un ritmo de aumento interanual del 5,5%.

El segundo trimestre de 2022 ha estado marcado por la guerra de Ucrania, tras la invasión rusa el 24 de febrero, y el alza de la inflación. Y aunque las previsiones apuntaban al crecimiento, sobre todo por impulso de la recuperación del turismo tras la pandemia del coronavirus --en el mes de mayo, el número de turistas internacionales que llegaron a España fue el 88% del registrado el mismo mes de 2019--, la tasa estimada era muy inferior: el servicio de estudios del Banco de España preveía un avance trimestral del PIB del 0,4%. Según los datos de Eurostat, publicados este viernes, España es, de hecho, el país que más crece de las grandes economías europeas y lo hace muy por encima de la media de la zona euro (0,7%) y de la Unión Europea (0,6%).

También el empleo daba muestras de crecimiento con un buen comportamiento en los últimos meses, especialmente en el ámbito de la hostelería, según las cifras de afiliación a la Seguridad Social. Los datos del INE apuntan a un incremento de 867.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año, con un crecimiento del 4,9%. En términos de horas trabajadas aumentan un 3,7%, tasa 3,8 puntos inferior a la del primer trimestre de 2022.

En los datos presentados este viernes la sorpresa ha llegado de la mano del consumo en los hogares, que pasan de un crecimiento negativo (-2%) en el primer trimestre a crecer el 3,2% entre abril y junio, mientras la inversión mantiene un alza en línea con la primera parte del año (sube un 2,2% y entre enero y marzo lo hizo al 2,3%). Las exportaciones de bienes y servicios crecieron un 1,6%, cinco décimas por encima de las de enero a marzo; mientras que las importaciones se incrementaron al 4,6%, frente al retroceso del 0,8% del trimestre anterior. Si se compara con el segundo trimestre de 2021, el consumo subió un 3,2% y la inversión un 10%, mientras que las exportaciones y las importaciones lo hicieron al 18,5% y 10,4%, respectivamente.

Así, la demanda nacional, que agrupa consumo e inversión, aportó al crecimiento del PIB 3,6 puntos, cuatro décimas menos que el trimestre anterior; mientras la demanda externa añadió 2,6 puntos, tres décimas superior a la del trimestre pasado. El deflactor del PIB presenta una variación interanual del 3%, nueve décimas inferior a la del trimestre anterior. Así, si se suma la inflación, la economía creció a una tasa interanual del 9,5%, nueve décimas menos que en el primer trimestre.

Noticias relacionadas

El ministerio de Economía ha defendido que los datos presentados este viernes por el INE ponen de manifiesto "la solidez de la economía española en un contexto marcado por la incertidumbre" derivada de la guerra y las consecuencias económicas globales, "así como la eficacia de las medidas de política económica para reducir los efectos de la inflación y sostener las rentas de las familias y el tejido productivo, y los efectos positivos del Plan de Recuperación para mantener el dinamismo de las inversiones". Cabe recordar que estos son los primeros datos del PIB conocidos desde que se anunció la dimisión del presidente del INE, Juan Manuel Rodríguez Poo.

En el trimestre anterior, uno de los factores que más contribuyó a reducir el nivel de actividad fue precisamente el desplome del consumo de los hogares, que entre enero y marzo experimentó un descenso del 2%, frente al aumento del 1,5% entre octubre y diciembre. El aumento del nivel general de precios erosionó el poder adquisitivo de las familias, lo que frenó el consumo. En 2020, el año en el que estalló la pandemia del coronavirus, se experimentó una debacle intertrimestral del 17,7% en el periodo abril-junio, tras el que se produjo un rebote.