Next Generation

La sostenibilidad medioambiental se lleva el 40% de los fondos europeos en 2022

  • Hasta abril, solo se habían comprometido 1.600 millones de los casi 11.500 millones que este año se dedicarán directamente a proyectos así

  • Sobre papel, la mayor dotación se la lleva un plan para hacer más sostenible el sector turístico

La renovación energética de barrios y viviendas es una de las grandes patas este año de las inversiones verdes de los fondos europeos

La renovación energética de barrios y viviendas es una de las grandes patas este año de las inversiones verdes de los fondos europeos

2
Se lee en minutos
Paula Clemente
Paula Clemente

Periodista

Especialista en start-ups, sector emprendedor

ver +

De los 28.000 millones de euros que pretende repartir el Gobierno de los fondos europeos Next Generation este año, mínimo el 41% (unos 11.500 millones), irán directamente a proyectos de sostenibilidad medioambiental. Así lo concluye un estudio de CaixaBank Research, que además remarca que esta cifra no tiene en cuenta el impacto indirecto de otros proyectos que no están estrictamente pensados para la sostenibilidad, pero que sí suponen fomentarla. Como ejemplo, los 1.700 millones de euros que se destinarán a mejorar la red de cercanías y la conexión ferroviaria con Europa, que no están incluidos en el estudio pero que con toda probabilidad ayudarán a reducir las emisiones de carbono relacionadas con el transporte privado.

En este sentido, el informe se fija en el paquete destinado a lograr un sector turístico más sostenible (1.400 millones de euros), en la dotación para la renovación energética de viviendas y barrios (1.390 millones) o en la inyección prevista para transformar el sector industrial y la I+D+i en clave sostenible (1.360 millones). También en las inversiones previstas para implantar zonas de bajas emisiones en áreas urbanas y para la rehabilitación energética de edificios públicos o en las actuaciones para potenciar las energías renovables en España.

En total, en definitiva, 11.500 millones de euros previstos para 2022, una cifra que corresponde al 16% de todo el volumen que la Comisión Europea transferirá a España (70.000 millones de euros). Es decir que de repartir el dinero que toca este año, el país se situaría ya a medio camino de cumplir el compromiso adquirido con Bruselas de que como poco el 37% de estas ayudas vaya a inversiones verdes.

“Ahora la clave es que este dinero fluya al sector productivo y se ejecuten estas inversiones a partir de convocatorias bien diseñadas y suficientemente amplias”, analiza el responsable del informe, Javier García-Arenas.

Volumen comprometido

Porque, efectivamente, hasta el pasado mes de abril solo un 14% de este volumen (un 5% de todo el dinero que se prevé repartir este año) tenía nombre y apellido,, pues el Gobierno solo había comprometido en torno a 1.600 millones de euros. Según este mismo estudio, 600 millones ya están atados para la sostenibilidad del turismo (menos de la mitad del paquete total); 500 millones, para la construcción de viviendas de alquiler social eficientes energéticamente; 400 millones, para rehabilitación sostenible de edificios públicos y 120 millones para la gestión de residuos.

“La actual simbiosis entre sostenibilidad y economía por el contexto geopolítico y por la necesidad de acelerar la transición energética es una ventana de oportunidad que debe favorecer la ejecución de estos proyectos, si bien el aumento de los precios de las materias primas y el endurecimiento de las condiciones financieras puede retrasar algunas inversiones”, advierte el autor del estudio. 

PERTE de las renovables

Noticias relacionadas

Pese a todo, García-Arenas se muestra optimista con todo lo que llegará más allá de 2022. Entre otras cosas, el PERTE centrado en las energías renovables, el hidrógeno verde y el almacenamiento energético, que va asociado a una inversión pública entre 2022 y 2026 de 6.900 millones de euros.

"En definitiva, el Plan de Recuperación dará un impulso importante a la sostenibilidad de nuestra economía", concluye. "Ello deberá conjugarse con una visión estratégica amplia que permita aprovechar oportunidades para aumentar el rol de España a nivel europeo en materia energética", agrega.